opinión

El círculo mendocino de la corrupción impune

Está por verse si la Justicia logra avanzar en las investigaciones contra casos de corrupción evidentes. La ciudadanía tiene un rol central.

El círculo mendocino de la corrupción impune

Hay una semiótica que todo lo condiciona en la vida cotidiana. Cuando se trata del Estado, su funcionamiento y sus rituales, un espejismo cumple el rol de soporte de un status quo que pocos quieren que continúe así como está, pero que terminan por sostener.

Si a un sacerdote católico lo viéramos celebrando la misa del domingo de traje y corbata es posible que cambie nuestra percepción sobre él, su significado y hasta es posible que pierda cierta magia y poder sobre los acólitos.

De igual modo sucedería si pudiéramos obtener y reproducir las imágenes de la parición de quienes ocupan cargos en la Justicia. No hubo repollo ni cigüeña tampoco allí: la política los puso en sus sillones siguiendo los ritos legales más o menos al pie de la letra.

Es probable que cambie nuestra idea de imparcialidad de los jueces y fiscales si se difundieran imágenes partidarias de cada uno, o sus cumpleaños con empresarios o inclusive su propia vida humana, que la tienen, con todo lo que implica: lo bueno, lo malo, lo raro, lo lindo, lo feo, lo inexplicable, lo razonable y aun lo pasional. Se caerían de un pedestal que sostienen a fuerza de un hermetismo porfiado y que en algunos casos dan la sensación de servir para ocultar más que para protegerlos de la incidencia externa.

En Mendoza la Justicia vive días complejos. En sus intestinos se digiere ya no solo la criminalidad común, a la que atiende cada uno con su porción de biblioteca, divididos entre los más garantistas y los más punitivos y, a la vez, entre los más trabajadores y los más tranquilos y pacientes. Así, hay muchas más subdivisiones dentro de Palacio, hasta ahora tan secreto e intocable como la mismísima estructura pontificia, sede de otros ritos, otros secretos, otros hermetismos.

Lo que sucedió cuando las causas a investigar empezaron a involucrar a dirigentes de la política local los conmovió. De repente, la sociedad empezó a mirar con atención la actuación interna de los tribunales provinciales y –como ocurre con cualquier cosa cuando se le lo mira a través de una lupa- comenzaron a visualizarse cuestiones que, aunque son cotidianas, resultan raras, monstruosas, inexplicables o inentendibles para quien no convive en ese particular bioma.

A nivel general se percibe que la Justicia mendocina no fue una buena herramienta para frenar la corrupción como tampoco parecen serlo a simple vista muchos entes de control. Al acercar la mirada en función de los casos que empiezan a caer en sus manos debido a auditorías y escándalos que ya nadie puede ocultar –y en eso el periodismo y la tecnología van de la mano, una vez más- todo parece peor. Por eso se percibe una sociedad despierta y dispuesta a mirar por la lupa, encuentren lo que sea que haya detrás de la lente.

Este sábado uno de los fiscales que abordan los delitos complejos en Mendoza, Juan Manuel Bancalari, participó del programa “Tormenta de ideas” en los estudios de MDZ Radio. Hace tan solo cinco meses que asumió ese rol, cuando la Procuración de la Corte desplazó del cargo a Daniel Carniello. Tiene en su fiscalía la imputación contra el exgobernador Francisco Pérez y el exministro de Energía Marcos Zandomeni, en una misma causa por un caso que data de la época en que gobernaba Celso Jaque, hace más de cuatro años; también heredó la investigación por presumibles casos de corrupción del exintendente de Guaymallén Luis Lobos e imputó al exministro de Hacienda, Juan Gantus, de quien recientemente MDZ dio a conocer que mintió al hacer su declaración jurada de bienes. También tiene en sus manos la denuncia que el intendente de Lujan, Omar de Marchi, formuló contra su antecesor, Carlos López Puelles, por situaciones similares por las que está detenido en el penal de San Felipe el exintendente peronista de Santa Rosa, Sergio Salgado.

A todas luces, su fiscalía se ha transformado en un huracán incontrolable que, sin embargo, debe controlar, llevar acorde a derecho, sin exagerar ni equivocarse y avanzar sin presiones y con las herramientas necesarias.

