opinión

Libertad, libertad, libertad

La periodista Norma Abdo, maestra de la profesión en Mendoza, se enfoca en a fecha patria especial de este 9 de julio.

Libertad, libertad, libertad

 A 200 años de la Declaración de la Independencia, entre actos de celebración en distintos puntos del país, reparto de escarapelas, embanderamiento de edificios y viviendas, exhaltación del sentimiento patrióticos, muchos argentinos reflexionamos sobre los distintos hitos en el devenir de nuestra historia. Y en ese devenir repetimos con fuerza: "Oíd mortales, el grito sagrado, libertad, libertad, libertad..."

Porque precisamente es lo que en muchos momentos perdimos, con dolores que nos hirieron de muerte con dolores y cicatrices difíciles de borrar. Será, como nunca me canso de repetir, que los argentinos tenemos una frágil memoria histórica. Quizás ése sea el motivo por el que caemos una y otra vez en idénticos errores.

Por eso creo que la fecha es propicia, además de los legítimos festejos, para no pasar por alto algunas voces que hacen llamados a levantarse contra estado de derecho, tengan el nombre y el apellido que tengan. No podemos permitir, cualquiera sea el signo político del gobierno de turno, que se vuelva a prácticas anti democráticas que creíamos desterradas en la historia argentina.

No queremos más agitadores. Queremos lograr la maduración ciudadana sólo y únicamente en esta democracia que muchas veces nos duele porque no logramos comprender cabalmente su significado.

Hoy se están cometiendo errores que lastiman, como el aumento indiscriminado de tarifas, más allá de los errores del ayer. Y deberán revisarlo. Se debió cumplir como corresponde con las audiencias públicas, buscando los consensos necesarios para no equivocar el camino en la forma en que se hizo. Pero eso no puede llevar a algunos que hacer llamados destituyentes.

Aprendamos de una vez por todas que periódicamente tenemos la potestad de votar, de expresar con libertad y en libertad nuestra elección. Y si nos equivocamos será de esa misma forma que modificaremos o no nuestra posición.

No podemos ni queremos, al menos la gran mayoría de los argentinos, escuchar a trasnochados que hablan de derrocamiento ni de levantamientos...

Reclamemos con la vehemencia necesaria para despertar a nuestros gobernantes cuando equivocan el camino y poder ser escuchados como corresponde, mas no olvidemos ese grito de libertad de nuestro himno nacional.

Oíd mortales, el grito sagrado. Libertad, libertad, libertad...

Opiniones (1)
18 de junio de 2018 | 22:22
2
ERROR
18 de junio de 2018 | 22:22
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. No se que me indigna más, la hipocresía de los actos políticos en este bicentenario, llenos de siempre lo mismo, discursos, recuerdos por arriba de algunos próceres ejemplares, como Moreno, San Martín y Belgrano, que si estuvieran vivos lucharían contra los que dan discursos hoy. Libertad? las libertades son distintas, en aquellos años significaba liberarse políticamente de un imperio, pero los tiempos y estrategias de dominación se modernizan. Yo no puedo creer que nos hayan engañado a todos con la libertad de comprar y comprar basura todo el tiempo, donde ya no se habla con el de al lado. Liberarse de los valores erróneos de nuestra sociedad del celular, va a costar inmensamente.
    1