opinión

¿Protesta gremial o primer ensayo general?

¿Protesta gremial o primer ensayo general?

Apañado por la benevolente cobertura del “establishment” comunicacional, los sindicatos realizaron la primera concentración gremial contra el gobierno. Se trató de un acto numeroso que los organizadores se ocuparon de dimensionar en “350.000 trabajadores” y que fuentes más objetivas –periodísticas, policiales y los propios organizadores en opiniones “of de record” que trascendieron a través de algunos medios- estimaron en alrededor de 100.000 personas.

Toda la Argentina del pasado aprovechó la oportunidad. Burócratas sindicales enriquecidos, narcotraficantes, saqueadores del Estado, sostenes gremiales e intelectuales del latrocinio de la última década y hasta los relatos ideológicos ultramontanos confluyeron en visiones apocalípticas contra el gigantesco esfuerzo que está haciendo el país entero para arrancar desde el pantano en que lo dejaron hace apenas cuatro meses.

Ni una sola autocrítica. Ni una sola mención, por parte de los aplaudidores del saqueo, por su acción en los años de vergüenza institucional y vaciamiento económico a que fue sometido el país con su apoyo, en muchos casos expreso y en otros tácito. Ni una condena a los gigantescos negociados que están saliendo a la luz, conducidos por una familia de nulas virtudes éticas pero posibilitados y sostenidos por una mayoría automática que le dieron desde el Congreso los que se dieron cita en el primer ensayo general realizado el viernes. Ni una mención a la esperpéntica política económica que nos llevó al desastre, aplicada hasta diciembre pasado. Moyano y Aníbal Fernández.; Caló y Scioli; Micelli ¡y Yasqui!; Frente para la Victoria… ¡y Frente Renovador!... Todos, hasta los que habían comenzado su maquillaje…

El interrogante del título surge con fuerza y haría bien el gobierno en advertirlo.

Lejos está de quien esto escribe apoyar la profundización de “la grieta”. Pero mucho más lejos de silenciar lo que está claro que se inscribe en el comienzo de un proceso que ya conocemos, porque lo vimos contra la titánica lucha de Alfonsín en 1984, cuando debía lidiar con la herencia dolorosa de desapariciones y necesidad de justicia, contra los herederos del proceso que tenían aún el mando de las Fuerzas Armadas y contra las reiteradas sublevaciones carapintadas, pero a quien no tuvieron empacho en organizarle catorce paros generales para provocar la hecatombe social que desembocó en la hiperinflación de 1989.

Y también contra los esfuerzos de la Alianza para salir del mega-endeudamiento de la década de los 90, que los mismos protagonistas que se juntaron el viernes –aunque con otro discurso- se habían encargado de generar, dejando la bomba de tiempo que estalló al gobierno aliancista. Los mismos sindicalistas que se crearon sus propias AFJP después denunciaban al “neoliberalismo” que había impulsado la reforma del sistema, que en su momento habían ellos mismos apoyado. Los mismos que privatizaron YPF –cobrando y haciendo desaparecer los fondos recibidos- luego la volvieron a “estatizar”, pagándola con fondos extraídos de la caja de los jubilados. Los mismos que hace nada más que seis meses se oponían terminantemente a sancionar una ley que prohibiera los despidos, hoy descalifican con epítetos insultantes a quienes se opongan a la sanción de la misma ley. Y todo sin ponerse colorados.

“No soy rencorosa. Soy memoriosa”, repite a menudo una conocida figura televisiva de larga trayectoria en los medios. Tampoco lo es quien esto escribe, que respeta –y hasta siente afecto- por muchos peronistas, con algunos de los cuales hasta compartió cárcel en las duras épocas del “proceso”, aunque por causas diferentes: en mi caso, por ser terminante en la condena a una dictadura, en el caso de ellos por estar ubicados en el lado perdedor de la interna peronista de la época. Justamente, por ser memorioso no puedo olvidar que la obsesión por el poder les hace olvidar a menudo las elementales obligaciones de un comportamiento democrático, y que el acto del viernes se parece demasiado a hechos que ya hemos vivido, y que han iniciado procesos de alegre desgaste institucional irresponsables de final dramático para millones de argentinos.

Vuelven a enfrentarse, como tantas veces en la historia, los dos caminos posibles para el país: el del futuro y el del pasado. Uno es abierto, tolerante, plural, confiado en la fuerza vital de los argentinos para insertarse en el mundo en forma exitosa, solidario, democrático, honesto, cree en la libertad, la división de poderes y la república. Respetuoso, en suma, de la dignidad esencial de cada compatriota para tomar en sus manos las riendas de su destino. Se reúne con un lema: “Cambiemos”.

El otro, lo conocemos. Se mostró el viernes.

- Ricardo Lafferriere. Exembajador argentino en España, exsenador nacional. De su blog Sentaku.



Opiniones (2)
22 de abril de 2018 | 07:03
3
ERROR
22 de abril de 2018 | 07:03
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Los desocupados de hoy, son los subsidiados de ayer. Ni más, ni menos. Así es que la cuenta de que hay desocupación en la Argentina de hoy, debe analizarse desde considerar, si esos desocupados de ahora, no estuvieron siempre desocupados y vivieron del sistema antes, lo que significa, de los que trabajamos y aportamos.- Este país es del que curra, no hay otra. Si se analiza así, siempre habrá alguien que movilice multitudes, porque no existe ni existió, dignidad en el pueblo argentino, por lo menos desde hace ochenta años. Aquí el que puede, lucha por no trabajar y vivir bien. Si eso significa ir a todas las marchas que alguien organice, pues así lo hacen. La única forma de destruir esto, es que los que realmente trabajan, ganen muy bien ya sea en relación de dependencia o independientes.- Sé que eso generará más diferencia, pero quien trabaja merece ser tenido por digno y el que no, que salga a hacer paros.- El país siempre estará dividido entre los que trabajan y los que quieren currar.-
    2
  2. Que agradezca el autor de la nota que al menos se ve una cabeza en las movilizaciones. Esto en cierto modo las hace más "civilizadas" como lo supone la filosofía "liberal". El punto en este momento es que la situación es pavorosa para muchos sectores (esto hizo de la marcha del 29A un éxito inesperado, independientemente de los convocantes). Qué sigue a esto? Hasta qué punto las cabezas "racionalizarán" el embate de las masas?. Creo que desde Cambiemos deberán cuidar con mucho esmero al dique de contención que representa el gremialismo orgánico. Si esa valla se deploma, ay de nosotros...
    1
En Imágenes
Aguas color Malbec
17 de Abril de 2018
Aguas color Malbec