¿Por qué tantos casos en tan poco tiempo? Bancalari aceptó, en la entrevista –en la que por razones obvias no pudo referirse a los casos particulares que investiga- que hay un nuevo aire por el cambio de gobierno. No se trata de que alguien lo haya frenado o le de impulso: lo que sucede es un proceso que podríamos graficar en los siguientes pasos: al aletargamiento de la Justicia le sobrevino el malestar social evidente por casos flagrantes que denotaban al menos, irregularidades, y como punto máximo, delito. La presión social consiguió que los sospechados perdieran nueve elecciones en un solo año y que quienes se postulaban para sucederlos en el poder se sintieran presionados a investigar

Esto último puede sonar demasiado subjetivo, pero nadie puede afirmar que si no hubiese existido la difusión pública de las irregularidades/delitos, se hubiera generado interés en trastocar el famoso status quo mendocino del que habló esta semana además, indignado, enfurecido, el exgobernador Arturo Lafalla en una carta enviada a MDZ.

A partir de allí, alguien se animó a denunciar, alguien se animó a poner en marcha las auditorías para determinar puntos oscuros y posibles responsables. Nada de eso fue detectado per se por los entes de control, que empezaron a esputar casos acorde al “nuevo tiempo” o “nuevos aires” y no antes, en lo que podría entenderse como una reacción lógica de supervivencia.

Pero en este tren, resulta ahora que Mendoza tiene pocos fiscales a cargo de casos complejos y podríamos comprender –aunque no se quejó de ello Bancalari- que pocos recursos y personal. Esto parece constituir la matriz que ya ha permitido anteriormente el archivo de causas o la prescripción de los tiempos legales y, por lo tanto, lo que podríamos llamar de dos maneras: el triunfo de la duda o, definitivamente, la impunidad.

Cuando un fiscal especial de Mendoza quiere revisar un cruce de llamadas realizadas por un investigado tiene que pedirlo a las empresas de telefonía a Buenos Aires. Con suerte –contó Bancalari- en dos meses llega esa información y si surgiera del escrutamiento de ella que hace falta un dato más, tendrá que esperar otros dos meses. Lo dijo en MDZ TV el ministro de la Corte mendocina Jorge Nanclares: “Justicia lenta no es justicia”. Calificamos su sincericidio con una frase jurídica que dice que “a confesión de parte, relevo de pruebas”.

El sistema político es el único que tenemos para llevar adelante la democracia. Pero es imposible dejarlo al arbitrio de sus propios pactos internos que hacen que, por ejemplo, investigar a uno de sus miembros resulte una odisea o que los entes de control se hagan los distraídos, realicen una selección de casos a la hora de acusar y que haya filtros que dejan salir sanciones para unos y no para otros, como podría haber sucedido recientemente desde el Tribunal de Cuentas contra funcionarios del Casino, que ante iguales responsabilidades, acusa a unos y a otros ni siquiera los menciona.

Por ello, si bien no reconoceremos a un juez en el supermercado como sí lo podemos hacer con un político que lo puso en su lugar y se somete a elecciones, es un buen momento para mirar hacia los Tribunales y entes de control. No como si se tratara de un reality show, sino con la intención de participar del sistema político desde la cuota de política que cada ciudadano tiene en sí mismo: controlar, observar, acompañar procesos si es necesario, señalar errores cuando los haya y, fundamentalmente, exigir profesionalidad, independencia y rapidez.

La responsabilidad de que la Justicia funcione no es solo del Poder Judicial, sino de las “cigüeñas” que trajeron al mundo a sus miembros y por ello no tiene que pasar desapercibido para la ciudadanía lo que pasa allí adentro, lo que se acuerda afuera sobre lo que debe pasar adentro y en torno a quiénes son “investigables” frente a los que la distracción los hace seguir disfrutando de la impunidad.

