En foco

Un masaje cardíaco de Uruguay al Mercosur

Brasil y Paraguay se niegan a que Maduro presida el bloque. Argentina, con posición tibia. Uruguay se retira de la presidencia y queda acéfalo.

Un masaje cardíaco de Uruguay al Mercosur

 Uruguay dio por terminado su período al frente de la presidencia del Mercosur, en forma unilateral y cumpliendo los plazos legales el próximo 30 de julio. Lo hizo ante las constantes suspensiones de las cumbres que debían darle continuidad a las sesiones del bloque, motivadas por el nuevo panorama político sudamericano y la negativa a entregarle la presidencia a quien le tocaba, Nicolás Maduro, por ser el turno de Venezuela.

Uruguay, para abandonar su silla de comando del grupo de naciones, basó su determinación en el artículo 37 del Tratado de Ouro Preto. Esta norma establece que las decisiones se deben tomar por consenso y con la presencia de todos los estados parte. Como así no sucedió, se fue. En ese contexto, todo el funcionamiento del Mercosur -transformado en una enorme burocracia con escasos beneficios mutuos en funcionamiento- languidece. Lo que impacta es que Uruguay se "corra" de la conducción y la sede quede en su capital, Montevideo. Acéfalo, el Mercosur no está desesperado por conseguir quien lo lleve adelante en momentos en que los nuevos gobiernos miran con mayor "cariño" la alternativa de la Alianza del Pacífico.

La cumbre debía realizarse el 30 de julio, y fue cancelada, una vez más.

Lo que se espera ahora es que lejos del consenso establecido en sus estatutos para definir autoridades, ante la ausencia de Uruguay lo que debería suceder es que, formalmente, Venezuela informe que quiere asumir la presidencia y es allí en donde tendrán que expresar sus puntos de vista los países miembros. Argentina, hasta ahora, ha tenido una doble cara en la corta etapa de Mauricio Macri: critica con dureza al régimen venezolano, pero admite institucionalmente al gobierno de Maduro. Se especula con que las posiciones del Brasil de Michel Temer y Paraguay con Horacio Cartes sean más duras, ya que se han mantenido enérgicamente en contra de la legitimidad del gobierno chavista.

Uruguay, con su gesto, lo que está haciendo -más que un desplante- es una provocación, un masaje cardíaco para ver si el núcleo de países del Cono Sur y sus asociados puede seguir viviendo un tiempo más.


Opiniones (1)
18 de junio de 2018 | 11:07
2
ERROR
18 de junio de 2018 | 11:07
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. El MIERCOSUR ya todos se dan cuenta que es mas farsa que el futbol para todos, los paises con desarrollo ya miran a la alinza para el pacifico y tal es la intrascendecia del MIERCOSUR que la silla la tendria el profe jirafales INMADURO que cada dia se parece mas al dictador de costa pobre de olmedo.
    1