En foco

Hay que optar: discusión política o lucha de pandillas

Las organizaciones piqueteras que adscriben al kirchnerismo siguen sosteniendo que CFK es victima y que el gobierno es ilegítimo.

Cristina Kirchner no fue expulsada por un juicio político y mucho menos como producto de un golpe de Estado. Su candidato perdió las elecciones presidenciales. ¿Es necesaria esta aclaración? En algún punto pareciera que sí, ya que que el nuevo relato de victimización de los sectores que fueron desplazados del poder por la ciudadanía en elecciones libres y cuando el kirchnerismo tenía el control del país, apunta a que se vive, con Mauricio Macri en la presidencia, "en un régimen antidemocrático". Comparan la situación de Brasil con la de nuestro país y hasta la propia Cristina Kirchner lo hace, victimizándose como si fuese sido echada a patadas de la Casa Rosada en forma ilegal. En virtud de ello, se creen con derechos a provocar alteraciones de la vida cotidiana. Se han convencido a sí mismos que no tienen nada que ver con su propia derrota y que jamás debió sucederles. Y en una vuelta de rosca, como se consideran "el pueblo", junten un millón de personas en la calle a fuerza de incentivos estatales o 500 por voluntad propia, todo "lo otro" es "el antipueblo". Como para ellos el sistema institucional ha sido vulnerado, también quieren hacer creer a su alrededor que se vive en un gobierno ilegítimo, de facto y, por ello, su acción "revolucionaria", tiene validez.

Sin embargo, es importante la reacción que está tomando la política frente a este tipo de actitudes que resultan el germen de malos entendidos históricos en función de grupos de iluminados que quieren llevar a toda la sociedad hacia una lucha y una necesidad de confrontación que existe en sus cabezas, y nada más. Sobre todo, comprender que el peronismo se está sacando las cadenas que lo ataron, sin posibilidad de liberación, a los designios de una sola persona, la expresidenta, quien por manejar recursos en forma hipercentralizada creyó tenerlos para siempre en el puño de una mano. De hecho, el Congreso funciona y hace política: habla, discute, negocia, hay disenso, hay propuestas cruzadas y puntos en común, rechazos y marchas atrás. Democracia. Antes de esto se comprendía el rol de legislador nacional como la extensión neuronal de la presidenta. Quien no actuaba como tal, era una célula muerta del sistema.

Claro que todos le llaman "democracia" a cualquiera de las formas de ejercer el poder. El término se ha depreciado por vocación despótica de muchos gobernantes a lo largo del mundo, que pensaron que si se trata de "el gobierno de y por el pueblo", ellos "son" ese pueblo; y chau. Hay quienes abonan discusiones a fondo, profundas y con diferencias insalvables, dentro de las formas y normas para hacerlo. Y están los "pandilleros" que buscan ganar sí o sí, imponerse a cualquier costo y sacar provecho de su posición patoteril.

En ese afán de que no es necesario prometerse odio eterno y hasta el destierro y la muerte -como ocurre, por ejemplo, entre oficialismo y oposición en Venezuela- para que se ocupen los roles políticos que la sociedad necesita como alternativas, opciones y equilibrios. El gobierno convocó a un plan antinarcotráfico al que todo el arco político dijo presente, con dirigentes, excandidatos presidenciales, líderes partidarios, gobernadores e intendentes presentes, salvo un núcleo ruidoso, pero pequeño; simbólico por lo que fueron y por ello, representativo: no fueron Cristina Kirchner, Aníbal Fernández ni Daniel Scioli.

Los argentinos tenemos un ayudamemoria al que poco recurrimos: la Constitución. Establece el modelo republicano, representativo y federal, sostiene que "nadie gobierna sino a través de sus representantes" (por lo que no dice nada sobre las falanges, corporaciones y grupos de presión, mediáticos, gremiales, económicos, sectarios o los que sean). Y dentro del republicanismo, la división y contrapeso de los poderes del Estado.

No es esto, precisamente, lo que los movimientos piqueteros que se dan fuerza al grito de "echemos a Macri antes de que terminemos todos presos" están promoviendo por las plazas del país. Hoy se dio a conocer otro video de la Tendencia Piquetera Revolucionaria. Allí se ve a un puñado de personas llamando a destituir al presidente interino de Brasil, Michel Temer, con invitados brasileños y en la que con absoluta impunidad sostienen que en Argentina se vive en un "régimen antidemocrático". Mirémonos a los ojos, frente a frente, y defendamos la convivencia democrática y pluralista, aun con ellos adentro, pero sin mentiras ni engaños.