Opiniones (22)
24 de mayo de 2018 | 09:17
23
ERROR
24 de mayo de 2018 | 09:17
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. No creo que se haga nada desde la justicia, no hay ningún interés de mejorar ni la mala imagen que están llevando adelante...tanto a nivel provincial como nacional...
    22
  2. Mendocinos indignados con el Poder Judicial que cada dia demuestra su ineficienca para encontrar y responsabilizar a los delincuentes y corruptos
    21
  3. Señor Quiroga. Exactamente lo que Usted magistralmente expresa. Estamos, en el mejor de los casos, en el punto de inflexión en el que el malentendido "garantismo" no es otra cosa que lo contrario: "El Desgarantismo", en el que los delincuentes pretenden tener "garantizados" sus "supuestos derechos". Así las cosas, indiquemos a la Justicia, el pueblo argentino le indica a la Justicia que el "Garantismo", "Garantismo de que haya Justicia" para Todo el Pueblo y de Cada Uno de sus integrantes es el verdadero objetivo de nuestros Padres de la Patria, de nuestros ancestros que con trabajo duro y digno, nos dejaron La Patria Argentina. La Justicia debe ser "Garantista" del Debido Proceso, de la Legítima Defensa y no de la Asquerosa Puerta Rotativa para los delincuentes, del Maldito Zafarismo al que han tenido acceso los delincuentes. El Pueblo, por intermedio de la Constitución MANDA a la Justicia que no permita el zafar de los delincuentes, la asquerosa impunidad que termina consagrando el libertinaje y tira por tierra el futuro de nuestro pueblo.
    20
  4. Mire Sr. Conte, yo le voy a dar la solución que tenemos TODOS al alcance de la mano y que bien podríamos exigir se concrete. Está en la letra de la Constitución de Mendoza. Sí, sí, aunque la ataquen de vetusta o fuera de época, le aseguro que tiene todas las respuestas y que no nos hace falta modificarla en nada, sólo aplicarla. El art. 142 de nuestra Carta Magna provincial dice: "El Poder Judicial de la Provincia será ejercido por una Suprema Corte, Cámaras ..., Jueces ... Y DEMÁS JUZGADOS, TRIBUNALES Y FUNCIONARIOS INFERIORES CREADOS POR LEY". Listo. No hace falta sacar a ningún Juez, sólo CREAR POR LEY todos los Tribunales, Juzgados y Funcionarios que hagan falta para el control de la corrupción. ¿Por qué no crear Juzgados Anticorrupción, dotarlos de fueros especiales, nombrarlos de una forma transparente, pública y democrática, someterlos al control que queramos, darles un código de procedimientos totalmente moderno y actualizado, entregarle autarquía económica y hacerlo funcionar YA? Si para eso la Constitución sólo exige que SE CREE POR LEY, no es tan dificil ponernos en marcha y que la actual estructura del Poder Judicial siga como quiera. Es más, hasta se podría CREAR POR LEY un fuero especial que investigue a los propios Tribunales. ¿Que no se puede hacer? Sí que se puede, la Constitución nos lo permite. Sólo pone como condición que sea a través de UNA LEY. Entonces ¿quién tiene la culpa, el chancho o el que le da de comer? ¿A quién votamos? A nuestros representantes y va de casualidad que son los que la misma Constitución les otorga el poder de DICTAR LEYES. Entonces ¿qué mierda están esperando? Nadie obliga a mantener las estructuras actuales y sólo siguen como están porque queremos que así sigan. Si no queremos cambiar no nos enojemos entonces. ¿Quieren cambiar? Háganlo, nadie se los impide. Es más, la Constitución de Mendoza los autoriza. ¿Qué estamos esperando entonces?
    19
  5. Al Cuarto Poder le pido encarecidamente que AGUANTE. AGUANTE EL PERIODISMO. AGUANTE EL PERIODISMO DEL VERDADERO GARANTISMO. DEL VERDADERO GARANTISMO, QUE SIEMPRE ESTÁ A FAVOR DEL PUEBLO. QUE NO HACE RUIDO "PARA QUE PAREZCA QUE SE HACE JUSTICIA, PARA NO HACER ALGO POR EL PUEBLO". EL PUEBLO TIENE EL DERECHO DE "SABER QUÉ SE TRATA". LA JUSTICIA DEBE AFRONTAR LAS OBLIGACIONES Y COMPROMISOS PRE ESTABLECIDOS CON EL PUEBLO Y "HACER JUSTICIA". HAN PASADO MUCHOS AÑOS DE INMUNDA INPUNIDAD, ES HORA, JUSTICIA, LEVÁNTATE Y ANDA. ¡ ¡ ¡ ¡ ¡ ¡ ¡ JUSTICIA, LEVÁNTATE Y ANDA ! ! ! ! ! ! .
