opinión

Argentina industrial: ¿El problema es el modelo o los actores?

El "proteccionismo" K derivó en inflación y monopolios. Sin embargo la aventura aperturista de los '90 tampoco llegó a buen puerto. ¿Existe un punto medio? ¿Falla la política o el sector empresario?

"No importar un clavo" tuvo un costo para la demanda, pagamos precios muchísimo más altos que el resto del mundo por los mismos productos y los mendocinos lo pudimos comprobar frecuentemente haciendo compras en Chile. 

Pero el modelo proteccionista no alcanzó para blindar a las PYMES ante un cambio de modelo y es que todo se redujo a la confianza, ¿no invirtieron para crecer y hacer sus precios más competitivos? ¿los impuestos resultaron tan extorsivos que evitaron obtener ganancias reales?

A Abraham Lincoln se le atribuye la frase, "Yo no sé gran cosa de aranceles. Lo que sí sé es que cuando compro una chaqueta de Inglaterra, yo me quedo con la chaqueta e Inglaterra con el dinero, mientras que si la compro en Estados Unidos, yo me quedo con la chaqueta y Estados Unidos con el dinero".

Pero ese pensamiento tiene límites en la economía moderna, un avance en la tecnología contribuye al desarrollo de muchas industrias, y mientras no se produzca en la Argentina habrá que comprar afuera.

Sin importar las ideologías partidarias, los empresarios industriales de Mendoza coinciden en que el límite de abrir las puertas del país al mundo está en la protección a las Pymes, en este sentido sostiene que hay que favorecer a las empresas que son responsables del 70% de la generación de empleo en el país, especialmente en tiempos de crisis.

Sin embargo, hasta cuándo hay que sostener a las Pymes, de acuerdo con el empresario kirchnerista, Sergio Mastrapasqua -quien además es el titular de la Confederación General Económica de la República Argentina-, hasta que la empresa crezca y por lo tanto deje de ser pequeña y mediana. "Todos los países centrales tienen en cuenta eso", sostiene.

El problema es que en cerca de 12 años de proteccionismo, muchas de las empresas no tuvieron la suficiente confianza en la estabilidad de la política en la Argentina para crecer, no invirtieron sus ganancias y se mantuvieron Pymes. 

Otra visión es la del economista liberal, José Luis Espert, quien consideró que el "precio de no importar un clavo" fue el nacimiento de "empresarios prebendarios" -unos pocos que concentraron todo el poder- quienes tal y como Lázaro Báez, aprovecharon el proteccionismo para captar todo el mercado y obtener rentas extrarodinarias. Entonces, no se protegió a las Pymes, y una vez más sólo unos pocos se quedaron con los recursos de todos.

Hoy los industriales mendocinos le reclaman al nuevo gobierno que favorezca la producción nacional, y por lo tanto al empleo nacional, no estaban de acuerdo con que se limitara totalmente el ingreso todos los insumos, pero hoy sufren las consecuencias de una apertura sin restricciones. De acuerdo con el titular de Asinmet y vicepresidente de la Unión de Industriales de Mendoza, Julio Totero: "se pierden oportunidades de generar trabajo" cuando no se tiene en cuenta lo que se puede producir acá.

Igualmente, Mastrapasqua consideró que hoy 18.500 productos que estaban protegido han dejado de estarlo, y eso ha dañado a "jugueteros, textiles, y sobre todo metalúrgicos". El empresario sostiene que los sectores más castigados han perdido entre el 40 y el 50% de su rentabilidad con respecto al año pasado.

De todas maneras, hasta el más kirchnerista de los empresarios reconoce que el modelo aplicado de la forma en que lo hicieron los actores anteriores -Cristina Fernández y Néstor Kirchner- tenía una deficiencia, y estaba en el factor impositivo. "Como venía la política anterior venía bien, pero se necesitaba una reforma tributaria que beneficiara a las Pymes -tanto agrarias como industriales", señaló. 

El límite del proteccionismo para los empresarios parece estar en la graduación, en establecer un balance entre los aumentos de los servicios básicos -agua, luz y gas-, la quita de impuestos y la apertura del mercado. 

