opinión

Integración de datos en la empresa, el gran desafío

Integración de datos en la empresa, el gran desafío
data integración

 "Un océano de datos y las altas expectativas de los usuarios están dejando a los Directores de Sistemas ante un desafío sin precedentes: resolver la complejidad de la integración de las diversas fuentes de datos para lograr modelos de información coherentes y homogéneos que ayuden al éxito de los negocios. Como construir la mejor nube híbrida y segura para tu negocio."

Los ejecutivos de informática se encuentran parados ante un gran desafío: Los modelos híbridos de TI (Tecnologías de la Información). Estos modelos, están basados en diversas fuentes y formatos de datos alojados en infraestructuras informáticas propias y en la nube. Este escenario está poniendo cada vez más presión a los Directores de Sistemas que tienen la necesidad imperiosa de extraer valor de esos grandes volúmenes de datos desde fuentes heterogéneas.

Hace diez años, la mayor parte de las operaciones de las empresas estaban soportadas por un único sistema de gestión (ERP) que integraba todas las áreas del negocio y que precisaba de solo algunos sistemas suplementarios para completar el mapa funcional de la empresa. Este modelo permitía realizar sencillas integraciones entre estas aplicaciones y sus datos.

El paso siguiente, que fue integrar dos negocios diferentes (B2B), tampoco presentaba inconvenientes ya que solo se necesitaba conectar las redes informáticas de ambos, y los sistemas podían intercambiar datos electrónicamente basados en estándares como EDI.

Este escenario cambió dramáticamente en los últimos años, el paradigma digital mudó impulsando una nueva era de la informática basada en los móviles y en la nube. Ya no está solo limitada a las aplicaciones tradicionales alojadas en Data Centers propios y la cantidad de los datos disponibles para las organizaciones ha crecido a velocidades nunca vistas.

Esta explosión de datos y de la diversidad de canales que lo generan (por ejemplo, plataformas sociales, aplicaciones en la nube, dispositivos móviles y la Internet de las cosas), no sólo está aumentando los desafíos que rodean a la integración de plataformas sino también aumentó la presión a las áreas de sistemas por las altas expectativas depositadas en los datos, porque las empresas buscan la información clave que permita hacer la diferencia en el mundo moderno de los negocios.

Los datos, y las tecnologías que los gestionan, están cambiando los modelos de operaciones informáticas de las organizaciones.

En los últimos años, las empresas han sido testigos de la evolución de los sistemas de gestión, ERP, que monopolizaban todas las operaciones de la empresa. En su lugar, las organizaciones están adoptando nuevos modelos informáticos híbridos donde se utilizan aplicaciones como un servicio basado en la nube. Los tipos de aplicaciones son crecientes, es el negocio del momento para todos las empresas de servicios proveedoras de sistemas. Ya se pueden utilizar aplicaciones basadas en la nube para los más diversos propósitos, como por ejemplo, la automatización de las tareas de oficina, para el soporte a sus fuerzas de venta o, para la gestión de pasajes y gastos de viajes corporativos.

Para dar respuesta a sus negocios, los equipos de sistemas deben ser capaces de integrar datos de soluciones en la nube con sus sistemas internos de back office, lo que da nacimiento a un nuevo modelo de TI híbrido.

Este nuevo escenario pone en aprietos a los equipos de sistemas que deben hacer malabarismos con la variedad de fuentes y formatos de datos para integrar y armonizar el Modelo de Información de las organizaciones.

Es necesario contar con profesionales de informática con experiencia en integración de aplicaciones basadas en API (Interfaces de Programación que permite la interconexión de sistemas) para tener la posibilidad de manejar integraciones a escala para dar respuestas rápidas y ágiles a los negocios.

Para sortear la grieta entre los sistemas basados en infraestructura propia y los basados en la nube es necesario nuevas habilidades en los equipos de integración para gestionar la complejidad sin disparar los costos de administración de estas infraestructuras híbridas.

