El problema de Mendoza es que es muy mendocina

Estamos en una sociedad a la que le cuesta hablar de cambios, donde la comodidad de todo lo conocido nos cae bien. Aunque el tiempo y las condiciones nos indican que necesitamos cambiar, no queremos dejar que el futuro llegue.

La costumbre y la cotidianeidad suponen un estado de comodidad que en muchos lugares del mundo parecen estar arraigados en la comunidad, tanto que ante cualquier opción de cambio o de modificación de lo conocido parece ser una cuestión que en muchas ocasiones no estamos dispuestos a discutir. Eso parece suceder en Mendoza ante planteamientos, especialmente sobre el futuro y los cambios que se necesitan en la provincia, los que muchas veces rechazamos de plano y ni siquiera estamos dispuestos a debatir.

Al preguntarle a un amigo sobre esa situación y la aparente negativa a discutir cambios de fondo, me dijo que "el problema es que Mendoza es muy mendocina", dando a entender que los que habitamos esta provincia preferimos lo que ya conocemos y nos quedamos en esa especie de estado de comodidad que no estamos dispuestos a discutir.

En ese contexto, se me vinieron dos situaciones a la mente, la reforma constitucional y la discusión sobre la diversificación de la matriz productiva. Ambas, cuestiones que implican cambios en las bases, cambios profundos y que tienen impacto en el futuro de la sociedad mendocina.

Conversando con un secretario ministerial sobre la negativa a "discutir" sobre nuevas industrias y alternativas -como la minería- para una nueva matriz productiva, hizo una buena reflexión sobre la situación actual de la provincia y sus industrias madre. "Las industrias de base son como la polenta, son las que te tienen que dar de comer todo el mes, la polenta no debe faltar. Las otras actividades son como la carne y las salsas, que van a venir a darle más sabor. Pero cuando no tengas la carne y la salsa no te morís de hambre, porque tenés la polenta. El problema hoy es que la polenta no alcanza para todo el mes", me dijo.

Mendoza pbi

Si lo que tenemos ya no nos está dando para asegurar una provincia próspera, con futuro y sustentable, por qué no nos abrimos a nuevas alternativas. Hoy, y de acuerdo a los números que el Ejecutivo provincial maneja, los sectores que más aportan al PBI son el turismo, los servicios sociales y la industria manufacturera. Sin embargo, no estamos dispuestos a discutir la posibilidad de atender mejor al turista con mayor oferta comercial, por ejemplo.

Cuando se plantea la posibilidad de tener horario corrido en el comercio o abrir los domingos, las puertas se cierran casi de inmediato, cuando podríamos iniciar el diálogo y discutir de qué forma todos podrían verse beneficiados, tanto los trabajadores, como los comercios y la provincia. Y ese es sólo un ejemplo de esa comodidad que a veces nos hace evitar ciertas discusiones.

En el listado del PBI están más abajo los servicios financieros, el petróleo junto a la minería y el gas y la agricultura, todas actividades que pueden seguir creciendo, pero que en algunos casos atraviesan profundas crisis, como es el caso de algunos productores. En ese contexto, por ejemplo, no se abren las puertas para dialogar la posibilidad de avanzar con la minería que permite la ley 7.722 y la consiguiente activación y potenciación de otros sectores, como la misma industria manufacturera. Esto porque sólo al nombrar la palabra minería, cierra todas las puertas y no hay opción de discusión seria.

¿Por qué no podemos sentarnos y hablar de lo que podemos hacer y lo que no? ¿Nuestra Mendoza es tan mendocina como para preferir "evitar siempre la jeringa"? ¿No será mejor dialogar y con mente de estadista pensar en la Mendoza del futuro?

Constitucion de-la-Provincia-de-Mendoza

Un punto que hace que Mendoza sea muy mendocina es la desconfianza que hay en los gobernantes, porque muchas veces se prometieron cosas que no se cumplieron y vemos en cualquier cambio una segunda intención, un engaño, un algo escondido que no no están contando, pero "que seguro será para cagarnos".

Ese sentimiento, por ejemplo, se refleja -desde mi punto de vista- en la negativa que existe a tocar, aunque sea en lo más mínimo, la Constitución Provincial. La carta magna que data de 1916 y cumple 100 años, es otra materia que cuesta discutir a nivel masivo, tanto que en la actualidad las jornadas de discusión que se desarrollan son acotadas, pero al momento de intentar ampliar el debate hay una resistencia, especialmente por la posibilidad de que se intente avanzar con la reelección del gobernador.

Los comentarios en los foros y los resultados de las consultas, dan muestra de la negativa a discutirla, a pesar que ya tiene un siglo y que, claramente, no vivimos en las mismas condiciones ni proyectamos la provincia como hace 100 años.

Con una provincia en crisis, con arcas provinciales complicadas, pero con un potencial enorme, no será momento de sentarnos a conversar lo que es mejor para nosotros, lo que esperamos para los próximos años, década y siglos. Discutir, compartir ideas y hablar de lo que somos, de lo bueno y lo malo que tenemos, puede ser el primer paso para salir de la comodidad que -a mi entender- por momentos nos invade y nos impide ver que hay cosas que necesitan grandes cambios, pero que no son posibles sin grandes debates y sin una sociedad movilizada.

