opinión

Coincidir

No los une el amor sino el espanto. Y dinero. El gran empresario de obra pública y la presidente que se encargaba de anunciarla (y apenas eso) vuelven a reunirse. Muy lejos de la Santa Cruz que los cobijó.

De co- y el latín incidĕre 'caer en', 'acaecer'.

1. Dicho de una cosa: Convenir con otra, ser conforme con ella.

2. Dicho de dos o más cosas: Ocurrir a un mismo tiempo, convenir en el modo, ocasión u otras circunstancias.

3. Dicho de una cosa: Ajustarse con otra, confundirse con ella, ya por superposición, ya por otro medio cualquiera.

4. Dicho de dos o más personas: Concurrir simultáneamente en un mismo lugar.

5. Dicho de dos o más personas: Estar de acuerdo en una idea, opinión o parecer sobre algo.

Como en el tango, que dicho sea de paso, ya ha dicho todo y buena parte de lo que sucede en el Río de la Plata y las provincias unidas desde tiempos inmemoriales:

"Y ahora que estoy frente a ti

Parecemos, ya ves, dos extraños

Lección que por fin aprendí

Cómo cambian las cosas los años

Angustia de saber muertas ya

La ilusión y la fe

Perdón si me ves lagrimear

Los recuerdos me han hecho mal..."

Coincidir es lo que muchos le reclamaron a Néstor y luego a Cristina. Ellos lo intentaron un rato, y a su modo patagónico: el que pensaba distinto era rápidamente traidor, cipayo, la derecha, el enemigo. Aquel experimento se llamó transversalidad y convencieron a varios, encandilaron apenas, visto a la distancia. A muchos mendocinos importantes. Cobos y Cornejo, entre otros, los atraparon.

Nunca coincidir fue tan difícil entre peronistas y radicales bajo el kirchnerato, ni siquiera en épocas de Perón y Balbín. Los Kirchner no querían, en verdad, pluralismo, sinfonía de ideas. Buscaban adictos, fans, como si la realidad fuera una fan page de Facebook o una cita a ciegas de Badoo. Ni siquiera por lo bajo se podía opinar distinto. Y esto dio forma a un intento de pensamiento único. Duró menos que una amante de ministro.

Hace rato que los argentinos deseamos coincidir, encontrarnos. O como bien dice el diccionario, "estar de acuerdo en una idea, opinión o parecer sobre algo". Es un asunto de supervivencia: ninguna nación o país interesante prescinde de un gran cielo que consiga cobijar a los suyos. 

La idea de un país en asamblea permanente, como el que propuso la señora Kirchner, la noción de televisar el deseo, mediatizar el ideal, recuerda al mito de Narciso.


El asunto es que Narciso creía ser tan maravilloso, tan hecho a la forma de la perfección humana, que solía pasar días entero mirándose en el reflejo que le devolvía el agua de un río. Su fascinación era hermética, tanto que su propia imagen  no dejaba paso a nada más que su yo. En ese plan terminó bastante aislado, fuera de eje  y, dicen que dicen, también  su cuerpo se fue consumiendo para terminar convertido en una flor tan hermosa como de dudoso aroma: el narciso.

Para coincidir debe haber voluntad de salirse del metro cuadrado propio y cotejar el punto de vista con otros. Es un ejercicio saludable, incluso para crecer en planos insospechados de la vida. Nada de eso sucedió en los últimos años, sino el quiebre, el crack, la antinomía, lo anómalo como norma (o normal). 

Ahí están algunos del vergonzoso programa "6, 7, 8" reclamando ahora al Estado en formato de juicios


A propósito de juicios: no es muy saludable para una democracia que alguien que hasta hace poco más de 6 meses era presidente hoy deba abocarse a la defensa judicial. Razones no faltan, según sabemos día a día. Nada para alegrarse. Más bien al contrario: quien prometió mayor calidad institucional olvidó lo que fue, en un momento, una esperanza. No es menos cierto que nuestra democracia necesita, quizá hoy más que nunca desde 1983 a esta parte, justicia.

Las coincidencias del destino suelen ser insondables. Y la jornada de hoy es una muestra, al menos en el reporte judicial. Pese a los esfuerzos por no encontrarse en Comodoro Py, dos grandes protagonistas darán su versión de una historia que parece haber dictado sentencia. El sueño terminó. Acaso es momento de las grandes coincidencias.


Opiniones (0)
22 de agosto de 2018 | 05:01
1
ERROR
22 de agosto de 2018 | 05:01
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"