opinión

Cuervos

A 2 centímetros del menemismo, el kirchnerismo milita bajo la defensora de José López, "muy emocionada" con Tinelli. Lista de posibles custodios legales de Anibalito, Julito y afines.

Del latín corvus.

1. m. Pájaro carnívoro, mayor que la paloma, de plumaje negro con visos pavonados, pico cónico, grueso y más largo que la cabeza, tarsos fuertes, alas de un metro de envergadura, con las mayores remeras en medio, y cola de contorno redondeado.

¿Pájaros? ¿Pajarones? ¿Pajarracos?

El día que se invente una carrera que se proponga eliminar a los abogados de todo el mundo, invitaré a Lanata y Longobardi para que juntos terminemos la escuela secundaria y luego nos enrolemos en esa cruzada ética y académica.

Para mí no es el problema ser de izquierda o de derecha, sino ser abogado. Y la existencia de ellos ha venido a complicar lo que en otras civilizaciones y tiempos ha sido más simple. Muchos se han aprovechado de nuestra buena fe. Es cierto. Y comparten con los pilotos aeronáuticos esa condición de intocables. Así como es imposible manifestar opinión alguna frente a un tipo que conduce un avión, con los abogados sucede otro tanto. Siempre poseen un inciso, artículo o acordada a mano para dejarte en ridículo. Una ridiculez que se agrava a la hora de pagarle sus honorarios. Y más ridículo cuando "tu" abogado combina con el "otro", el que se supone es tu denunciado y/o denunciante. La promiscuidad es muy usual entre doctores de leyes.

Mi hermana es abogada, de modo que la vida ya me ha dejado ese naipe en el reparto. No discutimos sobre el Derecho (para mí, el Revés, obvio), no discutimos más. Desde hace un buen tiempo a esta parte ella siempre-siempre tiene razón (le asiste, su señoría). Pero sospecho, y no es por intentar su defensa especialmente, que ella representa a una clase de abogados muy ínfima dentro del vasto universo, al que todos llamamos "cuervos".

Fernanda abogada

El chiste es viejo. No sé si es tan chiste. Así como tampoco qué tanto de chiste encierra buena parte de la "realidad", alrededor de Anibalito, Julito, Lazarito, Amadito, Cristobalito, Jaimito, Josecito y etcéteras de nombres y apellidos tan ilustres en ciernes del Bicentenario. La fábula popular, la de los bogas, es la siguiente: 

"¿Qué diferencia hay entre un abogado y un cuervo? Que uno es un animal de rapiña, vive de la carroña, de la basura y de la gente; acecha a sus víctimas y cuando se descuidan, atacan; primero le come los ojos y después termina de destrozarlo. Y, el otro, es apenas un simple e inocente pajarito negro".

En un mundo ideal, los abogados deberían dedicarse a asuntos más gratificantes, más elevados, quizá a practicar deportes, abarrotar gimnasios, tal vez escribir novelas o resolver crucigramas. Bastaría, sin embargo, que en ese mundo ideal los abogados conocieran algunas nociones básicas del régimen que solemos llamar con simpleza como lo "laboral".

Fernanda Herrera k

Suelo asistir a los relatos de abogados mediáticos con alguna clase de indiferencia, como a casi todo lo mediático (si entendemos por mediático gente grande haciendo el ridículo, previo maquillaje y parrillas de luces después). A veces no sigo sus palabras, sino el rictus, los gestos que acompañan sus bolos en televisión. Pero hay frases memorables de la boludez más nuclear que yo pueda memorizar. Es el caso de Fernanda Herrera, la doctora en leyes, famosa por ser la abogada hot (¿para cool tendríamos a la ex fiscal Viviana Fein?).

La doctora Herrera, a esta altura una versión más osada y cache de María Julia Alsogaray, asistió al programa de Marcelo Tinelli. El diálogo entre cuervos surcó el surrealismo para envidia de Salvador Dalí. Tinelli queriendo hacer de Olmedo y Herrera queriendo hacer de abogada. Un plato.

La doctora Herrera, luego de pisar estudios televisivos variopintos, al fin llegó a lo que considera su BBC o su momento Letterman. Dijo en Ritmo de la Noche (Videomatch o como se llame), en modo sentimental:   

Maria julia

"Estoy muy emocionada y conmovida de (sic) que me convoques aquí a tu programa. Te lo agradezco de corazón" (...)  "He lanzado mi material discográfico pero ahora estoy abocada a la causa de López, como todos conocen. Muy ocupada con esta causa, que ha conmocionado a toda la sociedad" (...) "Me sorprende mucho. Estoy como shockeada, conmovida y muy emocionada por la propuesta que he recibido de tu parte".

