opinión

Ya demostraron su ineficiencia

Ya demostraron su ineficiencia

 Imposible pensar en obtener resultados diferentes si se aplican los mismos métodos, criterios, y con los mismos actores. Según Einstein ( "una locura es hacer la misma cosa una y otra vez esperando obtener resultados diferentes. Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo.)

PRIMER PECADO: No tienen independencia de criterio y presentan Conflictos de Intereses

La mayoría de los ex Secretarios de Energía convocados son, actualmente, EMPLEADOS del ministro ARANGUREN. Dependen orgánicamente de las decisiones del área de su ministerio designados en estos cargos por el presidente Macri.

Daniel Montamat: Miembro del Directorio de YPF.

Emilio Apud. : Miembro del Directorio de YPF.

Jorge Lapeña. : Director de Enarsa.

Enrique Devoto. : Director de Yacyreta.

Raul Olocco

Alieto Guadagni

Julio Cesar Araoz

El Conflicto de Intereses se presenta porque la mayoría de estos ex Secretarios, actualmente, prestan servicios de Consultorías o están relacionados con las empresas concesionarias de áreas de explotación de los recursos naturales comprometidos que en algún momento debieron controlar desde su función y también están contratados por gobiernos provinciales para asesorarlos sobre políticas energéticas a desarrollar.

Llama la atención que las empresas que debieron ser controladas por estos funcionarios terminan contratándolos para que las asesoren y terminen trabajando para las concesionarias.

SEGUNDO PECADO: El antecedente de su paso por esa función publica demuestra que son responsables directos de la crisis energética generada.

Analizando objetivamente las gestiones de cada uno de los ex Secretarios de Energia, vemos que las políticas implementadas y /o avaladas por ellos desde el año 1976 hasta el año 2002, siempre siguieron el mismo patrón de presentar el plan o proyecto energético argentino como un negocio económico donde no se prioriza la eficiencia en el cuidado de los recursos naturales ni el valor estratégico en el desarrollo del pais. Siempre priorizaron la rentabilidad de los grupos empresarios concesionarios de esos servicios facilitando y avalando las decisiones de los privados por sobre el interés general y la defensa de los derechos de los usuarios.

Alieto Guadagni

Su carrera en la función pública se inició durante la dictadura de Onganía. En 1966 fue interventor del Consejo Federal de Inversiones y en 1967 fue síndico titular de SEGBA. Además, entre 1966 y 1967 fue interventor del Consejo de Seguridad Social. Entre 1968-1970 fue Secretario General del Gobierno de la provincia de Buenos Aires, Secretario de Producción para la Defensa y Ministro de Economía de la provincia de Buenos Aires. Entre 1970 y 1971 fue Secretario de Recursos Hídricos de la Nación, durante la dictadura de Levingston. Secretario de Energía de Bignone desde julio de 1982 a diciembre de 1983.

Guadagni fue el máximo artífice del sabotaje a YPF iniciado con la privatización periférica de decretada por Martínez de Hoz en 1976 (sabotaje que terminaron coronando los ex secretarios Jorge Lapeña y Daniel Montamat a fines de los ochenta; Montamat en calidad de presidente de YPF).

Guadagni le provocó a YPF una pérdida de 1.100 millones de dólares,en el año 1983, al momento de renegociar los contratos de explotación que YPF había subscripto entre 1977 y 1979, manteniendo los beneficios otorgados entonces por la gestión de Martinez de Hoz

El referido accionar de Guadagni vino a profundizar, en materia petrolera, el festival inaugurado por Martínez de Hoz y Domingo Cavallo. Y decimos Cavallo porque el accionar de Alieto al frente de la Secretaría de Energía se concentró en beneficiar a prácticamente los mismo grupos económicos que desde marzo de 1976 primero y exponencialmente a partir de julio de 1982 (igual mes de asunción de Guadagni), Domingo Cavallo favorecería con la estatización de la deuda contraída por esos mismos grupos,

Finalmente, Guadagni volvería a la función pública como secretario de Energía con el Presidente Eduardo Duhalde, retorno que por supuesto fue celebrado con bombos y platillos por el empresariado privado, monopólico y corporativo nacional y extranjero según declaraciones en medios gráficos de la época.

