opinión

Petting

Monseñor Héctor Aguer, al mando de la iglesia en La Plata, colocó este término como el más original de la semana. Qué sexo depara el nuevo desvelo clerical.

En castellano no existe una palabra que defina la práctica sexual que se centra en el contacto físico entre los miembros de la pareja, encaminado a la excitación sexual mutua, sin llegar a realizar el coito. Los sexólogos utilizan la expresión inglesa "petting" para definir dicha práctica sexual.


Lo dijo el propio monseñor de La Plata esta semana: el petting"Vivimos en una cultura fornicaria que banaliza la unión entre el hombre y la mujer". Pensé que hablaba de algún flamante formato televisivo. Después me dije que no, que debía ser una práctica comercial, acaso salida del lenguaraz Donald Trump. También dudé. ¿Era el petting eso que, de tan obvio, alguien de la santa iglesia debía adornarlo para ponerlo en debate? ¿De qué disolución, según la declaración, me perdí esta vez?

Primera consulta: "Con este nombre se conoce a todo tipo de juegos sexuales sin que haya penetración". Pongan ahí caricias, besos, abrazos, miradas, masturbación, sensualidad, fantasía. No son pocos los que coinciden que, pese a este rosario que acompaña la sexualidad, el petting ofrece orgasmo. "La limitación sólo está en la imaginación", dicen mis fuentes (mis fuentes dijeron, para resumir, "es franeleo, pero con otro nombre").

Debo cambiar mis fuentes (no olvidar).

La Iglesia tiene, aun hoy en día, año 2016, varios trastornos frente al sexo.

El sexo también presenta varios trastornos, pero no jode a nadie, como toda actividad privada. Es que no hay voceros oficiales del sexo (mis fuentes dicen que la discreción es la mejor elegancia en este tema).

Pero la Iglesia tiene un problemita con este asunto del sexo, tópico cotidiano, doméstico, irremediable. La Iglesia no relaja. Prefiere atesorar esas historias inmundas de religiosos abusadores, también misioneros de Dios a su modo. Probablemente tengan al menos una parte de razón: la problemática de curas perversos quizá sea un tema lateral en las prioridades de la institución religiosa. Pero, al igual, que las brujas, existe. Y por suerte cada vez sabemos más (mis fuentes dicen que quien no vio la película ganadora del Oscar 2016, Spotlight, algo se está perdiendo).

Monseñor Aguer ha sido valiente, en cualquier caso, no sólo al mencionar la palabrita de moda (petting, franeleo, para mis fuentes), sino al sentar una posición a contramano de la dinámica de una sociedad que, desde el desarrollo de lo sexual, va dejando atrás sentimientos de culpa, la noción del castigo al diferente y hasta la posibilidad de elegir otras opciones (sentimentales y carnales, dirían mis fuentes).

La Iglesia, entonces, aparece y se impone como una voz perturbada, fuera de tiempo, muy lejos de la realidad.

283 surrender


¿A quién le habla la Iglesia, cuando condena "una relación sexual sin coito", que las personas más jóvenes utilizan a menudo, pero también el resto de la sociedad?

¿Por qué la Iglesia siempre se coloca en el ángulo contrario a dar y recibir placer, afecto, a investigar nuevas sensaciones, en definitiva, a una vía más de comunicación entre hombres y mujeres, que según quien lo juzgue transita por carriles no convencionales?

¿Le gustaría a la Iglesia pertenecer a esa comunidad que no claudica en sus convicciones, pero que tampoco quiere vivir como en Jerusalén hace dos mil años?

¿Por qué alguien sentaría postura contraria a experiencias tan profundas como seducir, desear o gozar?

La Iglesia, en mi modesta opinión, posee demasiados cadáveres ocultos (y no tanto), en cuanto a una sexualidad, no ya plena, sino medianamente normal (mis fuentes me preguntan: che, qué es normal, y entonces pienso: ¿esto no funciona al revés, yo preguntándoles a ellos?).

Hace dos milenios que la Iglesia no sincera su posición frente al celibato. Ya escribir la palabra "celibato" (el anti franeleo nuclear por antonomasia) remite a un tiempo medieval. No han demostrado estos dos milenios que la templanza y la castidad hayan funcionado como modelo social a seguir. Por el contrario, ha creado una serie de monstruos, una casta de expulsados del paraíso cediendo al confort de lo carnal, lo placentero, lo gozoso.

Chalon nude bronze erotic05


¿Hay que primero sufrir, para luego disfrutar? Ni el espíritu más perdedor del tango se animó a tanto. ¿Qué tango toca y canta la Iglesia cuando se opone a que no necesariamente asociemos la sexualidad con lo estrictamente genital?

Otra fuente: "En el petting se pueden utilizar manos, boca, lengua o cualquier otra parte del cuerpo que se desee sea participe del contacto físico mediante roces, besos, caricias o lo que la creatividad permita. En nuestros días significa para muchos jóvenes la práctica del sexo que no culminará en un embarazo no deseado, principalmente cuando no se tienen a la mano métodos anticonceptivos o no se quiere recurrir a ellos. Otras razones pueden ser miedo a contraer alguna infección o el deseo de conservar el himen intacto hasta la noche de bodas".

Es una fuente conservadora, ok. ¿Habrá reparado monseñor Aguer que parte de este razonamiento coincide con varios de sus propósitos, como pastor del rebaño? Da la impresión que no. Es medio del folklore peronista cuando no están en el poder: "No sé qué onda, pero, por las dudas, me opongo".

