opinión

Prevaricando como Dios manda

Prevaricando como Dios manda

 Un nuevo hecho delictivo tiene a la iglesia católica en el ojo de la tormenta.

Las valijas voladoras de un ex funcionario K y la presunta connivencia de obispos e integrantes de un monasterio, han permitido hacer foco en la multinacional religiosa, experta en protagonizar hechos contrarios a la moral que pregona, en especial, los que se relacionan con lo económico y financiero.

El precepto bíblico que declara No podéis servir a Dios y al dinero (Mt 6, 24), nuevamente ha sido mancillado por la imperecedera voracidad de su jerarquía, grupos sectarios y no pocos laicos, todos englobados en el neofariseísmo, actitud religiosa de moda, luego que se designara papa a un argentino.

En el convento, obispos y curas celebraron numerosas misas para los hoy procesados resultando, luego, que intercambiaban hostias por valijas con millones de dólares.

No es de extrañar, entonces, que religiosos y seglares se vean involucrados en este tipo de hechos. La historia está plagada de ejemplos que no hacen otra cosa que demostrar que en el catolicismo romano no hay una pizca de cristianismo.

Hay un refrán muy conocido en círculos clericales que dice que en la iglesia católica todo lo que no es sagrado es secreto. Y como siempre pasa, al ser descubiertos en su tradicional sigilo delictivo, la institución religiosa salió a dar explicaciones a través de la alta clerigalla.

Pudieron leerse declaraciones variopintas: desde el obispo responsable del control del convento, pasando por un comunicado de la C.E.A., hasta lo expresado por el nuncio apostólico. Todas tratando de defender lo indefendible y con el claro objetivo de cualquier organización transpersonal: defender la imagen de la institución, como sea.

De aquellas declaraciones, se destaca la del prelado de Mercedes-Luján en cuanto que su obispado iniciará una investigación canónica, es decir, la iglesia pondrá en marcha su propio aparato administrativo (y si lo amerita, el judicial), para llegar a su verdad.

En este punto surge el problema que queremos enfocar, cual es, que el orden jurídico eclesiástico ha sido elaborado a contramano del sistema internacional de derechos humanos, no ofreciendo ningún tipo de garantías. Es un sistema tan corrupto como los ancianos de bonete y faldón.

1. Sistema jurídico ¿religioso?

Muchos se preguntarán por qué la iglesia católica puede tener en nuestro país tribunales propios y aplicar su propia normativa.

Para responder brevemente esos interrogantes hay que destacar que los tres monoteísmos históricos tienen sus propios sistemas jurídicos. El islam, el judaísmo y el cristianismo - en su variante católico romana -, han elaborado sistemas normativos cuyo núcleo central es lo que ellos llaman derecho divino, con caracteres propios (superioridad, inmutabilidad, plenitud y universalidad), cuyo análisis excede la presente opinión.

El derecho divino ha sido revelado y transmitido por escrito y oralmente: textos sagrados y Tradición apostólica fueron las vías elegidas. Los evangelios, según el criterio católico, no han sido dictados por Dios, sino inspirados. Por eso se necesita la interpretación humana para determinar si provienen de la deidad invisible, o si es producto de los intereses de los hombres.

Es acá donde aparece el huevo de la serpiente ya que siempre habrá mediación humana en la transmisión de aquél derecho, y por lo tanto, probabilidad de manipulación, interpretación arbitraria y dudosa certeza.

Es que la religión - como señala José María Castillo - no se reduce a la relación con una deidad sino que es una relación mediada, donde intervienen mediadores asociados a jerarquías que entrañan un sistema de ritos, rangos y poderes que implican sometimiento y subordinación, no sólo a la deidad, sino a los mediadores que manipulan conforme sus intereses.

En materia eclesiástica, no rige el dicho popular hecha la ley, hecha la trampa. La ley es la trampa y la trampa es ley.

2. Sistema forense de la iglesia: paralegal y violatorio de derechos

El sistema jurídico clerical puede funcionar en aquellos estados - como el argentino - que han firmado con la iglesia católica un acuerdo internacional denominado concordato, una herramienta jurídica que reporta beneficios sólo a la iglesia y produce un quiebre en la soberanía de los países.

