opinión

Gestión de móviles en las empresas

Gestión de móviles en las empresas

 "Las empresas deben tener una estrategia robusta para la gestión de su flota de dispositivos móviles".

Los dispositivos móviles están gobernando el mundo de la tecnología, tanto en el ámbito empresarial como en el personal. Es fácil asumir que la industria de dispositivos móviles seguirá marcando records de consumo. Todos somos cada vez más dependientes de estos dispositivos a toda hora, por eso, una correcta gestión de los mismos es crítica en cualquier empresa, cualquiera sea su tamaño o actividad.

Los empleados pueden tener acceso a datos de la empresa en cualquier lugar donde se encuentren y, si bien las empresas se benefician teniendo a sus funcionarios conectados al trabajo mayor cantidad de horas, también es una realidad que las vulnerabilidades aumentan si su flota de móviles no es manejada correctamente. Incluso en las grandes organizaciones, donde la mayor escala permite más inversiones para mitigar los riesgos asociados al uso personal de teléfonos inteligentes o tablets, las políticas de uso de móviles tienen aún un importante espacio de mejora.

El uso masivo de estos dispositivos y sus potenciales vulnerabilidades hace imperioso la necesidad de tener una estrategia robusta para la gestión de los móviles, cualquiera sea el tamaño o rubro de la empresa es conveniente tener una política clara y lo suficientemente amplia para apalancar los negocios sin disrupciones.

Contar con una política da un marco de gobernabilidad al uso de móviles en los lugares de trabajo, permitiendo aumentar la eficiencia y la agilidad de los negocios.

Por eso, es vital tener en cuenta ciertos aspectos desde el inicio para evitar episodios no deseados.

Las empresas deben ser responsables de la gestión de su flota. En casi todas las organizaciones, el uso de dispositivos móviles es parte fundamental del día a día de los negocios. Tanto en los móviles facilitados por la empresa, como en los que son propiedad del empleado, las organizaciones deben hacerse responsable de los datos relacionados con el negocio almacenados en ellos.

Dicho gerenciamiento requiere mucho más que el mero mantenimiento y vigilancia. Aspectos como la piratería, el robo de información, el malwere y la seguridad en general deben ser considerados en el desarrollo de esta estrategia.

Es recomendable, que las empresas tengan una política de uso de móviles, insisto, que alcance los celulares corporativos y los de sus funcionarios que son utilizados en la empresa, con el fin que todos sus empleados tengan claro cómo deben utilizarlos, prácticas de seguridad, reglas de uso y sus responsabilidades. Una correcta gestión de móviles es vital para el funcionamiento de los negocios sin interrupciones.

Hay que capacitar a los empleados para concientizarlos acerca del aumento dramático de delitos informáticos relacionados con la piratería, el secuestro remoto de dispositivos para intervenir llamadas o los llamados ataques de Denegación de Servicio, que pueden apagar o no permitir la conexión del dispositivo. Porque estos ataques, no solo ponen en riesgo a la persona sino también a sus empresas, cada empleado debe tener una clara comprensión de cómo aprovechar al máximo su dispositivo móvil y también cómo evitar potenciales ataques o caídas del servicio.

Los funcionarios también deben ser capaces de poder resolver incidentes menores especialmente si las áreas informáticas que les dan soporte, no están disponibles por alguna razón de horario o distancia

Es conveniente también tenerlos al tanto de cualquier actualización de software que sea relevante para la seguridad de sus dispositivos. Es responsabilidad de la empresa, educar y ayudar a sus empleados para que comprendan que tener datos de la empresa en sus dispositivos es un privilegio y que dicha información debe ser tratada con extrema precaución y respeto.

Otro aspecto critico a considerar es tener organizado un grupo de soporte el cual puede ser interno o externo. Una política para dispositivos móviles no se refiere solo a Smartphones, también incluye Tablets, Laptops y cualquier desarrollo de software que corra en los mismos. Un esquema de soporte debe ser simple pero lo suficientemente amplio para que cubra todos los dispositivos y el software que se ejecuta en ellos. Deben estar preparados para atender a múltiples equipos, con distintos sistemas operativos, como así también, tener la capacidad de solucionar los problemas de hardware que se presenten. El uso de estos dispositivos aumenta la productividad de los empleados, es por eso que debe considerarse especialmente cómo se les dará soporte para propiciar su uso en forma continua.

La seguridad sigue siendo el principal desafío en la gestión de los móviles en la empresa. Estas deben asegurarse el cumplimiento de normativas en relación al acceso y protección de datos. Deben tener la capacidad de controlar que aplicaciones pueden ser instaladas y en que en ámbitos son utilizadas.

Quizás la principal amenaza, sobre todo luego de conocer las cifras alarmantes que se difundieron esta semana en Argentina, es el robo o pérdida física del aparato porque, en este caso, el perjuicio es mayor debido a la pérdida de la información de la empresa y la caída de productividad del funcionario, si no se cuentan con respaldos y mecanismos rápidos para reponer el equipo funcionando completamente. En este escenario, los equipos de soporte deben tener la capacidad de bloquear y borrar el equipo en forma remota en caso de robo o extravío. Otros aspectos que deben considerarse en relación a la seguridad, es tener una política de contraseñas alineadas con las buenas practicas, y de ser posible aplicar la encriptación de los datos corporativos en estos dispositivos. Para ello, se puede utilizar software del tipo MDM (Mobile Device Management) ya sea en un entorno propio o tercerizado.

Todas las organizaciones ya utilizan dispositivos móviles por ese motivo deben tener claro la criticidad que tiene la movilidad para sus negocios y analizar los riesgos que puedan afectar su normal funcionamiento. La implementación de un modelo de gobernabilidad con un enfoque estratégico para el uso de sus activos móviles simplifica y asegura la gestión de cada dispositivo, no solo para el entorno actual, sino también, para los futuros ambientes de trabajo móvil, que tendrán más variedad de dispositivos, con más marcas y modelos, con mayores capacidades y miles de aplicaciones disponibles para ser utilizadas accediendo a inmensos volúmenes de información.

(*) Fernando Castillejo, es Licenciado en Sistemas y Computación con postgrados en Ingeniería de Sistemas, Informática estratégica y Gestión de Proyectos. Es experto en gestión de informática corporativa con más de 25 años de experiencia en cargos gerenciales en empresas multinacionales de vitivinicultura, petróleo, banca, servicios públicos, industria y energía.