En foco

La Corte como puente, en medio del descalabro energético

La Corte Suprema de Justicia comenzó a jugar un rol de importancia en respaldo a la reconducción de la política tarifaria en materia del gas.

La crisis energética -negada por el kirchnerismo y evidente a simple piel de cualquier argentino- no pudo ser negada por más tiempo, ni maquillada con medidas demagógicas ni sustentada en discursos extensos y distractivos. La distribución de subsidios sin una matriz capaz de conducirlos hacia un porvenir de desarrollo y producción, llevó a la Argentina a un camino sin retorno: a la hora de correr las cortinas de humo la realidad nos golpeó con toda su fuerza.

Al gobierno de Mauricio Macri le estalló una situación que hubiera sucedido de todos modos si el triunfador en las elecciones hubiese sido Daniel Scioli. La opción fue decir la verdad y -como se sabe- hacerlo siempre resulta doloroso. La Argentina abandonó su rol de liderazgo energético, no lo quiso o pudo recuperar en la década de viento favorable en materia económica y hoy estamos sumidos en una situación que debe empezar a revertirse, pero para lo cual es esfuerzo a realizar es mayúsculo.

En el medio, una serie de decisiones apresuradas de la nueva gestión le dio a la situación un marco de fuerte impacto social negativo: nadie puede pagar aumentos de tal tamaño en el gas y la electricidad, y las medidas de índole paliativas llegaron recién después de la repercusión y el malestar.

¿Quién ayuda a salir adelante en medio de tal situación? Un espectro político, económico y social que se vio beneficiado por el anterior gobierno en forma particular, no tiene ningún interés en que la Argentina se reconduzca.

 De hecho, en diálogo con MDZ Radio el experto en temas energéticos del Instituto Patria, Federico Bernal, (refugio de la expresidenta Cristina Kirchner), sostuvo que "no hay una crisis energética" y consideró que ese término solo es aplicable a la imposibilidad de la gente de pagar sus facturas, negando cien por ciento cualquier responsabilidad del gobierno de los últimos 12 años en la actual situación.

En ese marco en el que todavía hay quienes pretenden sacar ventaja de la desgracia colectiva para provecho propio, junto con medidas desatinadas y con un ministro de Energía, como Juan José Aranguren, en jaque a diario por su impericia, la Corte Suprema de Justicia de la Nación construyó un puente para resolver la situación.

En un evidente acuerdo por la estabilización de la situación, le otorgó al Poder Ejecutivo la chance -en una primera resolución tomada este lunes- de tomarse un tiempo (10 días) para ordenar sus decisiones mientras la justicia alinea a sus propios jueces en todo el país para determinar si valida o no el aumento tarifario.

En el mismo día en que el gabinete económico dio a conocer una medida que achica el nivel del aumento tarifario del gas al 400 por ciento, la Corte deja entrever que avalará la decisión, ante la imposibilidad de que exista otra alternativa.

Esta decisión supone varias cuestiones dignas de análisis:

- La "normalización" de la situación de las tarifas de gas y electricidad sin dudas que tardará más tiempo que el previsto por el Gobierno al pretender dar una actualización de un solo golpe. Esto representa un retraso en los planes del Poder Ejecutivo, pero con un freno que resulta lógico ante el impacto social que consiguió el hecho de sincerar sin atenuantes.

- La Corte entra en el juego político y terminaría por darle al Poder Ejecutivo la razón, tras analizar sus fundamentos y podría pedir algo que no fue anunciado por los funcionarios que tuvieron que salir a dar la cara este lunes: que se cumpla con los mecanismos de audiencias públicas, obviados hasta ahora al momento de definir los aumentos.

- La crisis energética que niega el kirchnerismo como estrategia para negar también sus culpas -y que es evidente a simple vista- seguirá vigente hasta que, con el paso del tiempo y con políticas para el sector, el país pueda volver a ponerse en funcionamiento y de pie. Para esto, hace falta que los sectores más prudentes de la política, pero también del empresariado, piensen en el futuro del país y no especulen en sus propio porvenir.

La Corte comienza a cumplir un rol importante en la política y ya no solo será un juego entre el Congreso y la Casa Rosada. Nuevamente, los tres poderes de la República, funcionando con la idea de resolver los problemas, y no de maquillarlos de acuerdo a la conveniencia de aquel que apabulle a los otros dos, en virtud del control absoluto del Presupuesto, entre otras herramientas de disciplinamiento. 

Opiniones (2)
25 de mayo de 2018 | 01:27
3
ERROR
25 de mayo de 2018 | 01:27
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. ¿¿ A CUANTOS ASALTOS SERA ESTE COMBATE ?? ¡¡ NOSOTROS NO ESTAMOS PREPARADOS NADA MAS QUE PARA 2 ROUNDS¡¡ ADEMAS NO TENEMOS EL MISMO PESO DE ESTOS CONTRINCANTES,Y SI ALGO FALTABA,NO TENEMOS NI GUANTES P/CALZAR.¡¡ MUY DESPAREJO ES ESE ENFRENTAMIENTO,¡¿DE ENTRADA YA ENTRAMOS ""GROOGYS ""¡¡
    2
  2. QUE HICIERON LAS EMPRESAS CON LOS SUBSIDIOS, SIEMPRE TIENE QUE PAGAR LOS MISMO DURANTE 12 AÑOS NO MATERON CON IMPUESTOS PARA MANTENER A GOBIERNO POPULAR Y SUS LADRONES, AFIP, DGR, GANANCIA, BIENES PERSONALES, IMPUESTO AL CHEQUE, Y PAGO EN LUZ A IMPUESTO DE SANTA CRUZ, DOLAR CARO PORQUE HABIA QUE COMPRARLO EN CUEVAS PARA PODER VIAJAR, Y AHORA HAY QUE PAGAR LA JODA DE LAS EMPRESAS. NO QUE INVIERTAN Y DESPUES COBREN. LO QUE GOBERNO NO SIRVE PERO QUE ESTE GOBIERNO NO ESPERE QUE EL PUEBLO SALGA OTRA VES CON LAS CACEROLAS.
    1