"Si este país quería ser la ferretería del mundo, nos tiene que dejar fabricar las herramientas", reflexiona Mastrapasqua, y agrega que "si vamos a ser el granero del mundo tiene que ser para todos, no para cuatro o cinco empresas muy grandes y concentradas que le compren a las pymes para imponer ellos los precios y retener la mayor cantidad de las ganancias".

El sacrificio 

En todos los modelos parece que hay que resignar ganancias, ya sea para que el consumidor final cargue con los costos de proteger la industria a precios altísimos, pero contribuir el sostenimiento del empleo.

O abrirse completamente al mercado internacional, favorecer el ingreso de inversiones para que el Estado puede financiarse, resignando el crecimiento de las pequeñas y medianas empresas. 

Con ambos modelos se encuentran ejemplos exitosos en el mundo, incluso, el éxito parece estar en una combinación de ambos, y del paso gradual de uno al otro. 

Es por eso que parece ser que los actores son el problema, se pretende proteger a las Pymes, pero no se les dan garantías suficientes para arriesgarse a invertir -continuidad de modelos-, de forma que cuando puedan ser suficientemente competitivas se abran las puertas al mundo sin temor a que la relación precio-calidad de lo propio caiga en desmedro de cualquier producto chino, por ejemplo.

Apostar al agro tampoco sería una mala idea, la Argentina tiene mucho potencial en ello, pero para convertirnos realmente en "el supermercado del mundo", como plantea el presidente Mauricio Macri, no se puede dejar de lado la industria nacional que hoy reclama políticas eficientes para no cerrar sus puertas. 


Opiniones (3)
18 de agosto de 2018 | 07:59
4
ERROR
18 de agosto de 2018 | 07:59
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. coincido en parte con jcglsl y el ejemplo mas palpable es el desarrollo comercial en el interior de mza este valle de uco y sur; los comercios tradicionales sobreviven a todas las crisis. en el gran mza no. debido a los hiper q venden productos chinos a 2 mangos.
    3
  2. Buena nota y buen punto de análisis. En algunas provincias "pobres" de nuestro país que son manejadas por familias (no son pocas), funciona bien la seguridad, los servicios, no hay empresas extranjeras de por ejemplo comida rápida y un sinnúmero de detalles, que hacen que la gente funcione y viva de su trabajo. Incluso tienen buenas rutas, y viven casi todas ellas del turismo nacional e internacional ya que poseen nula industria o la industria que tienen se lleva todo fuera de esa provincia. Las que las tienen, se encuentran en menores condiciones de toda índole, respecto de las anteriores. O sea, no hay líneas de colectivos urbanos (mega empresas privadas que negocian con los gobiernos de turno) pero nadie anda caminando, sino al menos en moto. Todas esas provincias denominadas pobres, poseen buenas rutas, pero reciben poca coparticipación del estado nacional; no hay empresas de comida rápida extranjera, lo que posibilita que cada uno venda si quiere, desde empanadas, tortas fritas, hamburguesas caseras, fruta regional, dulces caseros, pizzas, jugos naturales, ropa, e infinidad de elementos que hacen que haya trabajo informal (monotributistas) que evitan que esa gente delinca.- Conclusión: ¿Por qué necesitamos de grandes industrias como ARCOR que tiene capitales nacionales (y comenzó en un galponcito elaborando tomates o fabricando caramelos), si lo mismo, evaden y cuando deben despedir gente, el estado nacional las sale a cubrir? (Caso Cresta Roja o La Serenísima).- Lo que hace falta, son microemrendimientos y gente que QUIERA TRABAJAR!!!!!!!!!!! Sin necesidad de tanto gremio y su mafia.- ¿¿¿O alguna vez un gremio le hizo huelga a un gobernador de La Rioja, Santiago del Estero, Misiones, Salta, San Juan, La Pampa, Catamarca, Corrientes, Entre Ríos??? El asunto de los precios de salida del productor y llegada al consumidor, es el punto. ¿Saben cuánto hay que pagar a la mafia de los Mercados de Concentración de B.s As., o Mar del Plata, para poder descargar la fruta que va en fresco de Mendoza, o de San Juan o de otra provincia? Hoy... por un camión con 30.000 kilos con fruta, $10.000.- Eso... nadie lo dice.- Si no pagas, se pudre esperando turno.-
    2
  3. Te falto agregarle una opcion mas... los modos
    1