opinión

Yo acuso a Carlos Ordoñez

Yo acuso a Carlos Ordoñez

Sin querer compararme con Émile Zola en su alegato en favor del capitán Alfred Dreyfus, y que tituló YO ACUSO, título también usado por Pablo Neruda en su discurso, cuando era senador del Congreso Nacional de Chile, tras la aprobación de la «Ley maldita», el YO ACUSO es todo un simbolismo de lucha contra la INJUSTICIA, contra la DISCRIMINACION, es un grito de LIBERTAD, y de defensa de los DERECHOS HUMANOS.

Por eso hoy debo decir que YO ACUSO al Secretario de la Asociación Gremial de Empleados y Funcionarios del Poder Judicial de la Provincia de Mendoza, Señor CARLOS ORDOÑEZ, Lo acuso por jugar con un derecho humano, como el derecho de las mujeres a tener una vida sin violencia, al atacar el corazón de la Dirección de la Mujer de la Corte, con el solo objeto de usarlo para una campaña por la interna de su gremio ante la proximidad de elecciones.

Es evidente que el Señor CARLOS ORDOÑEZ no conoce ni sabe nada sobre la violencia de género, solo ejercerla. Y digo esto porque quien es pasivo en la defensa de estos derechos, ES COMPLICE.

Este señor dirige un gremio que carece de un área dedicada a la violencia de género, tampoco cumple con lo establecido en la ley de violencia de género y en los tratados internacionales.

Como entiendo que ignora las responsabilidades que tiene, espero que no se ofenda de que por esta ignorancia lo designe como ignorante en parte de esta nota.

Si se detuviera a leer la ley y su decreto reglamentario, que datan del 2009 y 2010, tendría que saber que a esta altura ya tendría que estar ofreciendo el servicio de patrocinio especializado gratuito a las mujeres del gremio que representa en casos de violencia de género. También sabría que tenía la obligación de introducir las garantías y derechos establecidos en la ley y en los tratados internacionales, en el momento de la negociación convencional. Por supuesto que de esto se olvidó, aunque no se olvidó que esto no se respetara cuando permitió que personal masculino contratado con posterioridad a uno femenino, se le diera estabilidad a estos en primer término y no a la mujer. Pregunto esto que es, sino actuar en forma machista. En ese caso la mujer tuvo que iniciar un juicio para garantizar su derecho, por supuesto … no fue asistida por su gremio.

YO ACUSO porque no soporto la hipocresía, y menos que se use un tema como este para posicionarse en una interna del gremio frente a unas elecciones que se avecinan. Esto es más que tener una mirada patriarcal sino es una vil bajeza.

En estos días el Señor CARLOS ORDOÑEZ y algunos de sus acólitos y acolitas (porque la mirada machista también proviene de mujeres) ha iniciado un ataque a la Dirección de la Mujer de la Corte, que hoy dirige la Dra. Stella Spezia, pero sería igual si estuviera cualquier otro funcionario a cargo, ya que el Señor CARLOS ORDOÑEZ pretende que los empleados del gremio que estén en esa Dirección cumplan funciones como cualquier otro empleado judicial…. OTRA VEZ SE EQUIVOCA este IGNORANTE.

La Dirección de la Mujer de la Corte es como si fuera la guardia de un hospital, donde un médico no puede retirarse porque llegó el momento de marcar tarjeta y se va sin suturar una herida y dejando que el paciente se desangre.
Así llegan las víctimas a esa oficina.

Así puede llegar nuestra madre, nuestra hermana, nuestra hija o nosotras mismas.

Los que cumplen funciones en esa dependencia deben estar dispuestos a dar más que en cualquier otro lugar. El que no esté de acuerdo, lo correcto es que se retire, porque si falta compromiso NO SIRVE.

Hay muchos empleados judiciales que con gusto irían a cumplir tareas en esa dependencia, y lo digo con conocimiento de causa.

Si hay quien no está dispuesto a trabajar con el nivel de exigencia y compromiso que tiene este tema, lo mejor es que de paso a otro.

Esto no le interesa al Señor CARLOS ORDOÑEZ y sus acólitos, parece que lo mejor es disparar contra la Corte y contra la Directora de esa dependencia, que como es mujer, si actúa con firmeza y exigencia, se le dice “violenta”.
¿Sabe este ignorante que los tratados internacionales y la ley exige que debemos atender a las víctimas con la DEBIDA DILIGENCIA, darle respuesta inmediata, oportuna y eficaz?

Uno se pregunta ¿en que “foco” vive este dirigente gremial? Tan imprudente es que hasta en la denuncia se da el nombre de una empleada judicial, víctima de violencia de género, diciendo que la misma no fue atendida. Dudo que le haya pedido permiso a esa empleada para usar su nombre y decir tamaña mentira, ya que esa empleada me pidió varias veces turno para que la atendiera y nunca concurrió a la entrevista, lo que no fue por tema económico ya que ningún pago de honorarios le reclame, sino por su propia decisión de no denunciar. Le pregunto ¿Y USTED QUE HIZO POR ESA EMPLEADA JUDICIAL?, lea la ley, por favor o asesórese.

