opinión

Conservación, desarrollo y legitimidad social en la cordillera del Valle de Uco

El periodista especializado en temas vinculados con la montaña, Nicolás García se explaya sobre una rica zona de Mendoza en esta columna.

Conservación, desarrollo y legitimidad social en la cordillera del Valle de Uco

Los parajes cordilleranos de Tunuyán podrían ser el escenario de una saga épica, desde su geografía poderosa hasta los nombres resonantes, como Cuesta de los Afligidos, Cordón de las Delicias o cerro Tres Picos del Amor. La zona entre el Manzano Histórico y el límite con Chile es además un corredor histórico a través de los Andes. Y uno de los contados accesos públicos a las montañas que tenemos los mendocinos.

Es también el centro de varios conflictos, al menos dos de los cuales tienen que ver con el interés público: un emprendimiento turístico e inmobiliario en el fallido centro de esquí Manantiales y el intento de llevar el camino a Chile por el Portillo Argentino- Paso de los Piuquenes.

Las dos iniciativas se encuentran dentro de un Area Natural Protegida provincial, la reserva Manzano-Portillo de Piuquenes (Ley Provincial 8.400, del 15 de febrero de 2012). En ambos casos se iniciaron obras sin las debidas autorizaciones ambientales, causando impactos no determinados en la reserva.

La buena noticia es que la reacción de buena parte de la comunidad local -y de la opinión pública- generó la presión necesaria para detener las topadoras. Al menos hasta que se realicen los procedimientos que marca la ley. En otras palabras, que exista una Declaración de Impacto Ambiental (DIA) aprobada y que los proyectos tengan “legitimidad social”, avalada en una audiencia pública.

A libro abierto

La novedad es que, a raíz de este conflicto y de otro caso similar, la Secretaría de Ambiente está por emitir una Resolución para garantizar el acceso público a la información de este tipo de emprendimientos. Así lo confirmó a MDZ el Jefe de Gabinete de Ambiente, Eduardo Sosa. La idea, explicó, es “ampliar mucho el acceso a la información por parte de los distintos actores, con tiempo suficiente antes de las declaraciones de impacto ambiental y las audiencias públicas”.

En el caso de Manantiales, hay muchos puntos confusos que poner sobre la mesa. Uno de los más relevantes es porqué el intendente Martín Aveiro autorizó un proyecto en el cual el municipio no tiene competencia. Se trata de una reserva, cuya autoridad de aplicación es la Dirección de Recursos Naturales Renovables de Mendoza (DRNRM). (Aveiro argumentó en una nota de MDZ que no lo sabía: creo que ese pretexto lo deja peor parado que cualquiera que sea el motivo real).

Otro punto es porqué los privados que impulsan este desarrollo no acataron la orden de frenar las obras, en las ¡cuatro! inspecciones de la DRNRM. La primera fue el 22 de enero, y los guardaparques le entregaron la notificación al propietario del proyecto, Horacio Junco. Meses después, el 26 de abril, como las obras seguían a pesar de nuevas inspecciones, Recursos decidió imponer una multa de 200.000 pesos (Resolución 163). Junco rechazó la penalidad mediante sus abogados. La semana pasada hubo nuevas instancias: Ambiente solicitó que se acredite la personería jurídica de la firma detrás del proyecto. Junco, por su parte, volvió a recurrir el trámite administrativo, que probablemente llegue al cuarto piso de la Casa de Gobierno.

Desde Ambiente aseguran que el proceso continúa y que llegado el caso se puede aplicar un artículo de la Ley de Preservación del Ambiente (nro. 5.961, la misma que establece el requerimiento de la DIA). Este artículo contempla la demolición de las obras “a cargo del proponente”.

Es más fácil pedir perdón que permiso

El viejo sendero que cruza los Andes entre el Manzano y el Cajón del Maipo (Chile) ha sido un paso cordillerano desde que existe registro. Los jesuitas lo aprendieron de los pueblos originarios. Vio pasar a viajeros ilustres, columnas militares y a un intenso comercio de ganado en pie -hasta 2.000 vacas juntas-. Soldados del Ejército de los Andes murieron de frío guardando el Portillo Argentino y San Martín regresó de su campaña por este boquete. Don Charles Darwin le dedicó unas páginas en su diario de viaje y Fidel Roig Matons se instaló en la zona para bocetar sus pinturas de la gesta libertadora.

De hecho hay pocos lugares que se ajusten a la idea de camino histórico como este hilo de piedra y polvo que hace siglos franquea montañas, valles y ríos.

Es, además, un patrimonio natural muy relevante. (O, por decirlo como realmente lo pienso, uno de los lugares más lindos del mundo). Una de las claves de este sitio, que es a la vez íntimo y descomunal, es el Portillo Argentino. Un tajo de apenas un par de metros de ancho, a 4.380 metros, en la muralla del Cordón del Portillo. Uno trepa y trepa hasta allí, sin ver otra cosa que el granito de las paredes, la roca de las morenas y el polvo de la senda. Hasta que un golpe de viento frío anuncia el mundo que está a punto de abrirse ante los ojos: un enorme valle, rematado por los picos nevados de la Cordillera Principal hacia el oeste. Un paisaje que nunca ha sido hollado por vehículos a motor.

