opinión

La era de la información

La era de la información

 Los datos en todas sus formas se están expandiendo exponencialmente como recurso que espera ser utilizado. Sin embargo, el 80% de los datos son invisibles para las computadoras, y los sistemas informáticos actuales no pueden verlos ni darles sentido. La computación cognitiva usa sistemas que pueden entender, razonar y aprender a aprovechar todos los datos. A su vez, los objetos, productos y procesos son capaces de “pensar”: detectar lo que importa, razonar con los datos, aprender y mejorar continuamente. Y al aprovechar la computación cognitiva, las personas tendrán la posibilidad de transformar empresas, industrias, gestión de gobiernos y el mundo entero.

Ya no es novedad que los datos se están acumulando a una tasa exponencial casi imposible de medir con certeza. Este fenómeno presenta una oportunidad única, porque los datos son la respuesta para abordar la velocidad, incertidumbre y naturaleza disruptiva de los negocios. Sin embargo, el 80% de los datos del mundo – todos los datos “no estructurados” como imágenes, sonido, música, formulas químicas, literatura y todo lo que está en los canales sociales – ha quedado fuera del alcance de los sistemas de computación tradicionales, y no utilizables por las personas. Esos datos “no estructurados” serán la mayoría de todos los datos en el mundo – 44 zettabits – hacia 2020. Los sistemas de aprendizaje o cognitivos cerrarán esa brecha entendiendo todos los datos enterrados en imágenes, texto y audio, e interpretarán, razonarán y aprenderán al comprender lo que ven.

En los inicios del año 2014, visité el Thomas J. Watson Research Center de IBM en New York y tuve la oportunidad de conocer uno de los principales desarrollos en computación cognitiva realizado por IBM con su sistema Watson. En ese entonces, el sistema “solo” hacia una cosa: preguntas y respuestas en lenguaje natural, alimentadas por cinco tecnologías, entre ellas el aprendizaje de máquinas y el procesamiento de lenguaje natural. En la actualidad, con tan solo dos años más de desarrollo, las preguntas y respuestas en lenguaje natural es uno de los más de 23 servicios cognitivos de Watson. Esos servicios– incluso imágenes médicas, la extracción de relaciones, el análisis de personalidad, la expansión de conceptos y el procesamiento de expresiones coloquiales – son alimentados por 50 tecnologías. Estas tecnologías no solo permiten a Watson entender imágenes, texto y audio por primera vez, sino que además le permiten interpretar, razonar y aprender, al comprender lo que está viendo.

¿Qué está ocurriendo ahora?

Estamos entre tres fuerzas que convergen y que cambiarán a las empresas, gestiones de gobierno, profesiones e industrias, y requieren una nueva forma de computación: el fenómeno de los datos que fluyen de dispositivos móviles, sensores, redes sociales, cada producto digitalizado y conectado, máquina e infraestructura. Sin embargo, el 80% de los datos ha permanecido invisible para las computadoras y, por lo tanto, sin uso para nosotros; el advenimiento de la computación cognitiva, que no solo entiende datos no estructurados en todas sus formas, sino que también puede aplicar el razonamiento y aprendizaje continuo. Yla reinvención del mundo en código, ya que los constructores digitales están usando la nube para conectar flujos de datos y programación con alto impacto en todos los sectores, desde banca, industria y salud hasta transporte. Estas fuerzas están ayudando a impulsar muchos cambios en la forma en que se aplica y usa la tecnología.

Una prueba de ello, es que las tecnologías de computación cognitiva impulsadas por Watson reúnen varios tipos de fuentes de datos para mejorar considerablemente la capacidad de los médicos, enfermeras, investigadores y otras partes interesadas para optimizar la calidad y eficacia de la asistencia sanitaria personal. Contar con la información correcta en el momento adecuado, puede, literalmente, salvar vidas.

Algunos de los principales hospitales especializados en cuidado del cáncer están trabajando con Watson: Memorial Sloan Kettering Cancer Center, University of Texas MD Anderson Cancer Center y Mayo Clinic para mejorar y personalizar la investigación médica y la atención del paciente. Watson también se está aplicando a la investigación genómica para avanzar en el tratamiento del cáncer mediante la aceleración de los análisis de ADN para opciones de tratamiento personalizado. Hasta la fecha, catorce institutos de cáncer están colaborando en esta iniciativa. En el Department of Veterans Affairs, por ejemplo, los doctores usan Watson para ayudar a tratar el estrés post-traumático.

Si bien a priori puede pensarse que la computación cognitiva puede reemplazar a los humanos en sus trabajos, en mi opinión, claramente su fin es crear la capacidad de que los sistemas de cómputo se involucren e interpreten los datos no estructurados para crear contexto, informar decisiones, crear certezas, optimizar los procesos en los que todas las empresas operan y de esa manera ayudar a los profesionales a tomar sus mejores decisiones.

Volviendo al ejemplo de la salud. Cualquiera sea su nivel de capacitación y experiencia, un médico, hasta ahora, estuvo limitado por el alcance de su propia especialización. La gran masa de datos médicos no estructurados provenientes de imágenes médicas, publicaciones académicas e historias clínicas se mantuvieron inaccesibles. Los sistemas cognitivos traen esta inteligencia y la ponen a la vista, y ayudan a los profesionales médicos a interpretar, razonar y aprender, con velocidad. Tienen el potencial de cambiar la faz de la atención de la salud, aportar precisión al tratamiento y ayudar a abordar enfermedades crónicas.

Basados en estos ejemplos exitosos, miles de desarrolladores y nuevos emprendimientos ya están usando estas tecnologías, incorporándolas en sus ideas de negocio para crear empresas cognitivas.

Considerando que el territorio de Mendoza es mayormente secano, una excelente estrategia sería desarrollar la industria del conocimiento, en esa línea, es una muy buena noticia el desarrollo del polo TIC Mendoza que debe ser impulsado con políticas que propicien la mejora de universidades y empresas para apalancar el desarrollo de emprendimientos informáticos locales para que, conceptos modernos como la computación cognitiva, puedan ser utilizados para desarrollar nuevos servicios y negocios para el desarrollo de la economía provincial y nacional.

(*) Fernando Castillejo, es Licenciado en Sistemas y Computación con postgrados en Ingeniería de Sistemas, Informática estratégica y Gestión de Proyectos, cuenta con más de 20 años desempeñándose en cargos gerenciales de IT y experiencia en empresas multinacionales de vitivinicultura, petróleo, banca, servicios públicos y energía. Actualmente es el Gerente corporativo de IMPSA para sus empresas de bienes de capital.

Opiniones (0)
21 de agosto de 2018 | 22:51
1
ERROR
21 de agosto de 2018 | 22:51
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"