En el Gobierno provincial, empezando por el mismo Cornejo, hay una visión llamativa y que apunta a cambios fundamentales, pero como se avanza en ciertos temas, hay otros en los que el llamado "costo político" puede afectar y volver a ponernos en la situación de "sacarle el c...a la jeringa ". Ese efecto también es producto de la falta de debate, porque si cuando no nos gusta algo y no apuntamos al diálogo cortamos una ruta, el político con visión se transformará en un rehén que no puede sacar adelante al potencial estadista que tienen ciertas autoridades.

"Mendoza puede ser muy mendocina", pero también puede ser una provincia que cuida su identidad sin dejar de mirar al futuro y proyectar un Estado moderno con posibilidades y condiciones óptimas de desarrollo para todos.

Opiniones (25)
23 de mayo de 2018 | 06:52
26
ERROR
23 de mayo de 2018 | 06:52
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Jamás digas jamás.... ¿y la mitad de cerro de medio km que ya sacaron con la cementera en Las Heras?????... haciendo cemento y llevando derivados a Cba. para sacar mayor valor agregado allá???? Hay comentarios que dan risa.-
    25
  2. Exhiben pergaminos de profesionales eruditos e iluminados, sin embargo, a la luz de lo que escriben en cada uno de sus comentarios, pretenden defiender su postura tan sólo con estigmatizaciones y etiquetas falsas (burgueses, ecotruchos, pagados, etc.). Está claro que el futuro de Mendoza no puede quedar en manos de charlatanes; por eso es que, con el correr de los años y tras el fracaso recurrente de sus rebuscadas estrategias comunicacionales basadas exclusivamente en la descalificación del otro y su denigración como persona, finalmente, en el patrimonio intangible que constituye el imaginario popular de los mendocinos se consolida una vez más que lo fundamental para acercarse a los postulados universales del buen vivir, es el cuidado del agua, el amor por la tierra y su lucha por defenderlas del pillaje y la depredación que vienen de la mano del modelo extractivista. Por más coach del optimismo que busque el lobby corpotativo, en Mendoza JAMÁS habrá megaminería.
    24
  3. contaminar atrasa, saquear atrasa, violar leyes atrasa, los espejitos de colores atrasan. nos sobran los argumentos científicos, económicos, sociales etc, para sostener nuestra posición. nos vamos porque estamos hartos de que ustedes, en vez de atenerse a dar los argumentos y explicaciones científicas que un diálogo digno de ese nombre requiere, se limitan a acusar sin ninguna prueba, y a insultar nuestra inteligencia y nuestra identidad -como en esta nota- recurriendo sistemáticamente a la falacia de ENVENENAMIENTO DE FUENTES. muy propio de ustedes: lo mismo que hacen arriba, en las nacientes de los ríos, lo hacen abajo con las palabras: esparcen mierda y palabras tóxicas, las dejan flotando en el ambiente, a ver si alguien se las traga. En todos los niveles hacen lo mismo: en este foro, en las mesas de diálogo, en las notas que dan a los medios: esa es la razón por la que nos vamos, no vamos a legitimar esa farsa a la que ya ven: le han tenido que tachar del nombre el adjetivo "sustentable" aplicado a la palabra minería, porque científicamente ningún tipo de minería es sustentable, y ustedes llevan años esgrimiendo esa falsedad ideológica como propaganda...
    23
  4. Asi es la historia con esta decadente provincia. La capacidad de trabajo se tiene que utilizar en otro lado, gracias a los ECOTRUCHOS UNIDOS y toda la manga de atrasadores seriales de cualquier desarrollo industrial. Ahora han hecho un desplante y se van de la mesa de dialogo que el gobierno propuso. POR SUPUESTO que esto iba a suceder, no por las mentiras que han puesto como pretexto para irse, sino POR SU PROPIA INCAPACIDAD para sustentar SIN FANATISMOS y CIENTIFICAMENTE su pobre postura en contra de la mineria. NO SON ECOLOGISTAS, solamente TRABAJAN de antimineros pagados por los que no quieren ninguna actividad industrial en Mendoza que mejore las condiciones laborales.
    22
  5. Regla numero uno para la explotación conservadora burgues: resaltar que nada debe cambiar y que todos debemos mantener nuestras costumbres, aunque ello represente trabajos mal pagos y explotadores, trabajo infantil, apoyar la economia burguesa tradicional que solo beneficia a unos pocos, rechazar todo tipo de desarrollo o cambios que traigan el desarrollo industrial, hacer creer que los subsidios constantes del estado bobo son para apoyar a pequeños cuando en realidad solo lo reciben los grandes, robarse el banco provincial y echarle la culpa a una sola persona ocultando que los beneficiados fue la burguesia local, robarse los recursos naturales como el agua para controlar el desarrollo economico y social, y por ultimo HACER CREER A UNOS POCOS QUE EL DESARROLLO LES ESTA ROBANDO LO PROPIO, CUANDO EN REALIDAD LA BURGUESIA LES ESTA ROBANDO UN FUTURO DIGNO, dejando al pueblo viviendo con inseguridad, sin hospitales, sin rutas, sin trabajo, sin esperanzas.
