Dos lugares en los que amé comer esta semana en Mendoza

Un par de opciones diferentes: una económica, bomba y genial; y la otra europea, delicada y muy "ambient friendly". Ambas, súper caseras.

¡Hola lector de MDZ! 

Bienvenido a mi nueva columna. 

Te doy la bienvenida, porque si bien estamos en contacto permanentemente gracias a la cercanía que hoy nos brindan las redes sociales, la posibilidad que tenés de enviarnos e-mails, y de comentar las notas del diario -además de los mensajes de texto o whatsapp que podés enviarme a MDZ Radio al 2616736000-, desde hoy nos encontramos nuevamente pero en una de las facetas que más me gustan: la de dar tips copados, con onda, diferentes y novedosos, todos con el fin de responder a la pregunta... ¿Qué puedo hacer o experimentar en Mendoza que sea diferente? ¿Qué tengo por descubrir en mi provincia? 

Muchas veces nos quejamos de que no pasa nada, de que hacemos siempre lo mismo, de que no te enterás cuando pasan cosas distintas, etc, etc. De hecho, hay veces que los turistas saben más de Mendoza, sus lugares, sus espacios, su oferta; que nosotros mismos. 

Pues bien: desde hace ya unos años me encargo en MDZ, además de hacer notas de agenda y actualidad de vez en cuando, de lo que tiene que ver con los "Sociales": las fiestas, los eventos, las inauguraciones, las nuevas tendencias, la moda, y más... Eso hace que me entere de muchas cosas y datos que desde hoy, compartiré de forma casual con Vos para que tomes (o dejes, por supuesto)  

Se me ocurrió bautizar esta columna como "bon vivant". El diccionario define a esta construcción francesa que ya se adaptó al castellano como un "hombre que se dedica a disfrutar los placeres de la vida, especialmente la comida y bebida, así como las actividades de ocio y sociedad". Pues bien... ¡aquí estoy! Y empezaré con dos propuestas gastronómicas, con el permisito de mis amigas de Food Lovers Alicia y María, que experimenté esta semana y que son diferentes y todas, muy copadas.

Te sentás y te sentís en una boulangerie de París

Eso me pasa en el primoroso negocito que está en calle Chile, casi llegando a Montevideo, de Ciudad.

Brod 3

 Bröd significa "pan" en sueco. Se inició como una "bakery", una panadería premium, pero ahora podés desayunar, almorzar y merendar como los dioses. ¡Es muy cool!

Amo ese lugar porque está en pleno centro mendocino, y cuando entrás, mágicamente parece que te trasladaste a otra dimensión en donde todo es más tranquilo y acogedor. Es perfecto para cortar el día ajetreado y regalarte unos instantes para Vos.

Entré a almorzar un día, muerto de frío, y me tomé una sopa que fue como un aliento divino: va la foto.

brod 5


Y una foto de la entrada, súper parisina.

Brod panaderia


Sebastián Flores, su dueño, trabajó con Francis Mallmann y es un tipo súper cálido, al igual que muchos de los chicos que allí trabajan. El lugar comparte el concepto de slow food: comer con tranquilidad, disfrutando el espacio, saboreando los productos, para pasar un momento charlando distendido si vas con alguien, o de tranquilidad y relax si vas solo. Por eso los mozos quizás no se te acercan si vos no los llamás. 

Brod 2


Todo es súper natural: hay ensaladas deliciosas (cuando estuve había de pollo; de zapallo; de hinojo, berenjenas, zucchinis, castañas de cajú y bocconcino; y de  pomelo rosado, aceitunas, parmesano croutons, berro y rúcula; pero van cambiando) y sandwichs geniales, porque las estrellas son los panes: orgánicos, de harina integral, de tomate, con semillas, de centeno, de peras y romero, ciabattas con aceite de oliva -¡delicia absoluta!- y muchos otros. Por supuesto, la pastelería es fabulosa.

Brod 6

Una ensalada portentosa.

