opinión

Embajador

Pierre-Henri Guignard es el flamante máximo diplomático de Francia en el país. Otros colegas suyos ya fueron destinados aquí. Quizá el mundo haya recordado la existencia de nuestro país.

De embajada.

1. Persona con el mayor rango en el servicio diplomático, que representa ante otros Estados al Estado que lo nombra.

2. Emisario (mensajero).

3. Persona, entidad o cosa que por ser característico de un lugar o país, se considera representativo de ellos. El jamón es el embajador de la gastronomía española.

4.  Fuera de los usos oficiales, cónyuge del embajador.


El mundo parece haber recordado a la Argentina. Siempre la lejanía geográfica nos ha jugado bastante en contra. En el reparto cartográfico estamos resignados a ocupar la categoría de lo exótico, la aventura, el confín del Sur bien al Sur.

No es menos cierto que algunos argentinos hacen todo lo posible para que el mundo, efectivamente, se olvide de nosotros. La experiencia es bastante comprobable cuando, fuera del país, nos encontramos con compatriotas. Imposible sentir vergüenza ajena en distintos casos. Muchos hemos negado nuestra nacionalidad en esos momentos, con la cabeza gacha. Imaginemos lo que podrían pensar los otros, los no argentinos, en esas ocasiones.

También es el caso de los exaltados nacionalismos, que suelen ser más enfermizos que enfermos. Sospecho que desde la guerra de Malvinas -un intento desesperado de unos pocos locos para perpetuarse en el poder-, nada ha encendido más ese virus ridículo del nacionalismo desmesurado, como el kirchnerismo (otro intento desesperado de unos pocos locos para perpetuarse en el poder).

Los nacionalismos extremos no le han dado nada muy edificante al mundo: desde Hitler y Benito, y sus millones de víctimas muertas, hasta las guerras más recientes en la Europa del Este. Siempre meten miedo esa clase de personas que se embanderan tanto que consiguen taparse los ojos e impedir la fluidez de ideas.

Gourde

El flamante embajador de Francia en Argentina, Pierre-Henri Guignard.

Suele decirse que uno de los aciertos más evidentes de la administración Macri es su política exterior. Muy pocos pueden atreverse a poner en duda este atributo. El cambio, en esta área, ha sido copérnico, nada gradual y bastante profundo en sus distintas derivaciones, que, por ahora, hacen foco en lo económico.

Semanas antes que blanqueara su actual cargo de embajador del Reino Unido en Argentina, Mark Kent aceptó un diálogo informal con periodistas de este diario. Allí quedó en evidencia el interés creciente de esa potencia en nuestra economía y en la profundización del intercambio comercial. 

Ya en el verano y a poco de asumido, Macri recibió una catarata de visitas de presidentes de potencias significativas: Italia y Estados Unidos, luego Francia. La semana pasada estuvo en Buenos Aires John Kerry, el canciller de Obama, y por estas horas la presencia aquí de Ban Ki-moon, el secretario general de Naciones Unidas, realza la importancia que ha cobrado ese arte milenario de la diplomacia.

Obama argentine

Obama en la Casa Rosada abriendo una nueva etapa en la bilateralidad.

Pierre-Henri Guignard es el nuevo embajador de Francia. Se trata de un diplomático de carrera, también escritor, lo que lo convierte en un personaje más que interesante en esta fauna. Pero a poco de saber sobre sus logros, se entiende por qué Guignard conoce al dedillo nuestro continente. Descubrió América Latina, empezando por Brasil, en 1970, antes de trabajar en Perú. Aquí conoció el idioma español y a uno de los cultores del realismo mágico, Mario Vargas Llosa. También se aficionó a la radio, participando de la experiencia primaria de las FM piratas.

Luego fue reclutado por el Ministerio de Asuntos Exteriores como responsable de prensa para la embajada de Francia en México. Así comenzaría una carrera que lo llevaría a ocupar cargos significativos en Estados Unidos y Canadá. Es, en verdad, un especialista en las Américas. A punto tal que Dominique de Villepin, primer ministro de Francia durante dos años (de 2005 a 2007). lo convirtió en subjefe del Estado Mayor y su asesor en América Latina.

P1000604

Uno de sus libros es sobre el secuestro de la colombiana Ingrid Betancourt. El otro título es un tratado sobre diplomacia.

En esta condición le tocó participar en Colombia, a propósito del secuestro de Ingrid Betancourt. Esta experiencia la hizo libro ("A l'encre verte, lettres à Ingrid Betancourt et à quelques autres", pronto a traducirse al español). Para no hacere más extensa esta visita por su impresionante pasado, debe anotarse que Pierre-Henri Guignard ha sido Observador Permanente de Francia ante la Organización de los Estados Americanos, en Washington.

Su designación en Buenos Aires no es fruto de la casualidad. Estamos frente a un experimentado diplomático, con la responsabilidad de mantener la fuerte presencia de Francia en el país y seguir muy de cerca, como es costumbre, el ritmo de las inversiones francesas, las actuales y las venideras. Guignard está casado con la periodista mexicana María Carmen Boue. Y su cuenta en Twitter es @GuignardPH. 


Opiniones (0)
27 de mayo de 2018 | 09:35
1
ERROR
27 de mayo de 2018 | 09:35
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"