Blanco sobre negro, para que vuelva la República

"Que el espíritu montañés mendocino surgiera como impulsor y no como sobrepeso que nos hundía". Momentos especiales se viven en la Argentina y también en Mendoza. Tiempo de renacimiento y refundación que abarca a todos los sectores.

Blanco sobre negro, para que vuelva la República

 El ex gobernador de San Juan, José Luis Gioja, actual presidente del Partido Justicialista, expresó luego de la detención de José López, que el hecho resultó al interior del peronismo "un temblor de grado 11". En verdad, el inesperado revoleo de bolsos con millones de dólares, más la sucesión de procesamientos y llamados a indagatoria a varios ex importantes funcionarios K y empresarios vinculados estrechamente al poder han significado un verdadero terremoto en la República. También podemos señalar el aumento de las tarifas de gas como un agravante del movimiento telúrico que abarcó a toda la Nación.

En medio del tembladeral político y económico, que provocó la sinrazón en la gestión del gobierno saliente es necesario poner blanco sobre negro varios puntos para que la conmoción existente no nuble la razón del pueblo y confunda a probos con delincuentes.

Es necesario también señalar que los efectos de la devastación telúrica y de la administración provincial de los últimos años impactan directa y duramente sobre nuestra querida Mendoza. Y sus efectos no van a ser de fácil resolución ni en tiempo breve. Si fueran abordados con capacidad y eficacia por el gobierno de Alfredo Cornejo, la recuperación va a llevar un tiempo prudencial y no corto.

También, por el nivel de dependencia, es imprescindible una gestión exitosa del gobierno nacional. Sin ese soporte fundamental, solos no salimos.

Señalemos algunos puntos esenciales para asentar blanco sobre negro:

1) VERGÜENZA DE LA JUSTICIA FEDERAL. Si durante los 12 años kirchneristas irritaban la complacencia, inacción y permisividad de la mayoría de los jueces federales, de algunos camaristas y de la Procuración General y de varios fiscales, hoy avergüenzan la velocidad y fruición de muchos y "la aparente celeridad" de otros que avanzan sobre algunos delincuentes e instruyen la causa para tratar de finalizar su investigación en ese nivel participativo.

La gran novedad del momento es que la Justicia hoy está interpelada e impugnada por la sociedad. Los argentinos hemos puesto los ojos vigilantes sobre los actores judiciales. No se permiten mas dilaciones, protecciones o chicanas fáciles.

Un dato importante: a MDZ, con asiduidad, comienzan a llegar día a día más datos y pedidos de investigación sobre el accionar de nuestra justicia local. Llamativo para el espíritu conservador mendocino. Vamos a volver sobre nuestra propia realidad judicial. Unos y otros, antes y ahora, los mismos actores de una justicia bananera. Conducta habitual negra enmascarada con pinceladas de pintura blanca al agua.

2) ESTAMPIDA KIRCHNERISTA/PERONISTA. El "terremoto" judicial ha dejado al descubierto una estampida variopinta de kirchneristas, cuya conducta a llegado a niveles de vergüenza ajena. El impacto alcanza también al peronismo en general, que se ve involucrado en la explosión fragmentada de amplia cobertura.
Mucho y bien debe trabajar y enfrentar el peronismo este trance. La mejor resolución es necesaria también para la salud de la República.

Se necesita un Justicialismo con espíritu democrático, con líderes prestigiosos que generen adhesión y no con verticalismo mesiánico que atemoriza y exige seguimiento incondicional e indigno. Una fuerza moderna, limpia, con actores al servicio de la gente y no con la gente a su servicio. Debe finalizar el negro oscuro que lo cubre y brillar un blanco purificador de peronistas democráticos, plurales, capacitados e interesados en el bien común.

