opinión

Massa y el kirchnerismo: volver al viejo amor

Todo el peronismo opositor, desde sus diferentes máscaras, buscó una identidad tras ser desalojado del poder. Fracasan porque se equivocan.

Massa y el kirchnerismo: volver al viejo amor

Nadie quiere -salvo que alguien cree una empresa para arruinarle la vida a la gente- despedir trabajadores en forma masiva. El trabajo dignifica al ser humano y su ausencia, todo lo contrario: la sociedad se viene abajo cuando cunde la desocupación. Sin embargo, el desempleo no se cura con recetas fáciles, "para la tribuna", como una ley antidespidos o la utilización del Estado como "bolsa de trabajo" para disimular la ausencia de un plan de crecimiento que permita que haya empleo desde los sectores de la producción. Esas fuentes de trabajo son las que sí generan un crecimiento muldimensional, tanto individual como colectivo.

La bautizada como "ley antidespidos" fue, más bien, una intentona de los sectores que fueron desalojados del poder en las últimas elecciones por adquirir una nueva personalidad. Otros sectores políticos del amplio espectro opositor también apoyaron iniciativas en similar sentido, pero fue el arco iris peronista conformado por los bloques del FPV, el "Justicialista" y el Frente Renovador de Sergio Massa los que jugaron a triunfar ante la opinión pública con este tema. Jugaron con fuego, porque con el empleo y el desempleo no debería jugarse.

De algún modo, la extensión de la discusión les dio un plafón. Pero al final, fue un mútiple fracaso.

Fracaso, porque quedó en evidencia que hay más factores en común entre la matriz kirchnerista y el massismo de la que se difunde y, cuando se necesitan, se apoyan, aunque se en medio de un acting de tironeos y diferenciaciones. Massa vuelve una y otra vez al viejo amor, lo que deja encerrado en un paréntesis su presumida intención de cambiar al peronismo que gobernó en los últimos 12 años, para dejar en claro que lo le importa es, tan solo, imponer su nombre en cualquier circunstancia. Esta madrugada, doblegado a votar el proyecto del kirchnerismo, Massa buscó aparecer más y más. Una forma de construir política que lo acerca más a un permanente F5 sobre las viejas prácticas y no a un cambio. Gatopardismo: cambiar algo para que nada cambie.

Es un fracaso, porque no conseguirán cambiar una situación que tiene múltiples responsables, entre ellos, a muchos de los que hoy se rasgan las vestiduras y "anteayer" generaron las condiciones críticas que tiene hoy el país. Por algo, el kirchnerismo elige el recorte de la primera década de gobierno y descarta los últimos dos años, en que Cristina Kirchner y todos los que dejó sentados en bancas del Congreso, pusieron piloto automático, concentrados en la retirada.

También es un fracaso que en medio de discusión al mejor estilo talk show de los diferentes sectores del peronismo, en lucha por determinar quién es el opositor, dueños de empresas (y no empresarios, porque para emprender un negocio hace falta mucho más que una palanca estatal o algún beneficio fiscal) siguieron echando gente, "por las dudas". Es un dato horrible que los pinta de cuerpo entero el que indica que horas antes de firmar un acuerdo con Mauricio Macri para no echar empleados de sus compañías, apuraron el despido de muchos. Pasó con grandes firmas que alardean con un presunto liderazgo y respaldo al nuevo gobierno, inclusive.

En definitiva, el día después de la aprobación del proyecto del kirchnerismo apoyado por el massismo en Diputados, no cambiarán las condiciones de empleabilidad en la Argentina, aunque Macri decida no vetar la ley, como lo ha prometido antes de su tratamiento.

La cuestión pasa por otro lado. Muy probablemente, con que la política comprenda que el éxito del país no está en poner trabas al desarrollo, sino tirar todos para arriba, para ser alcanzado por los beneficios de una Argentina que funcione a pleno. Aunque -como analizó días atrás el historiador italiano Loris Zanatta en MDZ Radio- siempre está la posibilidad de que haya sectores "pobristas", aquellos que hablan desde sus mansiones de los más necesitados, haciendo todo lo posible para que sigan siendo pobres y poder, así, manipularlos a partir de su condición marginal.

