En foco

Comodidad y caradurez: los artistas "estrellita"

En este momento difícil a la Cultura deben empujarla el Estado, los privados... y también los artistas. ¿Por qué hay tantos que se quejan, pero que después se borran? Los abúlicos, los mangueros, los "creídos" que no suman vs. los que traccionan.

La semana pasada escribí una columna de opinión sobre el estado de algunos de los museos de Mendoza. En realidad, sobre la tristeza que le produce a una gran parte del pueblo de la provincia que varios de los emblemáticos museos estén en problemas para albergar muestras, obras, o su patrimonio estable. Y esbocé una solución, a mi entender válida, que es la de reflotar el proyecto de ley de mecenazgo para que los privados tengan la posibilidad de aportar una porción del dinero que va al tributo, a un fondo para la cultura. Entiéndase bien: no "eximirse de impuestos", sino asegurar un porcentaje del mismo a actividades culturales.

El Estado está en crisis, no hay plata, y generar una legislación como lo hizo Chile o la Ciudad de Buenos Aires que integre a los privados en el engranaje económico de la Cultura sería un avance.

Pero hay aún otra pata, además de la del Estado y los privados, que también me genera interrogantes: la de los artistas.

Una charla iluminadora

"Yo no sería duro con los museos y sus directores. Llevar adelante un museo es difícil, y ya sabemos que los presupuestos se recortan por los lugares que no se consideran 'de primera necesidad': los directores de los museos hacen un esfuerzo gigantesco para poder llevarlos adelante", me decía en una entrevista hace unos días Osvaldo Chiavazza.

En esa charla me alegré al escuchar a Chiavazza decir algo que yo pienso hace tiempo: que a veces la desidia y el abandono ha sido de parte de los gobiernos, pero también sucede que mucha gente "de la cultura" y muchos artistas no participan. No aparecen. Solo lo hacen cuando el problema los toca a ellos.

"En el sentido de las artes plásticas, el artista es muy demandador. Quiere que le den todo. No tanto los más jóvenes, que se mueven, arman cosas, montan muestras, etc. Pero sí muchos otros. Hay artistas que muchas veces piden demasiado, cuando lo que hay que hacer es ponerse a gestionar, hay que comprometerse. La autocrítica es fundamental, no hay que quedarse solamente con las opiniones buenas, que te ensalzan: hay que fijarse cómo podemos mejorar y construir", expresó Osvaldo.

"Si vos no trabajás para el arte, si no te comprometés, si no te presentás ante el político de turno y lo convencés de que el arte y la cultura son una necesidad para la gente; si vos no te mostrás y comunicás a la gente las ganas de que pasen cosas con el arte y esperás que te den todo servido... no va a pasar nada: no van a haber personas que consuman arte. Lo ideal es que los artistas, lo privado y lo público convivan y todos empujen la situación", me explicaba el artista en esa entrevista.

"Si hay privados que quieren hacer cosas, y ciertos artistas los critican diciendo, por ejemplo, que son solo un par de viejas chetas que se juntan a tomar el té, es algo muy malo. En el mundo entero está lleno de personas que son amigos delos museos y de los artistas, incluso millonarios: es la figura del mecenas", cerró Chiavazza.

Frase john lennon


Las estrellas... ¡en el cielo!

Así dice un refrán contemporáneo. Y es lo que siento frente a la actitud de muchos artistas mendocinos.

Frente a muchos que, como decía Chiavazza más arriba, generan cosas, traccionan, lanzan ideas y organizan nuevas propuestas; hay otros que solamente piensan por y para ellos. Que no se la juegan nunca por nada. Músicos, pintores, escultores, actores que a la hora de pedir ayuda -al gobierno, a los medios- son muy rápidos y demandantes; pero que cuando tienen que aportar un granito de arena -con su presencia, con su solidaridad, con su tiempo, con sus ideas- no están.

Me gustaría ver a muchos otros que se sumen, y que deliberadamente no lo hacen. ¡Hay que pensar en las nuevas generaciones! ¡Hay que aparecer, estar, proponer, y no pedir siempre todo en bandeja!

