opinión

Superar la grieta

Superar la grieta

La Argentina ha sido tradicionalmente tierra de contrastes y opiniones encontradas, producto de una inmigración universal. Los argentinos llegamos de los barcos, cantaba el poeta y es así que la sociedad se fue conformando con los más variados sectores políticos, sociales, económicos. Ello le fue dando forma a las más disímiles posturas en cuanto a la forma de conformar la sociedad en la que vivimos. 

Los enfrentamientos se dieron desde las primeras horas de nuestra organización política: la dualidad existió desde siempre (morenistas y saavedristas, unitarios-federales, personalistas-antipersonalistas, peronistas-gorilas, Boca-River, Ford-Chevrolet y así hasta el infinito). 

El último cambio de gobierno dejó al descubierto nuevamente esta dualidad. De un lado el gobierno nacional y popular, cuyo destinatario último era el sector social más desprotegido. Del otro, un gobierno “de derecha” que privilegia a las economías concentradas, en detrimento del pueblo. Al menos eso es así en los papeles. El cimbronazo que produjo las conductas non santas de algunos ex funcionarios kirchneristas dieron por tierra esta imagen de “gobierno nacional y popular”

Las incalculables fortunas que salieron a la luz de políticos y empresarios vinculados al gobierno van en otro sentido. Este panorama hace que el gobierno actual se regocije y que el pasado vire entre la defensa más acérrima de los funcionarios implicados y el mirar para otro lado de la mayoría: Yo a Josesito no lo conocía, nunca lo ví. Lo cierto es que los argentinos seguimos enredados en disputas domésticas que nada suman. Sería más provechoso para todos nosotros que asumamos en conjunto los desafíos comunes y dejemos de encolumnarnos detrás de intereses pequeños y mezquinos, cuidando cada uno de nuestro kiosquito. 

Obviamente cada uno de nosotros tendrá una mirada particular y personal de cómo debemos administrar la cosa pública. Nos reflejaremos en este o en aquel partido político, funcionario o plan de gobierno. Pero creo debemos evitar los fundamentalismos y los mensajes mesiánicos que a nada conducen y así lograr una Patria Grande para todos.

Opiniones (1)
20 de abril de 2018 | 18:36
2
ERROR
20 de abril de 2018 | 18:36
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Mucha razón Dr. Levy. La única forma de superar la grieta es dejar de ver al otro como un enemigo. Muy claro el concepto. Mientras nos sigamos acusando unos a otros la grieta no solo permanecerá, se irá profundizando. Y eso es muy peligroso. Los argentinos ya lo sabemos. La hora es de tirar agua y no leña al fuego.
    1
En Imágenes
Aguas color Malbec
17 de Abril de 2018
Aguas color Malbec