Opiniones (9)
22 de junio de 2018 | 20:24
10
ERROR
22 de junio de 2018 | 20:24
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Una bolsa de bosta, siempre será recordada como lo que es, una bolsa de bosta.Massa es esa bolsa.
    9
  2. Es indudable que la variedad de los comentarios demuestran claramente que estamos en la Argentina. Cada uno usa la porción de la historia reciente que le conviene. Por un lado tuvimos un gobierno de multimillonarios que decían trabajar para los pobres, empobreciendo el país y usando un discurso que no cambia desde la década del 40. Massa y Echegaray provienen de la UCD., ese partido que creara el célebre ing. Alzogaray o "hay que pasar el invierno". De la derecha no hay que romperse la cabeza para saber sus métodos y objetivos, pero lograron el poder político gracias al espanto en que nos fuimos sumergiendo durante 12 años. También es dable destacar que ningún simpatizante K notó la diferencia entre Néstor y Cristina, es más, la consideraban a ella mejor político que su marido, porque tenía mayor capacidad discursiva, pero no la cintura del difunto. Cuando se trató la misma ley anti-despidos durante su gobierno, ella se opuso a la misma y además vetó el 82% para los jubilados y la ley de defensa de los glaciares. Y por supuesto, siempre encontró alguien a quien culpar de los problemas del país. De los 4 informes que elaboró Atilio Borón sobre las últimas elecciones, no hubo un solo comentario del gobierno o los simpatizantes K. A nadie pareció interesarle que Borón expresara "el kichnerismo no es de izquierda y jamás podrá serlo"; "el círculo íntimo de la presidente, en vez de marcarle los errores, la aplaudía". Más allá que el llamado "correo del zar", por ser el nexo durante 10 años, de los gobiernos de Cuba; Venezuela; Ecuador; Bolivia; Brasil, Uruguay y Argentina, tenía muy en claro lo que significaba un gobierno de derecha en la Argentina. A nadie se le ocurrió preguntar por qué se seguía gobernando con las leyes impositivas de Menem-Cavallo, siendo que estos impusieron el neoliberalismo en la Argentina. Ahora hablan de 200.000 despidos, olvidándose que en la década del 90, el peronismo dejó sin trabajo a 2 millones de trabajadores y un 23% de pobreza, mientras el 80% de los funcionarios K, contando a los 2 presidentes, fueron funcionarios en el gobierno de Menem. No deja de ser irónico que los peronistas acusen a Macri de querer hacer lo que ellos ya hicieron y poniéndose bien lejos del riojano al cual votaron 3 veces, sin contar que sigue siendo senador porque fue en la boleta del fpv. Según los datos de UNICEF., que no maneja Magnetto, el gobierno anterior dejó 4 millones de niños pobres, curiosamente en un país en donde no había pobreza. Acusan a Macri por los DNU., cuando estos fueron creación de Menem en 1992, cuando impuso la ley de emergencia económica, para así burlar las atribuciones del Senado, Artº 75 de la Constitución Nacional, ley que se fue prorrogando hasta 1999. En el 2002, fue puesta nuevamente en práctica por Duhalde y se fue prorrogando, no solo hasta el 2015, sino que al votar el PJ el presupuesto 2016, extendió dicha ley por 2 años más, o sea hasta diciembre del 2017, en la creencia de que ganaba Scioli. Pero claro, es más fácil opinar por arriba de las cosas y no estudiar como nacieron. Massa, quién fue jefe de gabinete de Menem; Duhalde y Néstor, es un tipo muy hábil y además se maneja muy bien con sus opositores. Nunca recurre al enfrentamiento violento y juega su juego con simpatía y como buen político argentino, se desempeña muy bien en las dos veredas. Creer que cualquier persona que pase sin ningún problema del neoliberalismo a un supuesto gobierno nacional y popular, es por lo menos pecar de ingenuo. Néstor dijo que Menem era el mejor presidente de la historia después de Perón y lo dijo en el mismo discurso donde resaltó que la privatización de YPF., ayudaba a la soberanía del país, siendo gobernador de Santa Cruz y que con los 600 millones de dólares que le correspondían -plata que nunca apareció- serviría para el desarrollo de su provincia, provincia que ellos gobiernan desde 1991, hoy declarada en quiebra por su hermana, con graves manifestaciones sindicales y por haber otorgado un aumento por decreto a los docentes del 10%. y no haber renovado ningún contrato de los trabajadores del Estado. Pero claro, eso lo hace la derecha. Realmente parecemos niños jugando al don pirulero y llevamos 200 años de desencuentros. El peronismo se niega sistemáticamente a una autocrítica, siempre encuentra enemigos a quien culpar y por supuesto socavan cualquier gobierno que no sea de su partido, o sea que aprendieron de su creador y son alumnos aplicados. Mientras que de la derecha, es fácil saber que nos espera, salvo que tengan la suficiente inteligencia para moderar el rumbo y buscar el equilibrio entre la estabilidad fiscal y las necesidades de los pobres, tarea bastante difícil cuando la fórmula se choca con la realidad. Y por cierto, no es lo mismo justicia social que asistencialismo y la prueba está en que por primera vez perdieron la provincia de Buenos Aires a manos de una desconocida política a nivel nacional y en donde más pobres hay concentrados. Ni se les ocurre pensar por qué perdieron y le sirvieron el gobierno a la oposición sin ningún reparo. En cuanto a la nota sobre Massa, obviamente que coincido, ya que es muy evidente su accionar, lo cual no quita que lo haga con habilidad, pero reitero, tengamos memoria de donde viene y hacia donde puede ir, no es una pregunta difícil.