Pensar solamente en uno mismo no es algo propio de los grandes. Los grandes son, en primer lugar, generosos y humildes.

Opiniones (8)
20 de abril de 2018 | 18:37
9
ERROR
20 de abril de 2018 | 18:37
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Hablando de Museos , cuando vi este corto de la BBC me gustó muchísimo . https://www.youtube.com/watch?v=ubTJI_UphPk
    8
  2. Que gusto me da leer comentarios ,como los del Sr.Pedro Salazar que se nota que del tema sabe . Un gusto realmente .
    7
  3. Excelente su comentario Pedro . Creo que a esta altura de los acontecimientos hay que cambiar de ideas y estrategias . Los hacedores de la cultura debemos idear alguna forma en la cual nuestro financiamiento , nuestra proyección y nuestra permanencia en la sociedad sea independiente de los humores y conveniencias de los funcionarios de turno . Es un deber del estado promover la cultura , pero el problema es que cada 4 años hay que explicarle de nuevo al estado que ello debe ser asi , y generalmente tardan unos 4 años en entenderlo . O cambiamos toda la clase dirigencial de la provincia y del país , o cambiamos nosotros . Lo último es lo único factible .
    6
  4. Bueno, siempre es un tema interesante el funcionamiento político y social en cuanto al desarrollo de arte, porque conviene reafirmar acá que la cultura abarca mucho más que las expresiones artísticas y que si la clase política en general, tomara conciencia de ello, no dejaría a esta como el último orejón del tarro. A través del desarrollo cultural se produce la integración de los pueblos; el aumento de su actividad también produce la disminución de la violencia social ya que es una vía de escape y de maduración de jóvenes y niños. No es casual que Suiza incorpore a su constitución nacional la enseñanza obligatoria de música en las escuelas, solo por poner un ejemplo de los muchos factores que no son tomados en cuenta en las áreas de ejecución de distintos gobiernos, fundamentalmente porque no hay políticas de Estado que se proyecten más allá del período de cada gobierno. Sin entrar en controversias políticas, nosotros contamos con una ciudad arbolada con múltiples beneficios para la salud de la población; un teatro Griego como el Frank Romero Day; el parque General San Martín, gracias a gobernantes que pensaron en el futuro de la Provincia, contratando en su oportunidad al Dr. Coni; Thays o el mismo Romero Day. Toda actividad humana social, es un hecho cultural; la manera de hacer y desarrollar la política, es otro acto que surge de la cultura del pueblo. Ahora bien, desde hace décadas, los gobiernos se dedican a sofocar el incendio cotidiano y vuelcan sus esfuerzos, cuando en realidad se esfuerzan, en las que se llaman áreas sensibles, como ser, seguridad, trabajo, salud y educación y como siempre están en deuda con estos hitos, nunca salen del pozo por falta de esas políticas de largo plazo, que son una inversión a futuro. O sea se atacan los efectos y no las causas. Eso siempre y cuando el gobierno de turno intente hacer una buena gestión, pero si a ello le sumamos los malos gobiernos, pues el diagnóstico es muy simple de realizar. En el campo de las artes plásticas, tuvimos figuras de calidad excepcional e internacional, como Roberto Azzoni y Hernán Abal. El primero, siendo autodidacta, fue co-fundador de la Escuela Provincial de Bellas Artes y de la Escuela de Artes de la Universidad, sumado a los artistas extranjeros como Víctor Delhez; Sergio Sergi y Dumelic, todos grandes maestros que formaron escuelas y movimientos. En lo musical, no podemos olvidar la formación de la Orquesta Sinfónica Provincial y la de la Universidad Nacional de Cuyo; figuras señeras de nuestra música popular como Damián Sánchez; los hermanos Talquenca y Guillermo Murúa; la actividad coral de la provincia que siempre ha mantenido un nivel de calidad excepcional a nivel internacional y así podríamos pasar por todas las ramas del