Tradicionalmente, las organizaciones se han centrado en sus aplicaciones informáticas al momento de diseñar sus estrategias de negocios. Los diseños basados en datos y, en consecuencia, la integración normalmente no ha sido tomado muy en cuenta al momento de la implementación de sus aplicaciones.

Este modelo funcionaba bien cuando el modelo informático era simple, el negocio relativamente estático y sus requerimientos previsibles en el tiempo. Pero, con la evolución de los últimos tiempos, que está transformando de una manera notable los negocios, con un mundo totalmente conectado, y la necesidad de información al instante está cambiando el enfoque al desarrollo de arquitecturas informáticas centradas en los datos logrando un entorno más equilibrado y balanceado.

Para liberar los datos de las restricciones y limitaciones que imponen las aplicaciones propias y para que estos puedan conducir y soportar el desarrollo de mejores estrategias de negocio, las empresas deben crear plataformas hibridas, sistemas propios y en la nube, en las cuales estén perfectamente armonizados los flujos de datos y su integración para permitir finalmente su análisis y utilización.

Las organizaciones están acumulando y tienen acceso a grandes volúmenes de datos. La necesidad de gestionarlos y sacar valor de ellos hace cada vez más necesaria inversión en tecnología, nuevos perfiles profesionales y la creación de plataformas informáticas basadas en los datos, rompiendo los límites que imponían las aplicaciones tradicionales para tener acceso, explorar y analizar esos tremendos cúmulos de datos de distintas fuentes.

Hoy el viejo axioma "basura entra, basura sale" es tan relevante como hace 50 años.

Las empresas invierten fortunas en iniciativas de BI (Business Intelligence, Inteligencia del negocio, análisis de información) por eso los equipos de sistemas deben poner mucho cuidado en sus prácticas para la gestión de datos a los efectos de garantizar su integración y su calidad para dar soporte a sus empresas.

Para superar los desafíos introducidos por los modelos híbridos de TI, las diversas fuentes y formatos de datos, las arquitecturas TI centradas en datos, y la imperiosa necesidad de extraer valor de esos datos, en primer lugar, los Directores de Sistemas deben identificar en sus equipos, aquellos profesionales innovadores que los ayudarán a resolver los retos de integración y a incorporar nuevas tecnologías.

Luego, es importante que formen equipos con las Unidades de Negocio para explorar y dominar las nuevas tecnologías que lleven a sacarle provecho y valor agregado a sus datos para encontrar la información que sea vital para realizar el trabajo y posicionar a sus empresas como líderes del mercado.

Es necesario formar un buen equipo, conectado y con las habilidades necesarias para hacer frente a las necesidades de integración de sistemas y plataformas heterogéneas. Intentar conectar toda la cadena de valor de una organización con los sistemas de gestión tradicionales puede resultar muy costoso y lento para el ritmo que marca el mundo digital actual.

Emplear una plataforma centrada en los datos proporciona capacidades de integración y datos coherentes. Mientras muchas organizaciones han comenzado a consolidar datos internos o externos en grandes lagunas de información, todavía se hace necesario hacer una alto en el camino para pensar y diseñar una buena estrategia de gestión de datos corporativos.

Concluyendo. Hay que incorporar servicios de integración de datos desde la nube para complementar los servicios informáticos internos. Los modelos de servicios basados en la nube proporcionan economías de escala, agilidad y velocidad. Factores de éxito claves en el mundo de los negocios actuales.

Como líderes de informática e innovación dentro de sus organizaciones, los Directores de Sistemas tienen una oportunidad sin precedentes para encarar estos desafíos de integración y, mientras tanto, ayudar a sus organizaciones a ser más competitivas, para sobrevivir y avanzar en la revolución digital de estos días.

(*) Fernando Castillejo, es Licenciado en Sistemas y Computación con postgrados en Ingeniería de Sistemas, Informática estratégica y Gestión de Proyectos. Es experto en gestión de informática corporativa con una vasta trayectoria en empresas multinacionales de vitivinicultura, petróleo, banca, servicios públicos, industria y energía.

Fernando Castillejo