    18
  6. No es sólo un problema de Mendoza. Es toda Argentina. Mientras pueda haber contubernio entre jueces y politica NO HAY JUSTICIA. Y ese contubernio se da con la elección de jueces y cargos interminables por justamente los politicos. Vengo diciendo que el consejo de la magistratura es una pantomima en el que rara, rara vez surja un juez que no sea amigo, pariente, afiliado, ex ministro, amante, de quienes deciden al final que son los gobernadores y el acuerdo del senado. Si hay causa judiciales de politicos...se transa por cargos, por nuevos nombramientos, aumentos en sueldos, etc...pero bueno el pueblo sólo quiere sobrevivir... qué caraj...le va a interesar todo esto...Mientras no le toquen la $$ en el banco todo se permite.
    17
  7. Muy interesante el artículo y lo felicito. La verdad es que hay demasiadas cosas para investigar y que, como dice Gutierrez, los Jueces parecen ser o responder al Servicio Meteorológico. Hay tantos hechos sin explicación lógica dentro de lo que se considera honesto como ser: La deuda de Vila con el Banco Mendoza; Los Negocios del Vila Manzano con el Casino de Mendoza por la renta/alquiler de máquinas tragamonedas, El hecho de que un exGobernador sea funcionario de una de las Empresas del Grupo Vila Manzano, como un ex Intendente de Las Heras alteró una reglamentación para que se pudieran construir edificios de departamentos de más de dos pisos en Las Heras y que posea una Mansión en el Dalvian (por supuesto a nonbre de otro); como un Consejal de Godoy Cruz vive en un departamento que no es Godoy Cruz y lo mismo es elegido y convalidado en el cargo, como hacen los funcionarios cuando dejan la función públiica para incrementar su patrimonio con el sueldo de empleado público, etc, etc. etc.. . . . . . . . Coloco excétera para no pasarme la vida escribiendo sobre sucesos y acontecimientos reñidos con la ETICA, HONESTIDAD Y también bastantes veces CON LA LEGALIDAD.
    16
  8. Excelente nota Gabriel!!! La raíz del mal no está solo en los políticos jueces o funcionarios públicos que surgen de la propia sociedad que los posiciona en sus cargos.. El problema es que en muchos aspectos la sociedad menduca es muy pacata, cínica y falsa. Recién reacciona cuando viene una crisis económica severa. Antes, si tenemos guita en la billetera, estas cosas no salen a la luz y la corrupción pública se tolera. No somos de preguntar o preguntarnos como hace un tipo que tiene ingresos declarados por $50 mil pesos, para gastar el doble o el triple de esa guita en lujosos barrios privados y sin tener ninguna otra actividad que un conchavo en el Estado provincial. Si no hay crisis, se lo ve como un caso típico de "viveza criolla" para los negocios, pero si la malaria es general, ahí se pone el acento que puede percibir parte de sus ingresos negros de coimas o por retornos de empresarios prebendarios. Tenemos que revisar como sociedad el concepto de ética communitaria que tenemos
    15
  9. No se puede esperar nada de LOS MEDIOS, muchachos. TODOS responden a intereses particulares, grandes empresas, grandes empresarios y partidos políticos. Ninguno va a hacer una nota, una investigación, porque sí. Siempre es en contra de otro, o para obtener ciertos réditos. o por la propaganda oficial. LA JUSTICIA NO ES JUSTICIA, porque siempre está respondiendo a esos mismos intereses. ESTAMOS JODIDOS MUCHACHOS, la verdad, no le vio solución. FELIZ DIA DEL INOCENTE TRABAJADOR, para todos los giles como yo, que trabajamos pensando que esa es la manera de progresar en la vida.
    14
  10. pinkerton, hoy muy inspirado, comparto absolutamente todo tu escrito.- Otelo lo suyo es muy bueno tambien.- La verdad esta en el pueblo, es el origen del poder delegado, solo delegado, jamás regalado. No olvidar.-
    13