opinión

Francisco tiene prisa por pisar Moscú

Francisco tiene prisa por pisar Moscú

 Nada parece imposible para el Papa de los pobres. Franciscoacaricia dos sueños desde su llegada al solio pontificio. Los dos complicados, pero no imposibles: Visitar Moscú y Pekín. Y parece que tiene prisa por cumplirlos. En esa clave se explica la fina jugada de ajedrez del nombramiento de Celestino Migliore como nuevo Nuncio en Rusia.

En Roma, hay conicidencia en señalar que monseñor Migliore es uno de los mejores diplomáticos del Vaticano. Con mucha experiencia y bregado en diversos frentes. Desde la ONU, donde fue Observador Permanente de la Santa Sede, hasta la Secretaría de Estado, donde fue subsecretario de Exteriores durante la primera guerra de Irak, a la que se opuso el Papa Wojtyla.

Francisco saca de Polonia, en vísperas de la JMJ, a Migliore y le confía la Nunciatura de Moscú. Con una misión específica: acelerar su eventual visita a Rusia. El nuevo nuncio no sólo tiene tablas, sino que, además, conoce desde hace tiempo al Patriarca Cirilo y amntiene excelentes relaciones con las máximas jerarquías del Patriarcado de Moscú. Puede ser el gran facilitador del viaje papal a la Santa Rusia.

Y eso que, en Roma y en Nueva York, circula la versión de que Migliore estaba ya nombrado in pectore Nuncio en USA, pero, en una fina jugada, el Papa Francisco,ayudado por el cardenal O'Malley (un purpurado que cada vez gana más enteros como asesor de Bergoglio y como uno de sus eventuales sucesores), pusieron en marcha la estrategia rusa.

Impresionados por la gestión de la visita papal a México, realizada por el Nuncio Pierre, decidieron cambiar fichas y colocar a éste en USA y reubicar a Migliore en Moscú. El Papa hila fino con la diplomacia vatiacana, el auténtico poder dentro de la Curia y del Vaticano.

(*) José Manuel Vidal. Director de Religión Digital.

Opiniones (0)
27 de mayo de 2018 | 11:31
1
ERROR
27 de mayo de 2018 | 11:31
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"