En foco

La Mendoza socialera en la "era de la austeridad"

¿Cómo son los eventos de moda en la época de crisis? ¿En qué se ahorra para armar un evento y que no quede "cache"? ¿Qué es lo importante y qué lo prescindible a la hora de armar un determinado acontecimiento?

La palabra "austeridad" está de moda. Es la actitud que pide el gobierno, la que pregonan algunos políticos, y la que buscan muchos a la hora de ajustarse para sortear el momento actual.

Hay crisis, pero al mismo tiempo Mendoza se ha convertido en una atractiva plaza turística, y en uno de los lugares de la Argentina en donde desde lo nacional e incluso internacionalmente se opta para el turismo de reuniones, para la presentación de productos empresariales, congresos, encuentros y demás. Esto sumado a la intención de las empresas de seguir fidelizando clientes a través de ágapes y jornadas divertidas y de encuentro "face to face".

En cuanto a la vestimenta, la sobriedad, la elegancia simple y las tendencias más descontracturadas le ganaron la pulseada a la etiqueta y a las galas. Por eso surgen tendencias relajadas como la onda folk, el eterno auge del hippie chic, o la onda monocromática en contraposición a los opulentos vestidos de largo. En ellos la distensión se ve en el abandono de la corbata, en el saco con remera abajo, y en una onda vintage de "señorito inglés" que le queda a bien a chicos y a grandes. Y un dato esencial: ¡A un after office se va con la ropa que uno tenía en el trabajo! ¡De eso se trata! 

Paralelamente, nadie quiere dejar de lado los momentos privados de celebración -casamientos, cumpleaños, fiestas especiales y demás-. ¿Cómo se hace para organizar algo sin destrozar el presupuesto? ¿Sigue con vida la actividad social menduca en estos días? ¿Cuáles son las tendencias o las características de los eventos "de moda"?   

Desde ya, el after office se ha convertido en el rey absoluto: salvo contados ejemplos, las cenas multitudinarias son cosa del pasado y ni hablar de los eventos "all day" -de día completo-. La tendencia "green" y eco friendly da lugar a los healthy moments: eventos amigables con el medio ambiente en donde la gastronomía y las actividades son sanas, simples, a la luz del día -generalmente desayunos, meriendas, o almuerzos- en donde se gasta poca plata y al mismo tiempo, se asegura el mote de "acción cool".  

"La crisis afecta a todos los rubros, y en este sentido es fundamental activar aún más la creatividad. Si bien la actividad creativa es uno de los pilares de la organización de eventos, en estas épocas es indispensable", comienza diciendo Rosana Moretta, directora general de Branda Eventos. "Un aspecto muy importante es el 'ajuste de costos', en el cual el planner cumple un rol fundamental: debido al volumen de trabajo que genera con los proveedores vinculados, consigue mejorar los valores en las contrataciones".

Rosana moretta 2

Rosana Moretta.

"Una empresa como la nuestra, que genera cerca de 100 eventos anualmente, tiene una relación muy estrecha con los proveedores. Eso es importante para posibilitar una mejor negociación y en consecuencia una reducción de costos. Cuando un proveedor cotiza por un servicio específico directamente a un cliente particular, que realiza un evento al año, es lógico que el valor que se le solicite va a ser más alto que el que le hace a un organizador que le genera una fuente de trabajo constantemente. Este es uno de los beneficios que tienen las empresas que organizan eventos en grandes volúmenes", explica Moretta.

Eventos sociales y eventos corporativos

"Es importante tener en cuenta las diferencias entre los eventos sociales como bodas o cumpleaños de 15, y los Eventos Corporativos o BTL (Activación de Marcas)", diferenció la titular de Branda eventos.

"Un evento corporativo o acción de BTL de una empresa, seguramente va a estar determinado en un plan estratégico y calculado en el presupuesto anual. En este caso son acciones estratégicas que tienen incidencia directa en los objetivos de venta, en un determinado producto o servicio, en el relacionamiento con clientes y personal de la organización, y sobre todo en la intención de 'dar valor a la marca'. Seguramente se contrata con antelación y se cancela para 'congelar' el monto del mismo". explica Rosana.

"En el caso de los eventos sociales, se planifican con mucho tiempo de anticipación y cuando se toma la decisión de llevarlo a cabo, las familias asumen la inversión con presupuestos más altos o más bajos. Los costos más sensibles -es decir, en los que se ahorra- están relacionados con lo estético, la ambientación y los amenities. Se prioriza en cambio, la parte técnica como Dj, luces, sonido y el catering".