El video: "En Argentina se vive un régimen antidemocrático":

Opiniones (8)
18 de junio de 2018 | 22:30
9
ERROR
18 de junio de 2018 | 22:30
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Si flaco, hay más carpas que personas, RESPETÁ EL VOTO DEL PUEBLO, ¿Quién crees que sos vos para pensar por los demás? Nos bancamos a la señora doce años, como debe ser porque la votaron, y hay que aguantar a quien gane, sea quien sea. Andá, joven del mayo francés, Milagro Salas está presa porque robó, y si hay justicia, debe ser igual para todos.
    8
  2. El concepto primordial del piqueterismo, es en sí mismo algo perverso, en este país solamente puede haber sido aceptado y asumido como algo "alegremente folklorico" como algo pintoresco. Los primeros piquetes organizados operaron en su momento contra el orden menemista imperante, a Alfonsin no hacía falta el piquete rutero porque para eso estaban los Ubaldini y toda la nefasta clase sindical argentina. El obstaculizar la circulación de alguien es privarlo parcial e ilegalmente de su libertad. Eso ta nuestro del fuego amigo es simplemente algo autodesctructivo, el fuego no es amigo o enemigo, el fuego te termina quemando. Ante la escasa convocatoria, con diez tipos te alcanza para generar caos. El proposito de las orgas piqueteras es generar caos, y eso lo administran segun las dádivas recibidas de la clase política. El movimiento piquetero, se define asimismo en su enunciado, es hacer piquete. En estos días, tenemos la mezcla más despreciable, orgas especializadas en hacer quilombo, apoyando a un movimiento corrupto, en retirada. Los liderados por D Elia o Persico, por poner dos ejemplos, pregunto, si abrimos una fábrica o un negocio, y les ofrecemos trabajo a todos, abandonan la militancia ? Se dejan de piquetear ? dejan de podrirla ? Se ponen a laburar? Kirchmerismo + Piqueteros , el paladar negro de la lacra argentina.
    7
  3. Hacer un somero análisis de estos acontecimientos, cada vez más seguidos, no ayuda a entender el proceso de descomposición democrática que intenta oponer un grupo de anarquistas -porque eso son- asumiendo el rol y la palabra del pueblo. En una mirada dentro del contexto pero sin ideologías de por medio, son delincuentes simples y llanos, que asumen actitudes dentro de la política, como para vestirse de ciudadanos, pero la mona aunque la vistan de seda, no deja de ser mona. Pongamos por ejemplo al muchachito Esteche, el dirigente de Quebracho, -digo muchachito porque no ha madurado- y que según las malas y buenas lenguas, es respaldado por los servicios de inteligencia. Fue identificado, fotografiado y filmado en multitud de reclamos, dirigiendo un grupo de vándalos que rompían y destruían todo lo que había a su paso. ¿Alguna vez fue preso? ¿Lo procesaron? El sigue vivito y disfrutando del caos y nadie sabe de que vive. En realidad no sabemos de que viven ninguno de ellos, salvo los políticos que los utilizan para tratar de desestabilizar cualquier gobierno que no sea del signo que ellos pertenecen. Por supuesto que si por error, alguno cae preso, inmediatamente saldrá el clamor de que es un perseguido político, como si los políticos les tuviera permitidos destrozar el patrimonio público y decir que un gobierno electo por la mayoría del pueblo, es una dictadura, quitándole así responsabilidad a las dictaduras que tuvimos y en donde estas tiernas criaturas estaban escondidas.Uno puede recordar los 13 paros generales a Raúl Alfonsín; el sistemático saqueo de supermercados, en solo 3 años de gobierno; una senadora de la Nación, pidiendo la renuncia de De la Rúa con total desparpajo. Uno puede recordar tantas cosas cuando se lo propone, como por ejemplo el gobierno de derecha más duro que tuvo la Argentina, que no fue llevado adelante por la sociedad rural o por las familias típicas de la aristocracia ganadera, sino por el peronismo en la década del 90. Ninguno de los destituyentes que hoy gritan improperios abrió la boca en ese entonces, es más, votaron 3 veces al riojano. Los delitos que están cometiendo están tipificados en el código penal, así que haría falta un empujoncito a las autoridades y la justicia, para que apliquen las penas que corresponden, por una razón muy simple, las personas honradas y que trabajan en el país, tienen derecho a vivir con toda la tranquilidad posible y no ver como todos los días la violencia social es parte del folclore.
    6
  4. estos son los evan, mendocinoenbsas, marcelox86, y...ya quedan tan pocos............
    5
  5. en todas las sociedades hay resentidos violentos
    4
  6. Son los violentos de siempre que tendrán la respuesta de siempre.-
    3
  7. Que concepto de la democracia tan retorcido, los revolucionarios de extrema izquierda que se creen dueños del pueblo y quieren el poder sin ningún miramiento por los metodos, luego enfrente los extremistas de derecha que creen que "salvan" al pueblo de los zurdos autoritarios. Y en el medio nosotros, el pueblo con sus diferentes matices rogando que no nos peguen las piedras (o las balas). Cuanto mesianismo. Entre los dos extremos se ponen de acuerdo en que la violencia es el camino, se justifican con la actitud de cada uno. Ya vivimos estos extremos enfrentados y nos costó demasiado. Basta de violentos, y menos para tapar cuestiones que no tienen que ver con política, si no con asuntos que son en forma evidente del derecho penal.
    2
  8. Todos estos ladrones deben ir presos... así se la va ir el deseo de hacer golpes de estado...
    1