En una cavidad del portezuelo, los arrieros y viajeros han dejado durante años sus pañuelos, velas y otras pequeñas ofrendas. Un bonito testimonio y un homenaje a las montañas, que le da un aire de santuario al portillo.

En este sitio metió una topadora la Dirección de Vialidad el año pasado, con aval del anterior gobierno, del intendente Aveiro y con una confusa autorización de la Dirección de Recursos. La idea, explicaron, era llevar una “huella turística” hasta Chile. Sin contar con ningún estudio ambiental ni de ingeniería, ni una gota de sentido común; es siempre más sencillo pedir perdón que permiso.

También en esa oportunidad la oposición de los vecinos del Valle de Uco, los gauchos de la zona y los prestadores turísticos (entre los que me incluyo) logró que se detuvieran las obras. Actualmente la iniciativa recorre dos itinerarios administrativos: uno en la Fiscalía de Estado (ya que Vialidad es una dependencia estatal), y un expediente propio de la Dirección de Recursos.

Si un desarrollo turístico e inmobiliario en la reserva Manzano-Piuquenes y un camino para 4x4 en el sendero del Portillo Argentino constituyen aportes al bien común o no, dejemos que lo decidan los actores de la sociedad… los habitantes, la iniciativa empresaria, los científicos y los administradores de nuestro patrimonio -funcionarios y legisladores-. Por mi parte, creo que genera mayor riqueza para la comunidad, a largo plazo, poner las fichas en la conservación y puesta en valor de estos tesoros naturales y culturales.

Pero el punto central y que no me parece discutible es el modo en que se llevaron a cabo estos proyectos, a la vieja usanza de la política mañosa del hecho consumado. Por el costado de la ley y sin un consenso básico. Ese conflicto es tan profundo como el daño ambiental.

