Deportes
En foco

La sonrisa del Vasco, un respiro en medio del agobio

En medio del caos, Olarticoechea asumió al frente de la Selección olímpica con una sonrisa que transmitió algo de tranquilidad.

La sonrisa del Vasco, un respiro en medio del agobio

Entre ansioso y nervioso, Julio Olarticoechea subió al escenario de la conferencia de prensa frotándose las manos. Sus 57 años quedaron de lado por un instante para volver a ser un pibe, como ese pibe que pasa al frente para dar la lección y, ante la presión, hace chistes, se rasca la cabeza, se ríe. Se frota las manos.

Pero además sonríe. Al Vasco le tocó asumir en el peor momento de la AFA y, quizás, de la Selección. "El primer contento en la AFA", se escucha entre los periodistas, a lo que rápidamente otro corrige: "El único". Pero él sigue sonriendo y transmite una paz más que necesaria por estos días.

Julio Olarticoechea 4

Olarticoechea sabe que, en condiciones "normales", no hubiese estado entre los candidatos. "No soy Bielsa ni Mourinho", bromea. Y sigue sonriendo. Es que el campeón del Mundo en el Mundial '86 y subcampeón en el '90 no tiene mucho recorrido como DT, pero no se achica ante el primer gran desafío de su carrera como entrenador.

Por un momento se pone serio, y deja una frase contundente: "Tomo toda la responsabilidad, salga como salga". No quiere poner excusas y vuelve a sonreír cuando ojea la lista.

Julio Olarticoechea 3

Aunque en principio sea sólo para los Juegos Olímpicos, jamás un entrenador de la Selección asumió en condiciones tan adversas. Y, en tiempos en los que tanto se habla de lo que cobran jugadores y técnicos, es muy probable que lo haga gratis, sin modificar el contrato que lo une con la AFA como entrenador de la Selección femenina.

Tendrá muy pocos días para preparar el equipo y hasta cabe la posibilidad de que algunos se sumen una semana antes del debut en Río de Janeiro. Así y todo, seguramente también se le exija que Argentina haga un buen torneo.

Pero no arruga ni un poco. "Siempre me gustaron las difíciles. Nací en una casa prefabricada con piso de tierra, mi vieja siempre se la tuvo que rebuscar para que tuviera un mate cocido a la noche", relató ante los presentes.

Además de lograr que el equipo se acople en pocos días, uno de los desafíos del Vasco será inculcar sus ganas y sus expectativas al grupo. Quizás no sea difícil, pues para la mayoría de los citados es el primer torneo de importancia representando a la Selección, dejando de lado sus apariciones en Juveniles.

Vuelve a ponerse serio. Sigue sin arrugar. Y esta vez apunta a los clubes argentinos que pusieron piedras en el camino para prestar a sus jugadores. Clubes cuyos dirigentes apuntan a manejar todo el fútbol argentino pero que, ante la primera oportunidad de aportar, dieron la espalda. "Me da pena, me da lástima que no ayuden a la Selección. De una vez por todas tenemos que empezar a ordenar, y si seguimos poniendo piedras en el camino, no está buena la cosa, no lo veo bien", disparó.

Julio Olarticoechea 5

Finalizando la conferencia vuelve a posar para las fotos. Levanta los dos pulgares, luego aprieta los puños y entre dientes desliza: "¡Vamos, huevo, carajo!".

Y vuelve a sonreír.


Opiniones (0)
16 de agosto de 2018 | 09:25
1
ERROR
16 de agosto de 2018 | 09:25
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"