3) NUESTRA MENDOZA. El estado actual de nuestra provincia nos exige discutir y develar la crisis en su estado puro y verdadero. Sin eufemismos o atajos que oculten la realidad real. Simplemente poner blanco sobre negro.
No es un secreto que Mendoza no es la que era. Son varias las causas de la decadencia, y sobre algunas de ellas ahondaremos.

a) La dirigencia. La calidad de la mayoría de los dirigentes de las diversas actividades no es la necesaria y adecuada al momento. Obviamente, la máxima responsabilidad compete a la dirigencia política en su totalidad. Son ellos los " servidores" y a esa altura deben estar. Entristece y a veces irrita la mirada que escudriña el accionar de algunos legisladores, intendentes, funcionarios de segundo y tercer nivel y agentes de la administración. Sin ideas, sin capacidades indispensables,sin vocación de servicio, por amiguismo, militancia o clientelismo, la inmensa cantidad de funcionarios y empleados públicos que no han estado a la altura de las necesidades. Rápidamente hay que cambiar este sino de derrota, incapacidad, corrupción, por uno de esfuerzo, inteligencia , claridad y acción moderna y comprometida.

b) No muy distinto es el panorama cuando apuntamos a la actividad privada. Sin liderazgos personales convocantes y sin temores, los empresarios, los emprendedores aparecen apagados, casi inexistentes, encerrados en sus propios intereses, con mirada corta, hablando y opinando en voz demasiada baja, cómplices por omisión y "prudencia" de la inacción y la corrupción. No entusiasman, ni provocan adhesión ni reconocimiento.

c) Los ciudadanos, nosotros, la gran mayoría, los actores de nuestro propio destino, completamos un circulo de resignación, de falta de espíritu progresista o en muchos casos de rendición y/o derrota inevitables. Excluidos por la verdadera realidad que aplasta, aun a aquellos que no se rinden frente a la realidad frustrante, cientos de miles de mendocinos hemos sido actores directos del paulatino derrumbe de la calidad de vida diaria.

Lamentablemente la Mendoza de las gestas, la que enorgullecía y provocaba admiración de propios y extraños es más recuerdo y melancolía que presente. Blanco sobre negro. No es lo que supimos ser. El gran desafío es comenzar la reconstrucción, ahora, ya, sin dilaciones. Todos somos responsables y desde nuestro lugar debemos ser actores y no debemos evadir lo que nos toca.
En esta oportunidad solo queremos poner en discusión el estado de situación en que consideramos se encuentra la provincia. En muchas oportunidades trabajamos sobre temas que considerábamos esenciales debatir, criticar, aprender de otras miradas u opiniones, para evitar un derrumbe que se veía cercano.

Con seguridad, pero conscientes de nuestros límites, afirmábamos entonces que nuestro propósito como medio era solamente actuar con responsabilidad para emitir nuestra opinión, de ninguna manera la única y la verdadera, sino para convocar o despertar el pensamiento critico, colectivo, superador

Que el espíritu montañés mendocino surgiera como impulsor y no como sobrepeso que nos hundía.

Hoy recurrimos simplemente a acentuar sobre lo que nos enmarca.  Hay más negro que blanco. Y debemos conseguir que la pureza del blanco prevalezca sobre el sombrío de lo negro.

Desde allí y con decisión, esfuerzo, compromiso e inteligencia es necesario empezar el camino de regreso a la Mendoza del orgullo y de la calidad de vida digna y con futuro.

Blanco sobre negro. 

Opiniones (2)
16 de agosto de 2018 | 18:59
3
ERROR
16 de agosto de 2018 | 18:59
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Esta nota es de la editorial el diario? Quien es el autor de la nota de opinión. Si bien comparto gran parte de la nota, que rol cumplieron los medios de comunicación extorsionado a políticos por la pauta como también a empresarios para ocultar las estafas al estado?
    2
  2. Coincido absolutamente. En Mendoza hoy predomina lo negro, muy negro. Y lo peor es lo negro del Poder Judicial. Días atras vimos la noticia de los contratados de la Justicia Federal, entre ellos resaltan los 2 hijos del juez federal Bento, y así con muchos otros casos. No muy distinta es la situación del Poder Judicial Provincial, donde por ejemplo Nanclares hizo ingresar a su hijo Abelardo antes que quien ganó el concurso que fue la Dra Susana Pravata, quien luego se la hizo ingresar y así se silenció todo. Esto son solo muestras de lo mal que estamos, ya que la corrupción se evidencia en las mal altas cupulas judiciales mendocinas. Quienes raramente descubren algo dado sus compromisos políticos.
    1