opinión

Apple: Impuestos y transferencias fiscales en la Unión Europea

Apple: Impuestos y transferencias fiscales en la Unión Europea

 El Tratado Europeo no prevé instrumentos de política macroeconómica que se traduzcan en transferencias fiscales automáticas (estabilizadores) de suficiente importancia entre los países miembros, si bien se sabe, desde mucho antes de la creación de la moneda única, que es necesario que existan transferencias fiscales significativas en las uniones económicas y monetarias (es decir, entre países que comparten una moneda única). El presupuesto de la UE representa alrededor del 1% del PIB de la UE.

El caso reciente de Apple, muestra que, además del problema de la falta de transferencias fiscales automáticas significativas entre los países miembros, el marco fiscal de la Unión Europea permite que una empresa con sede en un país miembro pueda realizar ventas en otro país miembro sin tener que pagar impuestos sobre las ganancias de esas ventas en ese país.

A nivel nacional es comprensible y defendible que una empresa que realice ventas en todo el país pague impuestos sobre las ganancias, por ejemplo, en Lisboa, donde se encuentre la sede, ya que es caro y complejo calcular y la declaración de los beneficios obtenidos de manera diferenciada según la región de origen. Del mismo modo, por ejemplo, que un residente en Coimbra que trabaje en Lisboa pague su impuesto sobre la renta (IRS) en Coimbra y no en Lisboa. Esto es debido a que el Estado portugués tiene una importante función redistributiva, mediante transferencias fiscales significativas en el país (aunque de manera imperfecta).

Como no hay transferencias fiscales significativas entre los países miembros de la UE, el principio tributario que se aplica a nivel nacional no debería utilizarse en el ámbito europeo.

Por lo tanto, parecería obvio que la actividad económica debe pagar impuestos sobre sus "ganancias" en el área económica donde se generan estos beneficios. En otras palabras, Apple y otras compañías multinacionales que operan en Portugal deben empezar a pagar impuestos sobre los beneficios obtenidos de su actividad económica en Portugal, incluso si no tienen un establecimiento permanente (como si lo hacen cuando tienen un establecimiento permanente en Portugal), no siendo aceptable que paguen esos impuestos en el país de la UE donde tienen su sede.

El mismo principio debe aplicarse a los impuestos sobre la renta personal, que debe someterse a tributación de acuerdo con el país en el que se generó el ingreso.

Es decir, no habiendo (ni siendo predecible) un presupuesto europeo que permita o contemple transferencias fiscales significativas entre los países, es necesario, en mi opinión, cambiar los principios que rigen la imposición fiscal en la Unión Europea.

- Ricardo Cabral. Ingeniero eléctrico y economista. Contribuye al blog del periódico portugués Publico "No todo es economía". Fuente: http://blogues.publico.pt/tudomenoseconomia/2016/09/02/a-tributacao-e-as-transferencias-fiscais-na-uniao-europeia/ Traducción: G. Buster para sinpermiso.info



Opiniones (0)
23 de mayo de 2018 | 12:48
1
ERROR
23 de mayo de 2018 | 12:48
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"