opinión

Invertir en Educación Sexual Integral (ESI) es una obligación del Estado

Invertir en Educación Sexual Integral (ESI) es una obligación del Estado

Ante los recientes despidos y posteriores reincorporaciones, por el plazo de tan sólo 2 meses, de 5 de los/as 15 empleados/as del Programa Nacional de Educación Sexual Integral, y la denuncia del freno de la transferencia de fondos a las provincias, como así también del cese de la capacitación a docentes de todo el país, entre otras deficiencias planteadas por los/as propios/as capacitadores/as del Programa, desde el Movimiento Mujeres de la Matria Latinoamericana - MuMaLá manifestamos nuestra preocupación al encontrarnos ante un escenario de posible desmantelamiento del Programa Nacional de Educación Sexual Integral dependiente del Ministerio de Educación de la Nación, a cargo del Ministro Esteban Bullrich.

La ley 26.150 de creación del Programa Nacional de Educación Sexual Integral (ESI) fue sancionada en octubre del 2006, y establece entre otros aspectos que: "todos los educandos tienen derecho a recibir educación sexual integral en los establecimientos educativos públicos, de gestión estatal y privada de las jurisdicciones nacional, provincial, de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y municipal".

A pesar de haber avanzado en distintos aspectos desde la sanción de la ley, como por ejemplo la capacitación a docentes en las distintas provincias del país, y de contar con más y mejores herramientas, nos encontramos lejos de que se hayan concretado los objetivos propuestos por la misma, los cuales se encuentran definidos en su Art. 3: "Incorporar la educación sexual integral dentro de las propuestas educativas orientadas a la formación armónica equilibrada y permanente de las personas; asegurar la transmisión de conocimientos pertinentes, precisos y confiables y actualizados sobre los distintos aspectos involucrados en la educación sexual integral; promover actitudes responsables ante la sexualidad; prevenir los problemas relacionados con la salud en general y la salud sexual y reproductiva en particular; procurar igualdad de trato y oportunidades para mujeres y varones".

Podemos afirmar que a 10 años de la sanción de dicha ley, el Estado Nacional y los Estados provinciales no han garantizado su efectivo cumplimiento, por el contrario, estamos lejos de que nuestros/as niños/as y jóvenes accedan a conocer sus derechos sexuales y reproductivos para luego poder ejercitarlos, con el impacto negativo que esto tiene particularmente en la salud y la vida de las niñas y las jóvenes. Muestra de ello es el incremento en los embarazos adolescentes registrados en los últimos años de la gestión del gobierno anterior.

Durante el 2015, según datos oficiales proporcionados por el propio Ministerio de Salud de la Nación, en la Argentina cada 5 minutos una mujer menor a 20 años fue madre, son 117.386 nacimientos por año, lo que equivale al 15% de total de los nacimientos que se producen en nuestro país en ese periodo de tiempo. Las principales causas de los mismos están ligados a la pobreza y a la falta de acceso a información y a métodos anticonceptivos.

Como si esto fuera poco, cada día, 9 niñas de entre 10 y 14 años dan a luz en nuestro país. Todos estos embarazos son productos de violaciones. Sin embargo, el Estado niega sistemáticamente el acceso a los Abortos No Punibles, derecho vigente desde 1921 en nuestro Código Penal, sometiendo a las niñas a llevar a término embarazos que ponen en serio riesgo su vida; el 80% de estos abusos son intrafamiliares.

Estos datos dejan al descubierto los terribles abusos y violencias que se cometen contra las niñas en pleno siglo XXI. Sin dudas el acceso a la información, y por ende a la prevención y detección temprana de estas situaciones, contribuiría a evitar muchos de estos abusos y violaciones a los derechos humanos de las niñas y adolescentes en la Argentina.

Esta terrible realidad nos habla de la necesidad y urgencia que tenemos de que el Estado nacional y los provinciales garanticen las condiciones para una verdadera igualdad de derechos y oportunidades para todxs, a partir de la aplicación de las leyes vigentes. Siendo la ley de Educación Sexual Integraldeterminante en la construcción de relaciones igualitarias entre los géneros desde los primeros años.

Por esto exigimos el cese de despidos y la ampliación de la planta de empleados/as del Programa de ESI, como así también la aplicación en todo el territorio nacional de la ley 26.150, y los recursos necesarios para llevar adelante la ejecución de políticas públicas previstas por la misma en todo el país.

Opiniones (3)
24 de mayo de 2018 | 02:15
4
ERROR
24 de mayo de 2018 | 02:15
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. rosemaryfayad:No hablo de separar, ni de "excluir" al personal de la escuela, pero la prevención de ciertas enfermedades, la salud sexual, y los métodos para lograr evitar embarazos no deseados. Y que en la preparación de los últimos años (obviamente impregnado de ideología predominante) se tenia en cuenta más eso que la capacidad de los capacitadores. NO digo que los profesionales vayan a dar los cursos a los alumnos, sino que preparen a los capacitadores (a los docentes). El año pasado se detectaron (respecto a la transmisión de las ETS) errores gravísimos , por supuesto sin ninguna mala intensión sino por falta de actualización científica, y un tema mal dado es mucho más peligroso que ignorar el tema. DEJAR DE LADO IDEOLOGÍAS Y BUSCAR A LOS MEJORES PARA PREPARAR A LOS DOCENTES, a eso me refiero. Dejar la ideología para la unidad básica y darles a nuestros chicos JUICIO CRITICO y saberes científicos.
    3
  2. Estimado nbc: Justamente, la premisa en este terreno es la utilización de personas del establecimiento, NUNCA "gente de afuera". Por otro lado, no hay formación en sexualidad en NINGUNA facultad de América Latina, excepto Costa Rica. Suponer que se necesita un médico es "achicar" la sexualidad sólo a la perspectiva biológica. Tampoco se separa a niños de niñas durante las clases. Saludos.
    2
  3. Absolutamente de acuerdo, pero la educación sexual en los últimos años la dan personas con pequeñas capacitaciones que daban "solo ellos" descartando profesionales, y que fueron muy ricos en teorías de gènero, contra la violencia, etc. y nadie lo puede negar. Pero para prevenir embarazos y enfermedades de transmisión sexual tenían falencias descomunales (lo vimos en reuniones de capacitadores) y no se permitía personas formadas en el tema por profesionalles. Creo que esos temas se puede abrir a mèdicos ginecólogos, obstetras, psicólogos, etc. y sería más eficaz-
    1