    8
  3. Desde 1991 gobiernan los mismos chorros que destruyeron el país. Nada cambio, salvo que lois que estuvieron hasta diciembre se chorearon todo y los que vinieron después se encontraron todo masacrado por el paso de estas lacras. De los despedidos ¿Cuántos ñoquis? Yo vengo desempleado desde hace 30 años. Laburo por cuenta propio y si me enfermo mi familia no come. Ningun político payaso me dio laburo por chuparle la pij... Y por eso no me echaron. Lo malo son los verdaderos laburantes que perdieron el trabajo porque la Argentina fue arrasada por Lazaro y su patrona
    7
  4. Típico comentario de novia despechada: hasta ayer era un aliado de Macri, ahora por imperio de las circunstáncias no puede bancar la crisis, tampoco negarla como hace el gobierno, entonces lo engaña con su ex... El periodista no se priva de nada: no hay congreso, no hay discenso, no hay crisis, no hay oposición, no hay despidos masivos, sólo ve mala fé y oportunismo. De la causa de la ley ni una palabra: en cinco meses más de doscientos mil desempleados, inflación galopante, tarifazo, salarios en caida libre, etc. Ahora falta que culpe a Massa por la crisis. Ahhh y sentencia: "...que la política comprenda que el éxito del país no está en poner trabas al desarrollo..." hiperoficialismo a ultranza. No sr. este modelo no promueve el desarrollo, si salarios bajos para ser competitivos, hay que tener una "buena" tasa de desempleo que surta el mercado frente a los despidos, standard de vida jodido que amenace a la gran mayoría con la pobreza inminente y, asi por miedo a perderlo todo, aceptar lo que el patrón ofrezca.
    6
  5. No hay que olvidarse que Massa fue "K" . . .
    5
  6. Mientras tanto, el subsidio por desempleo (que lamenteblemente cobré durante el segundo semestre 2015) sigue clavadito en $400. La única causa por la que fui a cobrarlo a pesar de la furia que me provocaba hacerlo era evitar que ese dinero engrosara los bolsillos de la banda de ladrones que nos gobernaba. Y cuando se acabó, obviamente, me tuve que meter en el monotributo y empezar a hacer cualquier cosa para juntar los pocos años de aportes que me faltan para jubilarme, con la perspectiva de que calculada sobre lo que estoy pagando sea ínfima. Con tipos como éstos, los desempleados que queremos trabajar estamos liquidados. Eso sí, los ñoquis de parabienes.
    4
  7. Ni el titulo, ni la imagen ni mucho menos el contenido de esta nota tienen fundamentos acertados, No fue el Frente Renovador de Massa que volvió al viejo amor. Fueron las practicas politicas que se manejaron ayer en el recinto lo que determinaron todo el tema de ley antidespidos. No se puede negar que la actitud veleta de cambiemos con respecto a este tema no fue sorprendente. Se pasaron años criticando las practicas del kirchenerismo y ayer Cambiemos tuvo la misma actitud. Claramente el cambio suena muy bien en lo discursivo pero desde hace 6 meses en la practica no es asi. A Macri no le interesa el empleo, es un hombre de negocios, primero estan los CEOS y no es una cuestion antimacri es su naturaleza el medio en el que gran parte de su vida se rodeo y es logico que así lo haga. Culpar a Massa por cuestiones de apoyo o no a una ley no tiene ni por asomo algun tipo de analisis. Massa tiene un bloique de 40 diputados, salio tercero en la eleccion pasada y tiene la voluntad de arbitrar en decisiones que son trascendentales para el pais, propuso algo mucho mas superador y fue rechazado por quienes en campaña se mostraban los abanderados del cambio, pero tambien fue menospreciado por quienes hasta hace un año gebernaban y decian que esta ley es mala, en e l camino quedan las propuestas y la gente. y terminan siempre fortaleciendo el juego politico por sobre las verdaderas cuestiones. El tema no es Massa, aca el principal error es que nos vendieron cambio y terminan usando las mismas practicas de siempre.
    3
  8. Muy triste esta columna, haciendo uso sesgado de la información. El autor observa una foto y no el desarrollo de los últimos años para describir al frente renovador y a su referente Sergio massa. Nunca nos olvidemos que fue gracias a él que no hubo reelección indefinida, y también gracias a su apoyo Macri logró imponerse en la segunda vuelta. El voto de ayer fue circunstancial y obligado por el PRO que no fue concurrente con el dictamen que habían firmado. Cuestiones que el autor omite en su análisis de forma perversa, dejando de lado su tarea como periodista.
    2
  9. Massa fue parte de los 12 años del kirchnerismo y saltó un poco antes que el barco K se empezara a hundir. Pura estrategia política. No puede negar que desconocía los negociados políticos y económicos durante la "década ganada". Hoy pretende negar su pasado reciente y simula diferenciarse, Pero a la la hora de los bifes, deja en evidencia que es tan K como los del FPV. Macri no es muy bueno que digamos, pero a la alternativa Massa-kirchnerismo ya la conocemos.
    1