Metrotranvía, entre marchas, reversas y sacudones

Un proyecto que pasó por más vueltas que una montaña rusa: proyecto ambicioso, frenos impulsivos, promesas falladas, gobernadores reacios y reanálisis de costos. ¿Hay que aprovechar este transporte público?

El Metrotranvía se convirtió en uno de los elementos más importantes del transporte público. Su única línea activa transporta miles de pasajeros por día entre Maipú, Godoy Cruz y la ciudad capital, además de ser uno de los emblemas, junto con los históricos trolebuses, del transporte limpio.

Fue uno de los pilares de la gestión del exgobernador Francisco Pérez en materia de obra pública, basado en un plan ambicioso que prevé extender este sistema por las antiguas líneas ferroviarias del Gran Mendoza convirtiéndolo en el eje troncal del transporte urbano. A pesar de los aires de grandeza del proyecto, los sucesivos descalabros financieros, las peleas políticas con la oposición y los continuos retrasos en los llamados a licitación, entre otros factores económicos, provocaron que, en la pasada administración justicialista, el Metrotranvía sea una iniciativa a medio (o menos) cocer: solo se completó la Etapa 1 (Línea Verde/ Maipú-Mendoza) en 2012, que está hoy en funcionamiento, y únicamente se dejó apenas construida la Etapa 2 (Mendoza-Las Heras), que está siendo ejecutada, mientras que las Etapas 3, 4 y 5 ni siquiera han atravesado el umbral del archivo.

Hoy el proyecto está en manos del gobierno de Cornejo, quien durante su última intendencia en Godoy Cruz se opuso firmemente a que el Metrotranvía atraviese el territorio municipal que entonces gobernaba, sobre la superficie, más específicamente en el trayecto del espacio verde/ bicisenda que la comuna contruyó en las viejas líneas ferroviarias. Con ese antecedente, era posible esperar por parte de la actual gestión una respuesta hostil hacia el Metrotranvía, e incluso el propio gobernador realizó declaraciones que daban a entender una postura alineada a esa idea. Sin embargo, aparentemente el discurso se rectificó y, si bien es algo que no termina de cuajar, al menos se decidió avanzar en lo que falta, pero sin apuro.

En el Gobierno no hay dudas en que la etapa a Las Heras, que finalizará en Panquehua, será terminada sí o sí, e incluso ya se pidió a la UTE CEOSA-SOGECIC que agilice el ritmo de los trabajos, pasando del 7% al 15% mensual, con la esperanza que la obra quede inaugurada en 2017. Pero, una vez que los emblemáticos trenes ligeros rojos comiencen a circular por el municipio norteño, la velocidad del proyecto bajará (aún más) y las etapas futuras serán profundamente revisadas, principalmente en los costos, como así también quedarán superditadas a la obtención de recursos económicos. O sea, se avanzará a medida que haya plata disponible, algo que es difícil de vislumbrar al corto y, quizás, el mediano plazo. La falta de subsidios nacionales tampoco contribuye a una apuesta segura. Solo la extensión al aeropuerto El Plumerillo podría dar algunos pasos más allá, pero también dependerá de la realidad económica del próximo año.

Con lo ya construido, y lo que se inaugurará, el Gobierno pretende aprovechar su uso. Las autoridades reconocen que el Metrotranvía tiene una preponderancia considerable, tanto por su conectividad como por su utilización de energía limpia, además de que se convirtió en modelo de transporte ferrovial para otras ciudades argentinas. Por ello mantendrá su estatus de "eje troncal" del transporte público, al menos en sus zonas de influencia (Ciudad, Maipú, Las Heras y este de Godoy Cruz) tanto en el sistema actual como el que se está diseñando para los próximos años.

Teniendo en cuenta que una de las ideas de este Gobierno es el desarrollo de energías limpias y renovables, potenciar el Metrotranvía iría en ese sentido. Si el mayor obstáculo son las fuentes de financiamiento, las autoridades tienen la oportunidad de presentar el proyecto en distintos ámbitos nacionales e internacionales, empezando por la Nación. También existe la posibilidad de conseguir créditos ante entidades como el Banco Mundial y el BID, siempre interesadas en iniciativas de infraestructura y transporte público. Con la presunta auspiciosa coyuntura que nuestro país muestra ante el mundo, sería positivo activar este tipo de gestiones. 