    21
  6. Regla número uno de la colonización: antes de robarte tu patrimonio, primero te tienen que hacer sentir avergonzado de quién sos, de tu cultura, tus costumbres, tu identidad, igual que para estafarte: hacerte sentir que lo que tenés no vale nada (agua, tierra, pueblos, trabajo de generaciones y generaciones para hacer de esto un oasis en el desierto, con todo lo que eso implica) para quitártelo más fácil: sólo así se puede colonizar mentalmente para luego saquear a gusto. No vamos a caer en esta trampa: toda esta parrafada para querer meternos la megaminería y reelecciones indefinidas como las de Gioja: ni a ganchos. Después de Veladero, después de los desastres de Vale en Mendoza y en Minas Gerais, ninguna persona de bien puede seguir defendiendo a la megaminería, ni pretender meternos el perro con el verso flojo de la ampliaciòn de la matriz productiva: pregunten en Jáchal cómo la MEGAMINERÍA REDUJO LA MATRIZ PRODUCTIVA. Más que orgullosos: FELICES DE SER QUIENES SOMOS, DE HABER TENIDO LA INTELIGENCIA, LA VALENTÍA Y EL ALMA BIEN PUESTA PARA DECIRLE SÍ A LA VIDA, SÍ AL AGUA PURA, Y HABERLES CERRADO LA PUERTA EN LA CARA A LOS SAQUEADORES Y LOS ENVENENADORES. Cambios sí: cambiemos ya mismo hacia las tecnologías y las energías LIMPIAS, LIBRES Y GRATUITAS. El futuro va por ahí
    20
  7. El lobbying corporativo de la megaminería, floreo retórico y pauta mediante, pretende llevar al paroxismo la falsa necesidad de instalar su actividad depredadora y contaminante en Mendoza, de las más rebuscadas, delirantes y antojadizas maneras, mediante el uso de estrategias comunicacionales basadas en estigmatizaciones y asociaciones deliberadamente apócrifas e infundadas; en sintonía con "mesas de diálogo" sesgadas, con su falso intento de promover, facilitar y garantizar la participación real y equitativa de todos los actores, destinadas al fracaso por estar armadas exprofeso para intentar infructuosamente dibujar una validación social que de antemano saben perfectamente que no tienen. Mendoza bien puede jactarse de ser bien mendocina y de pura cepa (y no sanjuanina, por ejemplo, derrame de cianuro mediante), porque muchos mendocinos tenemos sentido de pertenencia a nuestro territorio, bienes comunes y patrimonio, un sentir que quien carece de empatía no termina de comprender y termina por defecto etiquetando al que lo tiene, en vez de atenerse a argumentos fundados para defender su postura, si es que los tiene. Más allá de los calificativos con que erróneamente se intenta insuflar en la opinión pública un arquetipo erróneo del mendocino standart o de una sociedad mendocina standart (como si los mendocinos fuéramos todos clones o robots seriados salidos de la misma fábrica), con la sola excusa de no encajar en el esquema y los intereses particulares del capitalismo corporativo global; a la luz de los trascendentales, públicos y notorios hechos concretos (como ser la sanción de la Ley 7722 y su posterior constitucionalidad, la sanción de leyes de creación y/o ampliación de Áreas Naturales Protegidas, el rechazo administrativo, legislativo, judicial y social de proyectos mineros, la participación en el Plan Provincial de Ordenamiento Territorial, la sanción a nivel nacional de la Ley de Glaciares, etc.); podemos afirmar con fundamentos empíricos y a pesar de que falta mucho camino por recorrer, que Mendoza es revolucionaria en materia de protección ambiental y participación ciudadana, no por obra y gracia de sus gobernantes y empresarios, sino por voluntad de un pueblo en la calle, que se niega rotundamente a ser sumiso y sacrificable, mal que le pese a los artífices del modelo extractivista.
    19
  8. La nota, muy buena. El comentario de noimporta... EXACTO. Nuestro problema son los politicos CAGONES que no ven mas alla de votito del ecotrucho en la proxima eleccion. No son estadistas, son ratas de comite que se ganaron el puestito repartiendo panfletos durante 20 años.
    18
  9. No hay nada mas decoroso, que un menduco haciendose el fino y viviendo de acuerdo a los cánones de Mendoza .Ves al mismo menduco de joda en Buenos Aires o Córdoba y es otro . Hasta te sorprendes de lo creativos que pueden llegar a ser .
    17
  10. A Mendoza le hace falta un toque de cultura asiático . Sacar el drama que de todo hacen las raices gallegas ,el temperamento de los italianos y ponerle un poco de Asia . Cultura del laburo , aclarales con leyes a los narcos y adictos ,que acá no . Y a los vagos ponerles reglas claras .De una Oficina Fiscal salis una sola vez , a la segunda al paredón . Vas a ver que Provincia tenemos en 6 meses .
    16