En foco

EEUU está en apuros: asesinatos, pánico y elecciones

¿Realmente el Estado Islámico tiene algo que ver con la masacre de Orlando? El caso tiene suma complejidad del momento electoral.

EEUU está en apuros: asesinatos, pánico y elecciones

Es más probable que el horrible asesinato en masa protagonizado aparentemente por un tirador solitario en Orlando sea más producto de la locura y la libre disponibilidad de armas que existe en Estados Unidos, que de un ataque organizado por el autodenominado Estado Islámico (llamado Isis en otros países). A diario se producen masacres en ese país. La escala de la sucedida en el local Pulse sumado a las características del lugar, multiplican las posibilidades de lecturas que el hecho deja, el día después. ¿Es un tiroteo más de un desequilibrado armado hasta los dientes en el supermercado de la esquina y sin control, un ataque homofóbico contra un local de diversión de esa comunidad, una venganza del hijo de un afgano contra "América" o un mensaje del yihadismo perfectamente organizado por la cúpula del grupo terrorista internacional?

Hoy el asunto es otro: pasa por lamentar el horror y reflexionar en torno a todos los elementos que hicieron posible que sucediera. ¿No pudieron preverlo? ¿Nada le puso freno?

En adelante, habrá que reflexionar en torno a todas los posibles móviles que tuvo a su paso Omar Marteen para tomar la sangrienta determinación. Pero también, sobre por qué el "gendarme global", que todo lo tiene supuestamente bajo control, no puede hacerlo hacia adentro de su territorio. Le resulta más fácil a Estados Unidos violar las leyes de otros países para espiar y actuar en territorios ajenos que legislar adecuadamente dentro de sus fronteras.

La situación de ese país no puede ser peor en el contexto actual. El horror se multiplica fácilmente y en medio de una situación de pánico, en una nación que hizo de la simplificación de las cosas y la síntesis en imágenes de impacto mediático su prácticamente única capacidad de análisis, la gente tiene que decidir quién regirá formalmente su destino político. En ese esquema, las opciones no son tan "revolucionarias" como pareció en su momento con la irrupción de la candidatura de Barack Obama (ese joven senador por Chicago, negro, nacido en Hawai y con raíces en Kenia y nombre árabe, Hussein). Hillary Clinton representa la primera mujer en competir por la presidencia, es cierto, pero también es Wall Street y la previsibilidad para el sistema financiero, eso que el sábado definió muy bien en diálogo con MDZ el filósofo francocanadiense Herve Fischer: "el videojuego de la especulación financiera, que desconoce que hay gente detrás de la economía".

El asunto es que si no es ella es Donald Trump, un exabrupto de la historia. ¿Alguien cree que este hecho no beneficia la irrupción de un candidato como él? Es interpretado por la población como "la solución final" a los problemas que el estamento político de la administración del país más poderoso del mundo no puede, sabe o quiere resolver. El término usado es tremendo. Fue la matriz del nazismo. Pero a no olvidar que ya hay quienes no dudan en tildarlo de "un Hitler", como lo hizo también en diálogo con MDZ el expresidente de México, Vicente Fox (a quien nadie podría tildar de comunista o izquierdista, siquiera, empresario como Trump, en todo caso).

Estados Unidos está en apuros porque si cunde el pánico en torno a la presencia intestina del yihadismo, amenazando con masacres así a lo largo de todo el territorio estadounidense, eso en sí solo alterará la vida cotidiana, pero por otro lado, afectará una decisión crucial: las elecciones de noviembre. Digna de un capítulo de "House of cards", caben decenas de otras especulaciones conspirativasque hacer: que haya sido a propósito, que realmente sí exista una falla de seguridad antiterrorista, que más locos armados salgan de cacería (y en Estados Unidos, locos o no, todos están armados ya que es más fácil comprar un rifle semiautomático AR-15 que un iPhone y hay más armerías que estaciones de servicio).

La simplificación está siempre a mano. Lo intentarán los medios y el gobierno del país del que nació la noticia que conmocionó a Occidente este domingo. Pero la realidad es mucho más compleja de lo que parece, como para ser tirada cual huesos a los perros que quieren definir -con la dimensión de un solo tuit- a una situación monstruosa. Matando al tirador nunca lograron frenar futuras masacres. 

Opiniones (1)
24 de mayo de 2018 | 02:13
2
ERROR
24 de mayo de 2018 | 02:13
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. ... COSECHARAS TU SIEMBRA !!! ... Quien lo decía ??
    1