opinión

Lo que esconden los sombreros: cátedra de felicidad

El elenco Marabunta Teatro acierta con un espectáculo que es sinónimo de calidad y calidez. Atmósfera lúdica y perfección técnica en una de las mejores alternativas para chicos en estas vacaciones de invierno.

Lo que esconden los sombreros: cátedra de felicidad

Cada año, cuando llegan las vacaciones de invierno, comienza la odisea de mantener a los niños entretenidos. Afortunadamente, cada temporada hay más propuestas. Pero también, más fiascos. Una buena estrategia a la hora de elegir un espectáculo infantil, consiste en chequear el elenco al que pertenece. Si bien esto no es garantía absoluta, porque todo grupo tiene sus altibajos; puede funcionar como indicio antes de preparar una salida en familia.

En este sentido, el elenco Marabunta Teatro es desde hace tiempo sinónimo de calidad y calidez. Y estas son las dos premisas que esencialmente definen a la creación que están presentando en estos días, Lo que esconden los sombreros. La obra fue estrenada en 2015, y distinguida a comienzos de este año en la Fiesta Provincial del Teatro, donde además uno de sus protagonistas, Matías González recibió una mención por su actuación.

Lo que esconden los sombreros nota

Desde el comienzo hasta el final, el espectáculo se sostiene por su soltura y perfección técnica. Más allá de que a simple vista parezca sencillo, uno de los factores más complejos de lograr en un buen show para chicos, es el de ensamblar una atmósfera juguetona con un alto nivel de precisión en todos los aspectos de la puesta en escena.

Lo que esconden los sombreros no necesita un arsenal de efectos para mantener la atención de los niños, porque los actores en sí mismos cuentan con un caudal de recursos que van del canto a la danza, pasando por algunas piruetas de acrobacia; y reforzando el pulso con una vibrante música en vivo propulsada por Manuel Damia, que aquí además de su combo de efectos de percusión acústicos y electrónicos, se destapa también como un gran actor.

A nivel narrativo, la premisa es sencilla, y por momentos despareja. A través de distintos sombreros, se esbozan historias y se alude personajes clásicos como Don Quijote, o Romeo y Julieta. El ritmo con el que fluyen estos relatos es sostenido, aunque algunos tienen gags y remates más atractivos que otros. Cada anécdota tiene su moraleja, con anclajes sobre el cuidado ambiental, la diversidad y el respeto.

Tal vez hubiera sido más rico destacar matices y diferencias entre los protagonistas, que vayan más allá del juego con su apariencia física; pero eso se compensa sobradamente con la impecable precisión de los actores, y el lucimiento que tienen en su compacta performance como conjunto. Todos tienen sus instantes de brillo, aunque Emanuel Gauna se lleva algunos de los momentos más festejados por la platea. 

 

Para los adultos, Lo que esconden los sombreros despliega una batería de guiños generalmente relacionados con referencias musicales. De esta manera, la felicidad de los niños también tiene su grado de disfrute en los padres. Sin baches ni estiramientos innecesarios, la obra termina a los 50 minutos, duración perfecta para una propuesta infantil, que otros elencos bien podrían replicar. Marabunta Teatro, con Gabriela Garro en la dirección, entretiene con nobleza y dedicación. En medio de una cartelera frondosa, que se divide entre aciertos y papelones, a veces lo mejor es apostar por los que saben. 

Lo que esconden los sombreros flyer


Ficha:

Lo que esconden los sombreros

Del 11 al 17 de julio en Teatro Independencia (Chile y Espejo). Doble función: 16 y 18 hs. Entrada: $50.

Del 18 al 20 de julio en la Sala 2 de la Nave Cultural (España y Maza). Doble función: 15:30 y 19:30 hs. Entrada: $50.

Del 21 al 24 de julio en la Sala Roja de la Nave Universitaria (Maza 250). A las 17 hs. Entrada: $50.

Con: Emanuel Gauna, Matías González y Manuel Damia

Dirección: Gabriela Garro


Opiniones (0)
25 de mayo de 2018 | 02:21
1
ERROR
25 de mayo de 2018 | 02:21
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"