Jorge Lapeña

Ingeniero industrial, fue subsecretario de Planificación Energética (1983-1986), Presidente del directorio de YPF (1987-1988) y secretario de Energía entre el 14 de abril de 1986 y el 2 de marzo de 1988, presidencia de Raúl Alfonsín. Ocupó el cargo de Presidente de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) durante la administración de Fernando de la Rúa, siendo además miembro del Directorio entre 2000 y 2002.

Durante su gestión el país sufrió la peor crisis energética que recuerde nuestra historia, incluso más grave que las de 1999/2000 y 2002. Dicha catástrofe no sólo demostraba la pésima planificación energética de entonces, sino el estado calamitoso de las centrales termoeléctricas que no alcanzaban a cubrir la caída de la generación hidroeléctrica.

Pero el mejor diagnóstico del desempeño de este ex funcionario provino del Presidente Raúl Alfonsín, quien evaluó en estos términos la gestión del hoy Presidente del IAE y director de ENARSA: "El déficit de las empresas que dependen del Ministerio de Obras y Servicios Públicos representa la mitad del déficit fiscal de la Nación y allí se manifiesta la ineficiencia del Estado, que la sociedad percibe y sufre en los servicios que prestan esas mismas empresas. Gas débil, cortes de energía y otras deficiencias conocidas por todos son manifestaciones de la crítica situación de nuestro sistema estatal de servicios públicos".

Raúl Olocco

Gestión de Raúl Olocco. Secretario de Energía entre junio de 1989 y julio de 1989. Responsable, conjuntamente con Lapeña de la paralización de Yacyretá y Atucha II, así como del descalabro del parque generador termoeléctrico. Durante su gestión propició 2 aumentos de combustibles (sólo dos porque estuvo menos de dos meses en dicha gestión), los que acumulados fueron los siguientes: - Nafta común: 73%; - Nafta súper: 75%; - Gasoil: 72%. El incremento de los precios se dieron, como es sabido, en un contexto de destrucción del poder adquisitivo de los trabajadores y desempleo creciente.

Daniel Montamat

Fue Director de Gas del Estado (1985-1986) y Presidente de YPF S.E. (1987-1989) durante la presidencia de Raúl Alfonsín. Actualmente, preside el Estudio Montamat & Asociados, consultada habitualmente por lobistas del sector privado. También se desempeñó como Secretario de Energía de la Nación entre el 10 de diciembre de 1999 y el 25 de agosto de 2000 durante la presidencia de Fernando De la Rúa. Según el Diario La Nación, "había llegado al gabinete económico con el aval de todo el establishment petrolero, debido a que garantizaba el mantenimiento de las reglas de juego imperantes en el sector desde la privatización de las cuencas de hidrocarburos" (La Nación, 27 de agosto de 2000).

Durante los nueve meses que duró su gestión, como secretario de energía, trabajó para consolidar la reforma del sector energético propiciando: privatización de las empresas públicas, desregulación y exportación irracional de energía no renovable.

Durante su gestión, se profundizó el perfil exportador de recursos naturales no renovables: la exportación de petróleo se incrementó un 33,9% y la de gas natural, un 27,7%. Para tener una dimensión del daño energético, la exportación de 84 millones de barriles de crudo en los 9 meses de gestión de Montamat superan la producción total de YPF en el año 2014; y la exportación de 3.311 millones de m3 de gas natural equivale a la producción total de Petrobras, cuarta empresa del mercado, en el año 2014.

Montamat fue testigo para la empresa estadounidense El Paso Energy en su demanda contra la República Argentina ante el CIADI.

Emilio Apud

Ex Secretario de Energía de la Nación durante la presidencia de Fernando De la Rúa. Su gestión duró sólo 8 días, entre el 12 y el 20 de marzo de 2001, ya que asumió junto al equipo económico del Ministro Ricardo López Murphy, quien debió renunciar luego de anunciar un paquete de ajuste con eje en educación, empleo público y provincias.