Opiniones (10)
20 de junio de 2018 | 13:08
11
ERROR
20 de junio de 2018 | 13:08
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. VIVO EN TUPUNGATO HACE 8 AÑOS,40 QUE SALGO A LA MONTAÑA Y PARA CAMINAR LOS FINES DE SEMANA ME TENGO QUE IR A OTRO LADO...TENEMOS UN PARQUE PROVINCIAL QUE ES MENOS COMPLICADO INGRESAR AL KREMLIN QUE TRAMITAR EL PERMISO.EN REALIDAD LO QUE PUDE VER ES QUE IMPORTA MUY POCO EL TURISMO QUE NO TENGA QUE VER CON BODEGAS...ADEMÁS EL RÍO LAS TUNAS NO ES DE PROPIEDAD PRIVADA,EXISTE LO QUE SE DENOMINA CAMINO DE SIRGA,QUE ES DEL ESTADO NACIONAL Y NO SE DEBERÍA IMPEDÍR COMO SE HACE EL TRÁNSITO POR ÉL,SOBRE TODO CUANDO UNO VA A CAMINAR,NO A CAZAR NI DAÑAR ALGO.
    10
  2. Muy buena nota, que demuestra que mas alla de cualquier posicion hay que respetar las leyes vigentes y los tiempos y permisos. No hay muestra posible cuando hay atropello y la discusion debe darse sobre llevar adelante estos proyectos y el del turismo sustentable o dejar las cosas como estan.
    9
  3. Nicolás: qué buena tu nota! Gracias! Ojalá en próximas notas puedas explayarte más en la descripción de senderos únicos, o historias de lugareños, nombres insólitos de los parajes. Lo digo con la esperanza que no haya tanta desidia y tanto avasallamiento en el tratamiento de cuestiones ambientales. Y especialmente cuando se trata de nuestra querida montaña! Te busqué en twitter para comentar tu excelente nota. Abrazo, Victoria Milán
    8
  4. MUY buena la nota y comparto plenamente la postura del autor: con una ley de pleno, irrestricto acceso a la información pública como base y la participación ciudadana en la fiscalización de los actos de gobierno, las actividades de depredación del patrimonio natural y público (con la complicidad de funcionarios venales) se acaban rapidito.
    7
  5. Hoy salvo unos pocos caminos que entran en la montaña, los mendocinos no la podemos disfrutar porque esta en manos de particulares, hay que hacer muchos caminos mas!!!
    6
  6. Mauro jaja ya que mencionaste a Iñarra Iraegui y parece que te gusta la historia sería bueno indagar un poco como Iraegui se quedo con esas tierras y muchas otras mas como parte de las tierras de la CONEY Arg en el norte de San Rafael (salvo que seas el hijo, y no lo puedas contar jeje)
    5
  7. Muy bien, prefiero comerme un asado en el manzano y no veranear en playas chilenas o brasileras; la única forma de querer a nuestra Provincia es conocerla y, para conocerla, el primer paso que debemos dar es empezar a estudiarla. El Proyecto Manantiales data aproximadamente del año 1984, después que Tito Lowenstein construyera el Centro Invernal de Las Leñas en 1983 y, que, según mi humilde opinión, fue el padre del turismo mendocino, ya que, tuvo la brillante idea de traer el Campeonato del Mundo de Esqui al Complejo y, a partir de ello, Mendoza se transformó en un referente del turismo invernal a nivel internacional. A partir de esa idea, el arquitecto Iñarra Iraegui, dueño de las tierras en las que se ubica Manantiales, proyecta un Centro de Esqui al mismo nivel de Las Leñas, con la particularidad que iba a tener la pista con mayor longitud del mundo (para un esquiador esto es el súmmun), el proyecto nunca se llevó a cabo por falta de fondos propios y por falta de crédito para emprendimientos de este tipo. Volviendo al tema de la Nota, es creada el 15/2/2012 por Ley 8.400 de la Legislatura de Mendoza y publicada en el Boletín Oficial el 17/4/2012, con excepciones para el Area Natural planteadas en la Ley 8.474 del 2/10/2012, publicada en el Boletín Oficial el 12/11/2012, en las que se contempla la construcción del Dique Los Blancos. El Area Natural, ha sido categorizada y dividida en: 1) Reserva de Uso Múltiple, de acuerdo a lo establecido por el Capítulo IX, artículo 36 de la Ley 6.045, comprendiendo el sector delimitado por las coordenadas que en el Anexo I de la presente se indican; y 2) Reserva Recreativa Natural, de acuerdo a lo establecido en el Capítulo XIV artículos 42 y 43 de la Ley 6.045 comprendiendo el sector restante, conforme Anexo II de la presente. El Area Natural tiene por objetivos: a) Conservar los recursos hídricos, flora, fauna, gea, paisaje y material arqueológico, existentes dentro de la misma; b) Preservar las fuentes de agua que irrigan el oasis productivo del Valle de Uco; c) Potenciar los atractivos turísticos de los Departamento de Tunuyán, San Carlos y Tupungato, en lo que refiere a su zona de montaña; d) Preservar todo lo referente al patrimonio cultural existente en la zona. Tiene una superficie aproximada de 314.600 hectáreas. La vegetación está compuesta por pastizales abiertos, leña amarilla y matas. La fauna cuenta con especies como el cóndor, aguila mora, zorro, guanaco y liebre europea. El nombre Piuquén, deriva del Araucano y significa "corazón". Volviendo el tiempo atrás... luego que Juan Jufré reubicara la Mendoza fundada por Castillo en 1561 al actual Area Fundacional y fundara Resurrección en 1562, se fue al norte y fundó San Juan; de allí partió a Santiago de Chile, al llegar a Uspallata emitió en favor de Juan y Pedro de Villegas (distinguidos integrantes del Cabildo de Mendoza), que habían llegado en la expedición con Castillo, sendas mercedes haciéndolos acreedores (usurpadores) de tierras en la zona del Valle de Uco. Algunos años después... Por litigio judicial entre la Compañia de Jesús contra José Morales de Albornoz y Miguel de Guevara, se deben mensurar tierras para solucionar un conflicto entre ambos. En el Valle de Uco, a 12/2/1733, ante el maestre de campo Andrés de Vargas Machuca, comisionado por el corregidor Juan de Oro Bustamante y Santa María, comparecieron Fernando de Alvarado en representación de José de Morales y Miguel de Guevara, que ambos tienen estancias pobladas en dicho lugar y manifestaron que contradecían la mensura. Fernando de Alvarado, en nombre de José de Morales, dice que protesta de la mensura hecha, en atención a que no ha sido oída su parte. Miguel de Guevara dice que protesta de la mensura por tener posesión inmemorial de las tierras de Priuniante, que hoy se llaman del Manzano. (Fuente: Archivo Nacional de Chile, Archivos de la Real Audiencia, 847). A la zona del Manzano previa colonización, los aborígenes de la zona le llamaban Priuniante, lo chistoso del juicio es que era por usurpación de tierras entre ambos litigantes, pero, estos tipos en definitiva a su vez se las usurparon a los aborígenes, ya que nunca las pagaron y se metieron a ella a punta de arcabuz. Muy buena la nota, Saludos.-
    4
  8. Tunuyan es un paraiso y tiene todo lo natural q se requiere para ser un destino turistico del mejor nivel y en armonia con el ambiente, ese es el futuro del turismo y la sustentabilidad, espero q Aveiro se atropelle algun libro sobre el tema, sino que vuelva a tirar la pelotita en alguna hora libre.
    3
  9. Muy buena nota, Nicolás. Expresás en pocas palabras el descontento hacia las políticas "a dedo", corrupción y desmaneje total al que estamos (lamentablemente) acostumbrados.
    2
  10. Excelente nota!! Gracias mdz y al autor. Ojalá sepamos conservar esto
    1