Fue Antonio Gramsci quien advirtió semejante picardía, calificando la firma de dicho acuerdo como una capitulación de los estados que abre una veta en el poder soberano y crea un enclave jurídico a favor de la iglesia dentro del orden jurídico estatal, es decir, se le otorga una prebenda que implica el funcionamiento de un sistema paralelo al estatal, donde la impunidad reina a sus anchas ya que las instancias de control son insignificantes.

Y dentro del sistema jurídico religioso se encuentra una prerrogativa medieval llamada privilegium fori, el fuero eclesiástico, famoso por su corrupción y depravación, tolerado como fuero personal en nuestro ordenamiento jurídico sin perjuicio de ser lisa y llanamente contrario al artículo 16 de la Constitución Nacional.

Un ejemplo actual de dicho privilegio es el motu proprio del papa Francisco - Como una madre amorosa - donde obispos acusados de negligencia en llevar casos de abusos sexuales podrán ser juzgados por otros clérigos, en organismos propios, con normas propias, sin ninguna tipo de garantías de independencia ni imparcialidad. Ellos mismos se imputan, se escuchan y se juzgan. Las garantías de imparcialidad e independencia judicial, pisoteadas sin escrúpulos.

Pero la trampa no termina ahí. La creación del enclave jurídico no sólo permite poner en funcionamiento tribunales propios sino también aplicar normas propias - el sistema normativo canónico - paradigma de la ilegalidad y contrario al derecho internacional de los derechos humanos, no sólo en lo procedimental sino en el derecho sustantivo.

Allí encontramos vivita y coleando a la censura, con procedimientos a cargo de la ex Inquisición; también está vigente el delito de herejía, símbolo de los etnocidios y crímenes contra la libertad de pensamiento y expresión fomentados por el catolicismo.

3. Algunos casos de anti-justicia eclesiástica

Que el obispo de Mercedes-Luján salga a los medios - con la mejor cara de póker - a anunciar que su obispado iniciará una investigación completa, aplicando el canon 1717, no es indicador de transparencia y respeto de principios generales del derecho alguno. Tranquilamente, podría decirse que es una nueva fullería de prestidigitador.

Es el mismo canon que la iglesia aplica ante una denuncia de abuso sexual y que es garantía de impunidad, denegación de justicia y abuso de poder, ratificado en informes de la ONU.

Ejemplos de anti-justicia eclesiástica hay numerosos, por acción u omisión. Desde los casos del pedófilo Grassi y el homicida Von Wernich, a quienes no se les ha iniciado aún investigación ni juicio canónico alguno (a pesar de sus condenas en la justicia ordinaria); pasando por el caso del criminal Marcial Maciel, encubierto metódicamente por el hoy santo de los pederastas, sin juicio canónico; hasta los referidos procedimientos de censura (ordinario y urgente), que se han cobrado más de un centenar de teólogos/as expulsados y que se caracterizan porque los involucrados no saben quiénes son sus inquisidores.

La referida investigación interna para esclarecer hechos presuntamente delictivos en el monasterio de General Rodríguez no es sino la ratificación que la institución religiosa continúa montada en el fraude y el sofisma; el oscurantismo y el secreto.

No en vano, Giovanni di Lorenzo de Medici - el papa León X - lanzó una suerte de profecía, cumplida escrupulosamente por la iglesia católica hasta nuestros días, y que reza: "¡Cuán provechosa nos ha resultado esa fábula de Jesucristo!".



Opiniones (3)
23 de mayo de 2018 | 06:58
4
ERROR
23 de mayo de 2018 | 06:58
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. a través de los siglos, el vaticano ha sido un antro de perdición, donde se han aunado matanzas en nombre de Dios, prostitución, violaciones de menores de ambos sexos, interferencias politicas ( que Francisco ha intensificado ), y todo lo que va en contra de lo que Dios vería con buenos ojos. muy acertado Lombardi al decir que las escrituras no han sido inspiradas por Dios. De todas formas después de 2.000. años no son aplicables. sin previa reforma de fondo actualizada al siglo XXl.-
    3
  2. Como todo hipócrita, intenta mostrar el vaso vació que ve de la iglesia y el lleno de el!!! Felicitaciones por su equilibrio-desequilibrio.
    2
  3. LA ERUDICCION DEL SR LOMBARDI ME DEJO ESTUPEFACTO ¡¡ ¡¡QUE BUENO SERIA LEER COMENTARIOS COMO ESTE ¡¡ LO SIGO SR. LOMBARDI ¡¡
    1