5 b 5543386


El petting es una palabra que no sorprende entre los sexólogos. Y sería una adaptación del verbo inglés "to pet" , que refiere a la acción de acariciar, mimar, abrazar o consentir. Es motivo de investigación hace largo rato. Y varios de ellos señalan que la franja de edad en la que es más usual como práctica se encuentra entre los 14 y 29 años. E indican lo que monseñor Aguer seguramente desconoce: el petting aparece, además, como consecuencia de la ansiedad, un azote de nuestras sociedades contemporáneas.

Cito la última fuente: "La ansiedad puede afectar a ambos miembros de la pareja, ya que -en muchos casos- es provocada por la excesiva preocupación por ser un buen amante y ser incapaz de lograr que la contraparte llegue al orgasmo y/o que éste pueda repetirse. Esta obsesión generalmente responde a ideas que provienen de mitos populares sobre la sexualidad o ejemplos de la pornografía, referentes a la capacidad sexual del hombre, o la posibilidad de alcanzar múltiples orgasmos en la mujer. Los investigadores afirman que el petting se puso muy de moda en los años 70, del siglo pasado, cuando se dieron a conocer los estudios realizados por los sexólogos estadounidenses Master y Johnson".

Conclusión: Amen (se). Y si este Dios es amor, te hace una guiñada.

Opiniones (7)
24 de mayo de 2018 | 00:34
8
ERROR
24 de mayo de 2018 | 00:34
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Magio, ¿no sabés leer?. Segundo párrafo de la nota: Primera consulta: "Con este nombre se conoce a todo tipo de juegos sexuales sin que haya penetración". Pongan ahí caricias, besos, abrazos, miradas, masturbación, sensualidad, fantasía. No son pocos los que coinciden que, pese a este rosario que acompaña la sexualidad, el petting ofrece orgasmo. "La limitación sólo está en la imaginación", dicen mis fuentes (mis fuentes dijeron, para resumir, "es franeleo, pero con otro nombre").
    7
  2. Muy mala!!! entro para ver que onda el Petting y resulta ser una opinión personal floja acerca de la iglesia. ¿y el petting? O escribis del Petting o cambias el titulo de la nota. Malísimo.
    6
  3. Sr Runno, sencillamente genial. Las religiones son un veneno. En la Iglesia Católica todo crimen o falta se lava con la confesión, no importa su gravedad. Ahora si se trata de cualquier conducta sexual, de la naturaleza que sea, es condenada y rechazada. ¡Y mucho mas si se practica con un profiláctico! Por supuesto que las prácticas muchas veces criminales y ultrajantes de los 'padrecitos' han sido aceptadas en cómplice silencio hasta por algunos Papas hoy convertidos en 'Santos'. Si este diario online solo publicara la columna de Mauricio Runno justificaría plenamente su existencia, podría prescindir de casi todo lo demás sin ningún menoscabo a los lectores.
    5
  4. Justiciero: su texto es ilegible, lleno de puntos extraños y sobrantes y consonantes que se han colado en las palabras. Una sola aclaración, la iglesia NO predica AMOR, ha participado de todas las guerras religiosas o no tomando partido activo, ha sido inspiradora de una institución tan benéfica y amorosa como la Inquisición, ha sido misógina siempre, al punto de asesinar mujeres en la hoguera a troche y moche. En fin, quien crea que la iglesia es amorosa no se asomó jamás a un libro de historia, ni antigua ni contemporánea.
    4
  5. Justicieromendoza, dejá de hablar sin saber: 6: 9-10, Pablo "¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los homosexuales, ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios" "Si un hombre yace con otro, los dos morirán.?? (Levítico 20:13).". ¿Dónde está el amor de la iglesia?Aprendan a leer, la moda de Dios ya se pasó
    3
  6. creo que esta kota.recurre al facilismo: es.facil pegarle.a la.Iglesia porque lo quenpredica.va.en contra.de lo.que la.gente.quiere y porque.han habifo.errores.humanos.que la.hacen atacable. Esta.es la historia.de la.Iglesia y de la humanidad.también. Lo.cierto.es.que.el autor.se.la nota podria.haverse.ewforzado un pocompara.ver lanotra.cara.de la moneda: porqué la Iglesia.dice.lo que dice. Al menos.para.ser justo. No entiende ni ayuda a entender que la Iglesia predica el.AMOR con mayúsculas que implica donación al otro y no la busqueda egoista.del placer propio. Da para mucho pero, por favor, sran mas ecuánimes. .. Enseñen a los.seres humanos a.privilegiar lo.que los hcw humanos y no lo que.compartimos.con el.reino animal: instintos. Despues nos quejamos de las.violaciones ynotras aberraciones pero.sin embargo promovemos el desenfreno, la lujuria y la falta de limites y la cultura del egoismo en todas.sus.formas.
    2
  7. Para hablar, primero hay que aprender a escuchar. Para escribir al público, primero hay que aprender a leer: "La ansiedad puede afectar a ambos miembros de la pareja, ya que -en muchos casos- es provocada por la excesiva preocupación por ser un buen amante y ser incapaz de lograr que la contraparte llegue al orgasmo y/o que éste pueda repetirse. Esta obsesión generalmente responde a ideas que provienen de mitos populares sobre la sexualidad o ejemplos de la pornografía, referentes a la capacidad sexual del hombre, o la posibilidad de alcanzar múltiples orgasmos en la mujer. Los investigadores afirman que el petting se puso muy de moda en los años 70, del siglo pasado, cuando se dieron a conocer los estudios realizados por los sexólogos estadounidenses Master y Johnson". Luego "Sarna Con Gusto No Pica", Mauricio seguí "arrascándote".
    1