opinión

Angry Birds, la película: reivindicación de la furia

Con un ritmo frenético, potenciado por un contundente caudal de gags para grandes y chicos, los personajes adorados por millones de fanáticos de los videojuegos, hacen su exitoso debut en la pantalla grande.

Angry Birds, la película: reivindicación de la furia

Con millones de fans en el mundo, los videojuegos de Angry Birds vienen cosechando desde 2009 unos niveles de devoción y adicción verdaderamente importantes. La llegada de los queribles pájaros iracundos a la pantalla grande es motivo de celebración, no sólo para toda esa legión de gamers, sino para cualquier espectador que quiera pasar un momento de diversión frenética e irresistible.

Red, el personaje central de esta historia, es un plumífero que no puede dominar sus ataques de furia. Tras una serie de eventos desafortunados, es sentenciado a asistir a un curso de control de ira. Allí comparte terapia con otros de su especie, a la vez que contingentes de cerditos verdes arriban a la isla con intenciones de secuestrar cientos de huevos. Otro personaje clave es Águila Poderosa, un ícono que los pájaros veneran a modo de leyenda de fábula, y en quien Red cree como una verdadera figura de salvación.

Angry birds 2


Angry Birds: la película se sostiene de principio a fin por su humor desfachatado, al borde de lo políticamente incorrecto. Su estilo de animación colorido y naif atrapa de inmediato la atención del público infantil. Mientras que para los adultos hay suculentas dosis de gags y referencias culturales, desde fragmentos de hits de Carpenters y Rick Astley; hasta una desopilante alusión al clásico de terror El resplandor. Ese es sin dudas el motivo del triunfo de esta producción de Rovio Entertainment y Sony Pictures, capturar la atención de chicos y grandes, sin soltarle jamás la mano a ninguno de ellos. Lamentablemente, en Mendoza no hay funciones en versión subtitulada, por lo que nos perdemos las voces de genios y comediantes como Jason Sudeikis, Josh Gad, Maya Rudolph, Kate McKinnon y Peter Dinklage.

El resplandor angry birds

También hay que decir que es cierto que al optar por un imparable ritmo frenético, la película por momentos amenaza con saturar al espectador. Pero el nivel de los gags es siempre desbordante, y la apuesta por el descontrol sigue la necesaria ruta camino a la explosión. En el caudal de su catarata de desparpajos, el ingenuo mundo de los pájaros se ve sacudido por la lujuriosa bacanal propuesta por los cerdos. Y en el correr de ese tren alocado, incluso hay espacio para ironías sobre drogas y sexo, incluyendo un simpatiquísimo show stripper porcino.

Más allá de su moraleja a favor del amor, la integración y la familia; Angry Birds: la película no se aparta de su humor zumbón, ni derrapa en el sermón aleccionador. Y cuando llega el momento de luchar por lo que es propio, el film no duda en practicar una arengadora y desprejuiciada reivindicación de la furia.

Angry Birds, the Movie / Estados Unidos / 2016 / 97 minutos / Apta para todo público / Dirección: Clay Kaytis, Fergal Reilly. 

Opiniones (0)
22 de junio de 2018 | 02:36
1
ERROR
22 de junio de 2018 | 02:36
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"