arte. Destacar también las figuras femeninas actuales del canto lírico, como Verónica Cangemi; Mariana Flores y Fabiana Bravo, hoy las 3 recorriendo los teatros más famosos del mundo. Pero también es necesario contar actitudes negativas, como por ejemplo, en el año 1986, con la artista plástica Laura Hart, formamos una sociedad civil, para ver la posibilidad de hacer un intercambio artístico con Francia, teniendo en cuenta que en ese año, Laura exponía en ese país y sabíamos que en ese país, los intercambios se realizaban entre sociedades civiles. El proyecto se encaminó positivamente, ya que Laura fue nombrada como representante del Ministerio de Cultura y Educación de ese momento, por intermedio de Damián Sanchez. La gestión siguió luego bajo el gobierno de Bordón y ya se había logrado la firma de un convenio con el entonces Ministro de Cultura Interior de Francia, Abraham Bengio, en donde se aprobaba un intercambio de aristas entre la zona de Cuyo y la zona de Champagne-Ardenes de Francia, muy parecidas en cuanto a extensión geográfica y cantidad de habitantes. Laura, consiguió que Bengio, modificara el convenio en cuanto a los gastos compartidos y entonces ellos, se hacían cargo de todos los gastos de estadía y pasajes y Mendoza no tenía que poner un solo peso. En el mes de agosto, Laura Hart volvió con el convenio modificado para la firma por parte del gobierno de Mendoza, que debía estar en Francia de vuelta antes del mes de noviembre, para así incorporarlo al presupuesto de 1988. Pero resulta que acá, nos encontramos con la entonces directora de cultura, Regina Aguero y Gastón Alfaro, como presidente de la Sociedad de Artistas Plásticos, que nos dijeron que quienes eramos nosotros para asumir estas actividades, etc., etc. Les ofrecimos que ellos se hicieran cargo, para no perder tamaño beneficio, pero no hubo caso, dejaron pasar el tiempo hasta que el convenio se cayó. En el año 2000 redacté una ley provincial de cultura, ya que Mendoza nunca tuvo una, ya que las distintas leyes que hubo y hay, se refieren a como debe funcionar el organismo provincial de cultura, pero no hay una ley general sobre cultura. En este proyecto estaba contemplado el mecenazgo; la reglamentación de la fiesta de la vendimia, que gracias al empeño de la escritora Vilma Vega y los abogados de Argentores, está registrada como género único en el mundo, a través de la clasificación de la UNESCO. El proyecto con una sola modificación, en cuanto al monto a liberar de impuestos por parte de los particulares que apoyaran la actividad artística, fue aprobado por Senadores en el año 2002 y luego cajoneado en la Cámara de Diputados, otra vez, por los interesados de siempre en que nada cambie. También la hoy gobernadora, Laura Montero, trabajó su proyecto de exportación de industrias culturales de Mendoza, cuyo coordinador era Ulises Naranjo, pero también quedó planchado por cuestiones políticas. En síntesis y más allá de la dejadez de muchos artistas, la carga que representa la actitud negativa de los políticos, con cada cambio de gobierno de un partido a otro, a derrumbado muchos proyectos positivos que partieron de los propios hacedores. El único que continúa en vigencia, aunque se ha desvirtuado su sentido, es el Americanto, una idea de Damián Sánchez que se pudo lograr gracias a su relación con artistas nacionales y latinoamericanos y que luego el gobierno siguiente lo registró como de propiedad del Estado. La Fiesta de la Vendimia, también siguió porque se convirtió en un acto político y también se desvirtuó con la falsa premisa que había que traer artistas de afuera para que la gente concurriera, cuando es fundamental mostrar a los turistas de todo el mundo que vienen, nuestra propia cultura, música, tradiciones, gastronomía, etc., etc. A ninguno de ellos le interesa recorrer miles de kilómetros para ver espectáculos que pueden ver en otras partes y mejor realizados.
    5
