opinión

Día de la Industria: juntos para crecer

Día de la Industria: juntos para crecer

Por primera vez en la historia, los argentinos hemos elegido a un ingeniero como Presidente. En el gabinete económico, muchos compartimos esa formación. No es casual. Es un símbolo claro de hacia dónde queremos avanzar los argentinos: pasión por la industria y su capacidad de transformación social.

Por primera vez en la historia, los argentinos hemos elegido a un ingeniero como Presidente. En el gabinete económico, muchos compartimos esa formación. No es casual. Es un símbolo claro de hacia dónde queremos avanzar los argentinos: pasión por la industria y su capacidad de transformación social.

Venimos de 12 años de falta de diálogo, de cepos económicos y productivos. Fueron años, además, donde quisieron convencernos de que todo era un juego de suma cero donde había que sacar ventajas en el corto plazo porque el largo no existía.

En ocho meses hemos resuelto muchos de los reclamos históricos que la industria demandaba. Sentamos bases sólidas: salimos del cepo cambiario y del default; eliminamos el régimen arbitrario de comercio exterior; redujimos las retenciones al agro, eliminamos las que pesaban sobre la industria y estamos bajando la inflación. El mundo entendió muy rápidamente que comenzamos la tarea en el rumbo correcto y nos está abriendo la puerta, con la visita de los principales líderes globales pero también con inversiones en todos los sectores productivos del país.

Desde el primer día escuchamos a la industria. Nos acercaron propuestas y estamos dando respuestas.

La primera preocupación tenía que ver con las PyMEs y hemos logrado una Ley histórica para potenciar a las grandes generadoras de empleo de la Argentina. Eliminamos impuestos para las PyMEs, mejoramos sus posibilidades financieras, fomentamos la inversión en capital entre otras medidas. Las PyMEs serán las campeonas del desarrollo y es fundamental que esto se haya logrado con consenso de todas las fuerzas políticas.

La segunda preocupación de la industria era el financiamiento. La normalización de la economía ha permitido mejoras sustanciales en las tasas y plazos para nuestras empresas. Las grandes compañías están tomando créditos en el exterior a tasas muy convenientes y las PyMEs tienen cada vez más alternativas para financiar su crecimiento. El BICE lanzó "Mi primer crédito PyME", y los bancos públicos lideran la oferta con tasas que mejoran mes a mes y apuntan a desarrollar la producción.

El Estado será protagonista activo en la transformación que estamos impulsando, por eso la tercera preocupación era el apoyo a las empresas argentinas para que sean proveedoras de esas obras. Establecimos un registro de proveedores del Estado y lanzamos el Programa de Desarrollo de Proveedores para industrias. Necesitamos garantizar al máximo la transparencia de este proceso, con profesionalidad y energía.

En este tiempo, acompañamos además a sectores estratégicos con mirada federal. Logramos la Ley Autopartista Nacional, que impulsa a las cientos de PyMEs de la cadena de valor automotriz para que nuestros autos argentinos sean cada vez más argentinos. Trabajamos con AFIP para simplificar procesos y facilitar el comercio y creamos Agencias de Desarrollo Productivo a lo largo del país para trabajar con cada sector y construir respuestas.

Sabemos que han sido meses difíciles. Nuestro socio Brasil vivió una recesión sin precedentes que nos golpeó, pero también sabemos que la crisis tocó fondo. El mundo nos estaba esperando y encaramos esa tarea con inteligencia y responsabilidad.

Tenemos extraordinarias posibilidades para venderle al mundo lo mejor de nuestra industria.

En la Argentina se acabó la dicotomía entre apertura y protección. Vamos a integrarnos al mundo de manera inteligente y gradual, cuidando el empleo argentino. Juntos tenemos que lograr que todos los sectores mejoren su productividad. Con un Plan.

El Plan Productivo Nacional tiene un objetivo: pobreza cero. Para lograrlo, necesitamos crecer de manera sostenida en la próxima década. Las medidas que lo harán posible se organizan en ocho pilares productivos: reducción del costo de capital; mejora de las oportunidades de los trabajadores y de la productividad laboral; plan de Infraestructura y energía; plan de
Innovación y Tecnología; equidad y eficiencia fiscal; defensa de la competencia y la transparencia de los mercados; integración inteligente al mundo y facilitación administrativa y desburocratización

El Estado trabaja todos los días mejorando sus regulaciones, sus leyes, sus procesos, sus programas de financiamiento, su capacidad de dar respuestas y corregir los errores. Necesitamos que las industrias hagan lo mismo. Para ir hacia donde queremos ir, no alcanza con lo que somos hoy. Es un camino que tenemos que recorrer juntos, desde el Estado con las puertas abiertas para el diálogo y para escuchar a los distintos sectores, a la velocidad que cada uno pueda, sin que nadie se quede atrás.

El camino que proponemos es un camino donde todos estén cada día mejor. Sabemos que esta transición fue tan dura como necesaria y tenemos plena confianza en que este último trimestre va a ser mejor y en el 2017 la Argentina va a volver a crecer con fuerza. Con la fuerza de nuestra industria y toda la pasión argentina por crecer.

(*) Francisco Cabrera, Ministro de Producción de la Nación

Opiniones (1)
26 de mayo de 2018 | 09:22
2
ERROR
26 de mayo de 2018 | 09:22
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Por que no te das una vuelta por una textil en vez de bajarte de un helicóptero con Juanita en punta del este...por que no das el ejemplo mejor....
    1