opinión

El argentino que hizo temblar Wembley

El argentino que hizo temblar Wembley

 Después de más de dos horas y media de disputa la competencia estaba finalizando. Con ella también se despedían las olimpíadas que en aquellos tiempos se celebraban en Londres.

Se abren las puertas del mítico Wembley, era 7 de agosto de 1948. Por allí ingresarían los competidores para recorrer los últimos metros después de un agotador esfuerzo de 42 km. En épocas que la tecnología dificultaba seguir al momento el desarrollo de la competencia, la incertidumbre y expectativa dominaban la escena de un estadio desbordado. Restaba solo la vuelta final al campo de juego de la gesta deportiva que demanda el mayor esfuerzo, emulando al soldado griego Filipides quien en el año 490 a. de C murió de fatiga tras haber corrido 37 km desde Maratón hasta Atenas para anunciar la victoria sobre el ejército persa.

De repente ingresa el primer maratonista, el que venía ganando era el belga Etienne Gailly uno de los candidatos en los pronósticos previos, sus trancos temblorosos mostraban evidentes signos de agotamiento.

Casi inmediatamente, unos metros atrás ingresaba el segundo.
¿Quién es?, se preguntaban. Rápidamente comenzó a rumorearse como un "tal Cabroro" de Argentina. Su postura erguida y el tranco firme preanunciaban el desenlace.

"En la arremetida final el número 233 supera al belga Gailly y recorre triunfal los últimos metros", relataban los cronistas.

Las delegaciones y medallistas de todo el mundo saludaban haciendo flamear las banderas de sus países. En las tribunas setenta mil personas bramando de pié rendían su homenaje. La explosión de la multitud al momento que nuestro atleta alcanza el primer lugar, fue recordada como una de la más estruendosa de las conocidas hasta ese momento en el Wembley. Y era por uno nuestro.

Fue noticia en el mundo. En Wembley un argentino, atleta del Club San Lorenzo de Almagro, había ganado la competencia atlética más difícil en un vibrante final.

Delfo Cabrera envuelto en la bandera Argentina recibía la medalla de oro, había ganado el maratón, la competencia emblemática con las que se clausuran todas las olimpíadas.

Pero Delfo, sin padre desde pequeño, de familia muy humilde, que para sobrevivir había trabajado como cortador de ladrillos y en la cosecha a mano de maíz, persona íntegra y excelente atleta, había cometido un "error" imperdonable para los profetas del odio. Era peronista, y además se había ganado la admiración y cariño de sus compatriotas, en un país que no hacia muchos años lo había tenido como un niño explotado.

Con su rencor a cuestas esperaron 7 años. Luego del golpe de estado del ´55 lo persiguieron, lo proscribieron como atleta y lo despidieron de su trabajo.

No toleraban que un cabecita negra, bombero, ascendido por el Gral. Perón a Cabo en reconocimiento al mérito deportivo, hubiera logrado lo que ellos, "cultos" opresores y usurpadores del poder de la Nación jamás lograrían.

Desde el Peronismo lo recordamos en muchos homenajes, pero la historia oficial siempre prefirió ocultarlo. Por ello estas líneas a 35 años de su muerte, sucedida el 2 de agosto de 1981, y celebro que en un acto de justicia la Legislatura porteña se haya hecho eco de una iniciativa de la legisladora Magdalena Tiesso de Peronismo Militante y le rinda un merecido homenaje oficial.

*Ex Diputado Nacional

Opiniones (2)
21 de julio de 2018 | 23:08
3
ERROR
21 de julio de 2018 | 23:08
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. LEYENDO LA REVISTA EL GRAFICO,RECUERDO EL COMENTARIO DE BOROCOTO EN SUS FAMOSAS ""APILADAS¡¡.SE COMENTO MUCHO ESTA PROEZA ATLETICA ¡¡ RECUERDO E/OTRAS AL ""LEON DE WEMBLEY "" ""RUGILO "",EL ARQUERO DE VELEZ."EL BIGOTUDO""SE Q. LE PUSO UN CANDADO AL ARCO Q,EL CUIDABA EN LA MISMISIMA CANCHA INGLESA..EL ESTADIO DE WEMBLEY¡ ENORME LA TRASMISIONES, DE EL GRAN ""FIORAVANTI ""¡¡
    2
  2. Merecido el homenaje a quien puso en alto la bandera de nuestro país. Segunda y última medalla de oro argentina en atletismo (Antes "zavalita", Juan Carlos Zavala había ganado en Los Angeles 1932). Mención también para un mendocino humilde, otro "negro", Eusebio Guiñez, que también corrió aquella maratón de Londres, terminando en 5º lugar, luego de haberlo cansado al belga para que Cabrera avanzando desde atrás pudiera finalmente ganar en un verdadero juego de equipo.
    1