Brod 1

Ensaladas de salmón, sandwichs, postres: todo delicioso.

Brunch brod

Hablemos de precios. Fui luego a desayunar un par de veces en la semana. Como entro a la radio a las 9:30, pasé bien tempranito, y por 65 pesos la pasé bárbaro: ¡la panera es gigante! Tostadas, dulce y queso untable. Para almorzar, otro día, gasté $160 en total.

Los domingos de 11 a 16 tienen brunch -un término anglosajón que proviene de las palabras "breakfast" y "lunch", desayuno y almuerzo, porque justamente combina estas dos comidas- y es espectacular. Obvio, también fui.

Un dato: te conviene reservar. El teléfono es 4252993.  

Hamburguesas que por poco me hacen llorar

Soy un ferviente lector de la sección Food Lovers de MDZ, y me alegré mucho cuando Ali Sisteró visitó Mi Barrio, la nueva hamburguesería que está en Arístides 389 de Ciudad, porque son las mejores hamburguesas que probé en Mendoza. Te dejo el link de su nota, hacé click aquí.

Este es el lugar para una juntada increíble con amigos, sin dudarlo. Yo soy omnívoro: ¡me gusta comer de todo! Y no me digan que una hamburguesa bien hecha no es una debilidad de la mayoría. Estos chicos hicieron el sueño realidad de muchos "gordos de alma" como yo. Mirá lo que es, sino, la hamburguesa del mes de junio, la Villa Urquiza, una hamburguesa que equilibra lo mejor de dos mundos, suculenta y "delicada": carne, aderezo de curry ketchup, queso cheddar y muzzarella, sweet bacon, sour cream, cebolla colorada, pepinos agridulces y mac & cheese. 

mi barrio hamburguesas


La cadena es de Buenos Aires, y tres amigos mendocinos -Pablo Juri, Gervasio Guiñazú y Matías Colonnese- se animaron a abrir, como franquicia, la primera de interior del país aquí en Mendoza. 

El nombre "Mi barrio", surge de la idea de que cada hamburguesa represente la esencia de diversos barrios, y se puede trasladar a cualquier ciudad haciéndolo propio con sus lugares. En este caso, por ejemplo en Mendoza podés degustar "La Quinta", que lleva con 170 gramos de carne, ananá grillado, queso azul, brotes frescos, cebolla caramelizada y mayonesa de ciruelas, "La Bombal": 170 gramos de carne, queso azul, cebolla caramelizada, tomate confitado y barrionesa de aceto -una mayonesa casera que te desmayás-; "La Vistalba": queso de cabra, mermelada de tomates y cebolla caramelizada -deliciosa- o "La Chacras", que es la vegetariana y mi amiga Agustina Debernardi la recomienda ampliamente: hamburguesa de vegetales, mozzarella, tomates confitados, cebolla morada, brotes frescos, champiñones salteados y mayonesa de calabaza, acompañada de mix de verdes.

Son 13 las distintas variedades que pueden pedirse solas o en combo, con papas o batatas fritas y diferentes toppings.

Fui hace poco con dos amigos, el Flaco Gabrielli y el Nico Alemán, y nos volvimos fans absolutos. ¿Precios? Las hamburguesas están entre 80 y 100 pesos, y el combo (con bebida, papas o batatas, y un postre) te queda entre unos $160 y $170. Así la pasamos, fijate:


Para terminar, un dato copado: para almorzar, tenés un combo a $120 con todo.

