opinión

Así nos encuentra el Bicentenario

Así nos encuentra el Bicentenario

 Pensé que no es un buen momento para hablar del neodecadentismo irreversible en que se encuentra sumergida la República Argentina. Es un día de celebraciones y tras las máscaras se esconde una mueca triste, solitaria e incierta. Una mueca bien criolla, pletórica de picaresca y fatalmente nostálgica. Tristeza profunda 200 años después. 

Dejemos en claro algo, somos un país éticamente inviable, económicamente deteriorado y socialmente desintegrado. ¿Es eso lo que soñaron aquellos hombres que hicieron la historia?

Se cumplieron 200 años desde que aquellos ilusos hombres decidieron llevar adelante la emancipación de las Provincias Unidas del Sud. Este hecho sucedió el 9 de julio de 1816 en la ciudad de San Miguel de Tucumán, en el marco del Congreso Nacional que se reunió en aquella ciudad, y en la casa, aún existente, de doña Francisca Bazán de Laguna, hoy conocida como Casa Histórica o Casa de Tucumán.

No soy el más optimista. Argentina tardó 6 años en pergeñar su independencia. Desde 1810 a 1816. Y llevamos 200 años intentando ser libres, estables y democráticos. Lejos estamos de llegar a un sueño tan deseado y boicoteado a la vez.

¿Cómo llegamos al Bicentenario de la Patria?

- Llegamos al Bicentenario sin ser independientes: nuestra economía es frágil, tambaleante y dependientes.
- Llegamos moralmente abochornados: la persona que ocupaba el máximo cargo hace 7 meses, investida como presidenta durante 8 años sentada sobre el sillón de Rivadavia, hoy desfila por tribunales procesada e intentando explicar una fortuna monumental que ella y sus funcionarios supieron amasar con inigualable descaro.
- Llegamos a un presente líquido incierto sumergidos en un grado de confusión espantoso e insoportable: los argentinos ignoran al sabio de Yupanqui, desconocen a Don Arturo Illia y tienen como modelo a un evasor fiscal condenado a 21 meses de cárcel, Lío Messi. Celebran a un bárbaro inimputable como Maradona y vitorean, aún con esmero incomprensible, a una ladrona histórica como Cristina.
- Llegamos mal: elegimos al presidente "menos malo" de los dos que llegaron al balotage. Macri no es un hombre decente, no es transparente en cuanto a su riqueza y no ha mostrado la más remota intención de entender el delicado estado en que se encuentra el país.

Todo esto no importa, porque hoy todos celebran el Bicentenario de la Patria. Quien gobierne el país, contará siempre con la cobardía incondicional de los argentinos.

Así nos va.

Opiniones (0)
24 de mayo de 2018 | 15:40
1
ERROR
24 de mayo de 2018 | 15:40
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"