Si los problemas son los costos excesivos, los equipos gubernamentales podrían rebajar los cálculos de gastos en base a una nueva elaboración de las etapas que permita analizar otras alternativas pero sin tocar la esencia del Metrotranvía. Ejemplos en el mundo hay y, si consideramos antecedentes, interesados en aportar ideas no faltan.

Invertir para modernizar y ampliar la flota de troles (la Empresa Provincial de Transporte prometió avanzar en ese sentido), rediseñar el sistema de colectivos comunes, reintroducir las comunicaciones ferroviarias interurbanas con otras regiones de la provincia y, obviamente, consolidar al Metrotranvía como eje central son iniciativas fundamentales para mejorar el transporte público en el marco de una ciudad sustentable que eleve la calidad de vida de los mendocinos.


Opiniones (5)
24 de mayo de 2018 | 17:07
6
ERROR
24 de mayo de 2018 | 17:07
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Tatekieto...tenés mucha razón. Siempre veo El metro tranvía ir casi vacío...entonces Costo/Ganancias da pérdidas...yo vivo en Godoy Cruz muy cerca de las vías...y veo que la gente se toma el colectivo interno 104 porque te deja en la plaza independencia...el metro te deja muuuuuuy lejos para nosotros mendocinos que dos cuadras nos parece una barbaridad. Ahora....si lo extendieran y ramificaran como en Bs As....quizas sea más útil. En la variante de Maipu, Luzuriaga hay más gente esperando el 170 que el metro.
    5
  2. marcelo 1964, o usted se equivocó de foro o en éste se equivocó de persona: en ningún momento he escrito la palabra ganancias. ...Yo escribí de costos. La entiende, la conoce? COSTOS, co$to$, es decir, lo que desembolsan estado (subsidios) y gente (precio del pasaje) por hacer andar un sistema de transporte; es decir: un medio que los lleve de sus orígenes a sus destinos, pagado con fondos de todos. (No un artefacto que dé de comer a funcionarios y consultores vaciando las arcas públicas). Capici?
    4
  3. Tatekieto de que hablas de ganancias, en todo el mundo el tren el tranvía y el subte esta subsidiado, de hecho acá en Mendoza el gobierno radical con el costo kilómetro subsidia al empresario privado, le subsidian el gasoil y el 70% el sueldo de los choferes y le aseguran un 10% de rentabilidad y vos me hablas del MTM? A mi me jode mas que hoy los empresarios que en el 2005 estaban todos en convocatoria xq no saben manejar una empresa sin subsidios hoy son todos millonarios que encima aprietan a los gobiernos de turno.
    3
  4. Invitaría a los apologistas del MTM a que orienten su atención a los beneficios y co$to$ reales de este sistema (no de aire puro y pajaritos, sino de plata que cuesta para que viajen cuántos pasajeros de dónde a dónde). Después, hasta se puede hablar de lo ambiental, que tanto gustan exaltar a su favor; si se lo aborda con rigor documental, obviamente
    2
  5. A la autora de la nota le digo que tiene razón, ahora algunas aclaraciones, la ciclovia de Godoy Cruz la hizo Cornejo sobre terrenos Nacionales del ferrocarril, claro si venía el otro partido y sacaba la ciclovia la gente iba a putear sin importar que Cornejo axtuo como un matón de prepo. Los trenes que se compraron son excelentes y se compraron en excelente estado, de hecho hoy siguen funcionando en San Diego mezclados con los nuevos y no nos olvidemos que el estado en USA subencipna la compra de material rodante que vale 3/millones la unidad, la última.compra que hicieron fue de 50 cosa que acá sería imposible primero porque no pagamos un pasaje de 10 dólares, entonces lo que no se entiende es como aún está gestión no se sentó con los tanques que le dejaron los trenes a USD 40000_(un regalo) para traerlos, van a perder ese parque móvil y nunca más salvo que pongan 3 palos verdes clocvan a conseguir, además le diría a Cornejo que no tiene derecho a impedir que la gente de Luján tenga este servicio x un capricho PELOTUDO. Estas son políticas de estado que me parece que le queda grande al petiso.
    1