  5. En tiempos donde es dificil diferenciar lo que es arte , es complicado . Se levantaran Mozart o Beethoven , Van Goh y vieran lo que es que a un mono le den un aerosol haga un mamarracho y cientos se emocienen del arte ,nos deja pensando . Este es el arte . https://www.youtube.com/watch?v=akyP4dkB_Co
    4
  6. Es muy cierto lo que dice el periodista como lo del artista Chiavaza. Lamentablemente en todos los órdenes de la cultura, muchos artistas que lograron destacarse se creen únicos y que la sociedad debe agradecerles que hayan nacido.
    3
  7. El Estado, no 'el político de turno', es uno de los participantes en la gestión de la cultura. Los artistas forman un colectivo que tiene que ser generador de propuestas: deben trabajar intensamente, estudiar, generar, provocar, encauzar. Ser críticos consigo mismos -para progresar como artistas- y con el mundo -para apostarse como promotores de la cultura . Tomar el lugar de protagonistas, provocar, ser disparadores de ideas, de pensamiento, de reflexión. ¿Cómo es que los museos han llegado a estar en tan malas condiciones? ¿Cuántas voces se levantaron durante tantos años de falta de organización, cuidado y promoción por parte del Estado? ¿En qué momento se permitió que el Estado abandonara a la cultura? ¿Por qué se aceptó la designación de funcionarios sin talento ni personalidad al frente de casi todas las áreas de la cultura provincial? Mas de diez años de un abandono total de políticas culturales y ni una voz, ni un rumor, ni un debate serio. Excepto algunas críticas y polémicas de Osvaldo Chiavazza que aparecieron en las redes sociales no se escuchó a nadie reclamar nada. ¿Temían perder alguna ventaja? ¿Temían decir la verdad? En tanto los artistas mendocinos no abandonen su actitud acomodaticia, especuladora y haragana, mientras solo esperen que el Estado se haga cargo de la promoción y difusión de su obra, mientras no haya apuesta, independencia y riesgo, mientras se esté esperando el subsidio, el regalo, la beca, no habrá una categoría tal como la de 'artistas' mendocinos.
    2
  8. Estoy de acuerdo con Chiavazza y su nota, estimado Croce. Es contradictorio, pero durante la dictadura y los primeros años del retorno a la democracia, la actitud de los artistas era otra, tanto en la acción como en la creatividad. Había una necesidad de hacer cosas, casi en forma compulsiva y, especialmente, innovar constantemente. Los artistas de distintas especialidades se juntaban, convivían, presentaban proyectos multidisciplinarios, asistían a las presentaciones de sus colegas, eran solidarios cuando alguno necesitaba apoyo para su propuesta y, sobre todo, eran cultos. Sí, parece una estupidez, pero eran cultos: conocían y sabían de diversas artes, leían, debatían, y el ser "hippie" no era excusa para no comprometerse socialmente o trabajar con seriedad. No había internet, por lo que la información llegaba en forma de revistas, diarios y discos; costaba formarse, pero era un proceso enriquecedor, ya que se hacía mediante el intercambio, el contacto humano, horizontalmente, compartiendo y recomendando. Una realidad: no había grandes giras de supergrupos musicales; el consumo era local, se escuchaba a las bandas locales, se apostaba a la autogestión ya que había una necesidad de expresarse, y el resultado artístico era notable: Altablanca, Tecobe, La mano, Los Enanitos, Bonelli, Markama, Canturía, el flaco Tristán, Amauta, Marito Matar, Benegas, Daniel Martín y muchos más, no olvidando a los productores "el Gordo" Muratorio y Oscarcito Sayavedra; gente realmente valiosa, innovadora y profundamente humana, además de divertida. Los artistas se encontraban en el cine, en el teatro, en una muestra, en conciertos de la sinfónica, en recitales, en el café o compartiendo asados; el contacto era constante, simbiótico; había una verdadera construcción de la cultura de Mendoza.
    1
En Imágenes
Aguas color Malbec
17 de Abril de 2018
Aguas color Malbec