opinión

Una casta parasitaria

Una casta parasitaria

Los partidos políticos que han gobernado nuestra provincia, desde 1983 a la fecha, han demostrado en la práctica, su ineficacia. Sus integrantes se han convertido en una verdadera casta gobernante integrada por familiares, amigos y testaferros. Saltan de un puesto a otro, aún antes de terminar sus mandatos vigentes, y así pasan años y años viviendo de la política, enriqueciéndose con los recursos de los contribuyentes.

Los integrantes de esta casta son personas a las que las mueve solo su propio interés, porque en su accionar no representan la voluntad de sus “representados”. No son capaces de interpretar las prioridades, necesidades y preocupaciones de aquellos a los que les meten las manos en los bolsillos para llevar el elevado estándar de vida de la que gozan los integrantes de esta casta.

La gran mayoría de ellos son educados, muy bien preparados (son el fruto de nuestras universidades), carismáticos, agradables y simpáticos cuando están en campaña para conseguir el voto de cada uno de nosotros.

Pero una vez conseguido el poder, les resulta muy difícil seguir fingiendo, y se los “siente” superficiales, vanidosos y con un aire de superioridad muy desagradable.

Para muchos de ellos, la política es el lugar donde se pueden hacer negociados y ganar dinero extra, donde se puede ser corrupto sin ir preso, si en definitiva las leyes las hacen ellos y cuando las violan no les caen encima las sanciones correspondientes. La casta esta por encima de todo, es intocable.

Es una verdadera casta parasitaria. Porque no sirve para producir. Esta casta debe “producir” seguridad y, sin embargo, no sabemos en que momento nos van a asaltar en la calle, o van a robar en nuestras casas o nos van a quitar la vida.

Deben “producir” educación y es toda una odisea conseguir lugar en las escuelas, con aulas súper pobladas, infraestructura deficiente, baños que no se pueden usar. Para la casta no es problema, porque envían sus hijos a escuelas privadas.

Deben “producir” leyes para que tengamos una justicia eficaz. Sin embargo, gracias a las leyes que “producen” los delincuentes viven libres y nosotros entre rejas.

Deben “producir” justicia mediante el nombramiento de jueces probos y ecuánimes, pero en ese loable intento, algo falla, porque el resultado es otra casta, intocable por la sociedad y muchas veces, sufrida por las victimas no por los delincuentes.

Ellos se dictan su propia ley de sueldos, dicen que el gobernador como máximo responsable, es el que mejor sueldo debe tener. Es una falacia total. Ningún integrante de esta casta parasitaria se hace responsable de su accionar. A la casta parasitaria no le importa que un mes de sueldo de ellos equivalga a 8 meses de sueldo de un docente, de un policía, un médico, un enfermero . . .

Y, a lo que se llevan al bolsillo hay que sumarle lo que nos cuesta la cantidad de asesores, secretarios, secretarias, viáticos, pasajes, etc., etc., que cada uno de ellos “necesita” para desarrollar su labor. Realmente, cada uno de los integrantes de esta casta, nos sale muy caro, en relación a lo que producen en pos del bienestar general.

Cuántos de ellos serán capaces de salir a decir que tienen su cuota parte de responsabilidad en la situación en que se encuentra nuestra provincia, donde mes a mes se acrecienta la deuda mediante la toma de préstamos, emisión de bonos o letras. La casta genera las debacles y, nos la hace pagar a nosotros.

La manera más efectiva de hacer productiva esta casta parasitaria, es establecer un sistema de pagos por resultados. Pero claro, si como sociedad les pagáramos sus servicios por resultados, muchos de nuestros políticos no llegarían a fin de mes con dinero para mantener a sus familias. Ahí comenzarían a comprendernos . . . tal vez.



Opiniones (5)
24 de mayo de 2018 | 02:17
6
ERROR
24 de mayo de 2018 | 02:17
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Coincido plenamente con lo expresado en la nota. Me permito agregar que ese parasitismo cronoficado se hace mas evidente cuando uno analiza de que vive la Ciudad Autónoma de Bs. AS. o mejor dicho que produce en bien del país. la respuesta es clara "Nada" al igual que el Municipio de la ciudad de Mendoza. Son verdaderos parásitos burocratizados
    5
  2. COMO NO COINCIDIR CON USTED ANGEL Y SOLO LE QUEDA REMARCAR QUE LOS PROBLEMAS EN NUESTRA QUERIDA MENDOZA NO TIENEN SOLUCION POR QUE NO HAY JUSTICIA
    4
  3. Hace mucho que no leía de una forma tan clara, diplomática y exacta una descripción de lo que SON REALMENTE este grupúsculo correctamente definido como PARASITARIO...lo felicito al Sr. Autor del artículo y comparto por supuesto, el ASCO que siente...
    3
  4. No creo que nadie pueda estar en desacuerdo con Usted Angel, salvo los politicos, como forista escribi muchas veces comentarios con el mismo contenido, estasmmos gobernados por una clase privilegiada ( parasitaria la llama usted, politocracia la llamo yo ) que es en definitiva la beneficiaria directa de esta falsa democracia.
    2
  5. Angel Alfredo: yo no podría decir lo mismo sin utilizar palabrotas contra los ladrones (de profesión única, políticos, jueces, abogados) por supuesto sin generalizar siempre hay uno que otro que se salva (muy pocos), estoy totalmente de acuerdo, creo que todos vemos lo mismo y no sabemos como expresarlo de la forma educada que lo hiciste.
    1