Sin embargo Moretta aclara que "en cualquiera de los dos casos, es importante que el trabajo lo haga un profesional y más en tiempos en el cual el país pasa un momento difícil. Muchas veces se piensa que es una tarea fácil; pero la realidad es que se deben tener en claro muchos aspectos, que si no se conocen tienen como consecuencia gastos innecesarios, una mala experiencia o perjudicar la imagen de una marca". Es por esto que el auge de los event planners se ha dado de un tiempo a esta parte, y en épocas en que se deben maximizar los recursos se convierte en un seguro, pues permite que, al disponer estos de un claro panorama en cuanto a precios y prestaciones de proveedores existentes, se pueda ahorrar al máximo.

Los eventos en la "era de la austeridad"

Los permanentes reajustes en los presupuestos han obligado a los event planners a darle una vuelta de tuerca a sus eventos, haciendo que la creatividad se sitúe por encima de los números para cuidar el bolsillo del cliente y para asegurarse la permanencia: cada vez hay más competencia y todo el mundo sabe que un organizador de eventos caro se contrata una sola vez. "Lamentablemente esta es la norma en estos momentos: por supuesto que la calidad es importante, pero la mayoría de las empresas se queda con el barato... a menos que sea un chastrín", explicó una gerente de marketing de una reconocida concesionaria automotriz. 

"Ahora todos podemos conocer más o menos e valor de las diferentes prestaciones de los proveedores, así que si el event planner se 'confunde demasiado' y se pone carero, peor para él. En este rubro también hay muchos vendehumo", nos dijo un gerente de un cinco estrellas mendocino.

Creatividad y nuevos formatos es al parecer la idea que prima en la actualidad. Es por eso que ahora los eventos deben tener claro el concepto: las agencias de organización se centran en lo que se quiere comunicar. Ya no es importante el "espectáculo puro y duro": de hecho, es contraproducente "llenar" la velada de cosas que pasan sin dejar tiempo a la charla, el encuentro. Además cuando son muchas cosas las que pasan, se pierde la idea esencial de lo que se quiere comunicar, de lo que debe quedar en claro en el invitado.

"¡Yo llegué a ver música estruendosa, juegos, sorteos, una banda, bailarines, un mago, una mujer que tiraba las cartas, mimos y artistas pintando en vivo todo en un mismo evento! La gente se iba aturdida. Eso, además de que es caro, ya no va más", nos comentó Valentina Mussuto, también de Branda eventos. "Ahora impera una onda más relajada y la gente valora poder disfrutar con más tranquilidad". 

El aspecto lúdico es importante, y además ya no van más los discursos, o las presentaciones demasiado formales con locutores y maestros de ceremonias -salvo excepciones-, sino la interacción de los anfitriones de cerca, charlando cara a cara. 

Cuando queda claro el concepto de un evento, la acción organizada aporta un valor y beneficia de forma directa a la empresa que ha pagado por su organización y que espera que detrás del evento exista una estrategia de comunicación eficaz.

La importancia de las redes sociales

En la innovación a la hora de armar un evento las redes sociales aportan un valor fundamental. "A la hora de optimizar los costos, y de orientar los eventos hacia objetivos concretos, ahora muchas veces se invita por Whatsapp, Facebook o Instagram. Allí con un flyer te cuentan la hora del convite, el lugar, el dress code (consigna de vestimenta) y hasta la hora de finalización", nos dice uno de los community manager de MDZ.

Las tendencias hacia las que apuntan las empresas es la predominancia del aspecto humanizador del evento. Hospitalidad, calidez, cercanía y protocolo aparecen como los valores esenciales que otorgan valor.

El peso que ha adquirido internet en los eventos es ya indiscutible, más aún en tiempos de crisis donde gracias a él se ahorran costes traslados. Lo fuerte se está dando en retransmisiones virtuales, comunicación online vía social media, etc.

Según se explica en el blog www.organizaciondeeventosdotorg.wordpress.com, parece ser que la tendencia actual apunta a la hibridación, es decir, que haya una parte presencial, pero que proporcionen también un componente virtual para que luego el participante siga "enganchado". El trato de coloquial y amistoso sigue siendo indispensable, pero el aspecto virtual adquiere una fuerte relevancia que aún debe ser estructurada de forma que además de rápido y económico pueda potenciar una perdurabilidad y ¿por qué no? calidez.

Opiniones (3)
20 de junio de 2018 | 13:10
4
ERROR
20 de junio de 2018 | 13:10
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. la austeridad se da gracias a macri y su revolucion de la alegria...porque es un pesimo presidente
    3
  2. y si hablamos mas en castellano, me falta guita, pasar todo el dia. despues del laburo. por lo que veo si hablas asi la guita no te falta.
    2
  3. EN GUAYMALLEN SI HAY ALGO QUE SOBRA SON BACHES. NO HAN TAPADO NI UN SOLO POZITO.
    1