En materia energética, Apud avalo el recorte que alcanzaba al Fondo de Salto Grande que perdía un aporte de 23 millones de pesos, 75 millones al año que se usaban para subsidiar en un 76% la tarifa familiar que pagan los que viven en la Patagonia y 60 millones de pesos que recibían los usuarios de naftas en la Patagonia.

Alberto Enrique Devoto

Secretario de Energía durante la presidencia interina de Eduardo Duhalde. Asumió el 8 de agosto de 2002, sucediendo a Alieto Guadagni.

Para tener una dimensión de las implicancias de la venta irracional de un recurso no renovable como el gas, implementada por este ex secretario, que además es el componente más importante de la matriz energética nacional, realizamos un cálculo comparativo. Durante los diez meses de Devoto al frente de la cartera energética se exportaron 4.953.396.000 m3 de gas natural por un monto de 226.787.190 dólares. El precio promedio del millón de BTU fue de 1,2 dólares. Ni siquiera existían retenciones a la exportación de gas en aquel entonces a partir de las cuales el Estado pudiera captar parte de esa renta. Teniendo en cuenta que el precio promedio al que se vio obligado a importar el país durante 2013 para satisfacer las necesidades internas fue de 12,2 dólares el millón de BTU (diez veces más), el gas malvendido durante la gestión Devoto tendría un valor actual de 2.230.768.827 dólares".

Priorizó la defensa de la seguridad jurídica de las empresas privadas por sobre la seguridad energética y los derechos de los usuarios para los que debió gobernar".

Si Devoto no hubiera vendido ese gas natural que no reportaba absolutamente ningún beneficio dado que no existían retenciones y además se dirigía en su abrumadora mayoría a la empresa Methanex en Chile que lo procesaba y lo exportaba, en 2013 nos hubiéramos podido ahorrar 2.230 millones de dólares. Pero Devoto prefirió seguir exportando gas (petróleo y combustibles también), con una matriz dependendiente de este recurso energético.

La destrucción era tal que sobraba de todo. Pero en vez de pensar y obrar en función de un plan estratégico de desarrollo del país, en lugar de anticiparse a la necesaria recuperación que tendría que venir más temprano que tarde, mantuvo las exportaciones de un recurso natural a un va,or irrisorio comparado con los valores en que se tuvo que importar luego este recurso como se consigna mas arriba en esta nota.

La herencia energética de los ex secretarios y la profundización del saqueo energético

Al fin del análisis histórico de las distintas gestiones y con distinto grado de profundidad, los miembros de este grupo de ex Secretarios encarnaron una política energética despreocupada del desarrollo de un Pais y priorizando la defensa de las inversiones de las empresas multinacionales, custodiando su rentabilidad económica por sobre los intereses de los usuarios y de los propietarios de los recursos naturales, aun después de haberse reconocido que esos recursos son de las Provincias.

Tuvieron un rol activo en la promoción, ejecución y sostenimiento de la reforma estructural del sector cuyos pilares fueron la desregulación del mercado, la privatización de la empresas públicas de energía, la "comoditización" del petróleo y gas, y la autonomización del sector energético respecto al desarrollo económico, es decir, deja de ser estratégico para convertirse en un área de negocios librada a las fuerzas del mercado.

Ing Agrim. EDUARDO DIFONSO

Especialista en Políticas Publicas

UNIVERSIDAD NACIONAL DE CUYO

Opiniones (2)
24 de mayo de 2018 | 09:08
3
ERROR
24 de mayo de 2018 | 09:08
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Pensamiento crítico y buenos fundamentos para mostrar su punto. No creo que sea nac and pop, pero si falta alguna recomendación más objetiva de lo que Ud. Haría. Espero haya alguna otra oportunidad para seguir leyendo su punto.
    2
  2. Será cuestión de esperar su critica sobre la gestión energética y los curriculums de De Vido, Cameron, Baratta, y Mariana Matranga, para ver si es usted Eduardo alguien de quien aprender, dueño de un espíritu crítico e imparcial, o bien es sólo un militonto más, amigo de los que aman lo ajeno, mientras se llenan la boca con lo nacional y popular.
    1