La doctora Herrera antes fue escribana, una de las profesiones más insólitas para alguien que, como yo, gusta de la literatura y el fútbol, el malbec y la carne de animales (menos perros y gatos). Sobre los escribanos también hay otro chistín. Tonto, supongo. Inofensivo. Que nadie se caliente.

La fábula acerca de los notarios es la siguiente: "Un grupo guerrillero extremista copa el Palacio de Justicia de un país. Por casualidad hay 500 escribanos allí dentro. La primera exigencia de estos bárbaros es reclamar 10 millones de dólares y como segundo paso que les sean ofrecidas las garantías para escapar de allí. ¿Y si no les damos nada? Bueno, no tendremos más alternativa que comenzar a soltar a cada escribano, uno por uno".

(Risas) (¿Risas?).

La retirada del kirchnerismo empezó utilizando la salida de emergencia, la puerta trasera, quizá como preludio al argumento histórico de la Nación que podría confinarlos a una banda en busca de vacaciones obligadas. La doctora CFK (en política todos son doctores y doctoras, pese a que la salud del sector enferma a más de uno) prefirió ser la Luisa Kuliok en esta serie de "Amo y señor" y salió sin saludar y ni siquiera como gesto de cortesía o buena educación perdió el tiempo en frivolidades mayúsculas, como el traspaso clásico del mando presidencial. CFK es aficionada a la ludopatia, pero no considera la posibilidad de perder, lo que profundiza aún más su karma looser. 

Desde ese minuto y hasta ahora que escribo (quizá en 10 minutos la nómina se pueda ampliar o el realismo mágico rioplatense nos asombre aun más, si eso es posible, con alguna otra delicadeza), varios de sus más íntimos y cercanos funcionarios han debido estar más que alertas ante el insistente llamado de jueces y fiscales y hasta peritos. 

En general, la historia es la misma: corrupción, abuso de poder, discrecionalidad. Lo típico de las democracias bananeras, provincianas, tan antiguas y demodé como Matusalén


Me he permitido elaborar una lista de abogados para muchos de ellos, partiendo del principio que no hay mejor defensa que un buen ataque, pese a que Nicolino Locche, el mago del cuadrilátero, haya desafiado semejante estrategia en cada una de sus memorables peleas.

Keanu Reeves, como Kevin Lomax en "Abogado del diablo" es para la Morsa, el más bocón, al que más ganas le tienen y el que más se hace el piola, como si le quedase mucho carrete. 

Denzel Washington, como Joseph Miller en "Filadelfia" me provoca duda: podría ser para Alex Freire, en un futuro, o quizá para algún ex ministro que se hacía el capanga con los fondos buitres, haciéndonos perder no solo tiempo sino bastante dinero.

Emma Thompson, como Gareth Peirce en "En el nombre del padre" es ideal para alguna mujer, hasta por cuestiones de género. Hebe, si se resiste a llamado judicial, sólo podría complicarle el trabajo a una muy profesional Peirce.

George Clooney, como Michael Clayton en la pelicula homónima. Asignado al arquitecto que no recuerda la nómina de funcionarios bajo su órbita. Win-win.

Y, por último, Paul Newman, como Frank Galvin en "Veredicto final". Abogado alcohólico, es cierto, pero en busca de la redención y a prueba de todo soborno. Por la onda, me parece, encaja con el flaco que tenía una especie de disco en el Senado, que siempre le han gustado esas motos que van a mil y que, hasta no hace mucho, quería quedarse con esa fábrica de billetes a la que muchos llaman, vulgarmente, como Casa de la Moneda.

Será justicia. ¿Será?





Opiniones (2)
17 de agosto de 2018 | 18:45
3
ERROR
17 de agosto de 2018 | 18:45
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Patética la nota. No todos los abogados son como los que el escritor describe. Han existido y existen excelentes abogados, grandes hombres del derecho. Acaso todos los periodistas son buenos? No hay periodistas malos? No hay periodistas corruptos? No hay periodistas sin escrúpulos? Yo también conozco periodistas de los unos y los otros y no por ello puedo defenestrar al periodismo.
    2
  2. MUY BUENO Y LAMENTABLEMENTE MUY CIERTO
    1