Opiniones (6)
26 de mayo de 2018 | 11:37
7
ERROR
26 de mayo de 2018 | 11:37
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. fornanes: Me alegro mucho que hayas tenido tan buena experiencia; como verás, la mía fue -en cuanto a los detalles de mobiliario y etc. que cito, NO la comida tal lo aclaré debidamente- bastante negativa, y te aclaro por las dudas, que no miento, ni me tomo "para la joda" las cuestiones que escribo aquí, así que todo (TODO) lo que dije, es verdad y me hago cargo. Muy otro asunto será, quizá, la franja etaria, que a medida que aumenta, requiere de mejores calidades y atenciones (o lo que es lo mismo: Cuando sos pendejo, nada te importa un carajo; por lo que imagino, andarás quizá por los 15, o tal vez ya llegaste a los muy maduros 18 tal vez??). Saludos y Gracias (Saludos y Gracias otra vez, ya que vos repetiste mi primer saludo).
    6
  2. Porque usar un vocabulario tan rebuscado para hablar de lugares para comer, me parese que es por pare ser SNOB , viste, me entendes. Estimado Sr, Crocce si se precia de periodista le rogaría que utilizase más el vocabulario castellano tradicional que no toda esa palabrería que solo lo usa un pequeño sector de la sociedad y creo que UD y su medio se dirigen a todo el espectro que conforma la sociedad que lee y escucha la radio.
    5
  3. Fornanes no mientas. Bancá la crítica y pedile a los dueños que corrijan los errores. Hasta el envase de mayonesa es ordinario. Muy cool las hamburguesas, pero tiene peor local que el Barloa.
    4
  4. Opino absolutamente lo contrario a todo lo que dice puntosinretorno. Volvería 10 mil veces a este lugar, no tuve ningún problema de espera, ningún problema de sentarme y comí, quizás, la mejor hamburguesa de mi vida. La comida es excelente por donde se la mire. El ambiente no es feo, para mi gusto, y al mediodía es un golazo ir también (pedí para llevar y fueron muy amables en todo). Teniendo en cuenta mi genial primer experiencia, si siguen así, creo que los clientes volverán sin dudas. Y muchos querrán imitarlos. Saludos y Gracias.
    3
  5. puntosinretorno, tu comentario me parece valiosísimo. gracias
    2
  6. Fui hace muy poco -la semana pasada-a Mi Barrio con mis hijos, y puedo confirmar un par de datos, a manera de crítica constructiva, y ojalá les sirva a los chicos de la franquicia para mejorar: Totalmente cierto que las hamburguesas en sí, son buenísimas. OK. Pero: El lugar es muy feo, más con aspecto de boliche, que de casa de comida (o sea, calidez, cero); paredes pintadas de negro, muy oscuro (fuimos para cenar); una tarima (seguramente para shows, anteriormente) muy incómoda y que hace que se mueva todo cuando alguien camina allí para dirigirse a su mesa; las mesas en sí, muy malas, sin buena fijación al piso, y por tanto que se mueven (se bambolean hacia los costados), haciendo peligrar la estabilidad de los vasos de bebidas que estén servidos. Y "el" detalle, las banquetitas para sentarse, hay Dios mío... Ahí llegamos a la parte peor, chiquitas, incomodísimas (pregúntenle a Sisteró si estoy diciendo algo que no sea verdad!), todas desparejas lo que hace que se muevan (con alguna pata más corta que las demás, sin contar que muchas cuentan con solo tres, lo que las hace mucho más peligrosas todavía), y encima... altísimas, lo que logra que muchas personas queden con sus pies colgando, sin llegar a tocar el suelo. Por lo espantosas de incómodas, en mi caso terminé comiendo en la mesa (mesita, más bien), pero parado (y aclaro que soy una persona alta, de piernas largas). Y, lo más importante de todo: Por ser a la noche, había un poco de gente (tampoco una multitud que los hiciese colapsar, bueno), y... Nos tuvimos que comer módicos 45 (sí, cuarenta-y-cinco) minutos para que nos llamaran para entregarnos cuatro hamburguesas. Tal como el mismo autor de la nota cita, no sólo la comida en sí misma hace que un negocio o sitio sea bueno: también en el combo, van el lugar, la comodidad, y la buena atención. Pónganle pilas muchachos, y van a andar bien. De lo contrario, mucho me temo que luego de una primer pésima experiencia como fue la nuestra, los clientes no vuelvan. Saludos y Gracias.
    1