Esto también es un acto imprudente de parte del Sr. Ordoñez o de quienes le dan letra.

Es evidente que desconoce cómo se trabaja en los casos de violencia de género, y la necesidad de la dedicación y el compromiso que existe en el tratamiento de este tema.

En vez de atacar un área tan sensible tendría que preocuparse para ver cómo hacer para que esa Dirección de la Mujer pueda trabajar las 24 horas de los 365 días del año y que la Corte Provincial le de recursos suficientes para que también pueda brindar patrocinio jurídico de emergencia para los casos de violencia.
Parece que el Señor CARLOS ORDOÑEZ desconoce que no existe patrocinio especializado en la materia.

Espero que nunca lo necesite, pero si lo llegase a necesitar desde ya va a tener abiertas las puertas de mi estudio o de aquellos colegas que se capacitan en mi estudio y que integran una red de atención a las mujeres víctimas de violencia de género, que actualmente son los únicos patrocinios de referencia que existen, lamentablemente porque no solo el Señor Ordoñez esta en falta.

También recomiendo que el gremio judicial se dedique a capacitar a sus agremiados y exigir al Procurador de la Corte y a la Corte misma que capaciten a los funcionarios y a los empleados, porque la verdad es que todavía hay muchos que no saben atender a las víctimas de violencia de género.

Le aviso que todas las semanas un afiliado o afiliada a su gremio comete faltas en la atención a víctimas de violencia de género, no cumpliendo con la ley 26.485. Esta semana se han sucedido varios hechos por los cuales he dado indicaciones a mis colaboradores que tomen nota del nombre y apellido de esos empleados judiciales ya que empezaremos con las demandas de daños y perjuicios por revictimización.

Sepa Usted Señor Secretario de la Asociación Gremial de Empleados y Funcionarios del Poder Judicial, que la ley 26.485 y los tratados internacionales le permiten a la víctima a ir contra todos los que la revictimizan, lo que incluye su asociación, ya que todos son solidarios en esta responsabilidad civil.

Espero que los empleados y empleadas judiciales no se dejen llevar por este juego de internas gremiales, y que si reclamen por tener un área de género dentro del gremio y tener capacitación y el servicio de asesoramiento jurídico especializado.
Les doy como ejemplo La Bancaria, que hace más de un año cuenta con ese servicio, y las compañeras de ese gremio tienen la atención y el patrocinio.
Son pocos los lugares y las personas que se dedican a defender estos derechos de las mujeres.

La Dirección de la Corte es uno de los lugares donde muchas mujeres refieren haber sido muy bien atendidas. Si es así es porque el sector está bien conducido.
Sin dudas la Dra. Stella Spezia es una referencia nacional y local en este tema, como así también la Lic. Silvina Anfuso, que ya desde su paso por la Municipalidad de Godoy Cruz marcó una forma de conducción firme y férrea en la defensa de estos derechos humanos.

Desde la calle, quienes estamos en esta lucha decimos SI TOCAN A UNA DE NOSOTRAS NOS TOCAN A TODAS, y así reaccionamos, y por eso no aceptamos estos juegos patriarcales como los que hoy se pretenden realizar desde el gremio judicial.

La gran emergencia en nuestra provincia y en nuestro país es que no existe PATROCINIO JURIDICO ESPECIALIDADO. Esto lo aseguro ya que son infinitas las consultas que recibo de todo el país por este tema.

Todos estamos en falta y debemos solucionarlo.

El Señor Ordoñez no se debe sentir mal son muchos los ignorantes en esta materia.

Esto me recuerda que el año pasado el ex gobernador Pérez designó tres abogados para dar el patrocinio letrado gratuito a las mujeres víctimas de violencia de género en toda la Provincia de Mendoza, si tres abogados para toda la provincia.

Estos tres colegas están cobrando un sueldo todos los meses, dependiendo del Área de Género del Gobierno de Mendoza a cargo hoy de la Lic. SILVINA ANFUSO.

Poco se sabe de qué han hecho estos “paquitos en fuga”, y me gustaría saber que ha pasado con estos colegas, y me gustaría que una luchadora como la Lic. SILVINA ANFUSO explique qué ha sucedido con estos profesionales, que seguramente se encontró como herencia de la anterior administración.

Debemos construir y no destruir y con la violencia de género no se puede jugar y menos usarla para una interna. Este es un tema que no tiene color político, que nos atraviesa a todos, y que todos debemos dar lo más que podamos. Este es un tema en que no debemos ser mezquinos.

Por eso y después de todo lo dicho extiendo mi mano al Señor CARLOS ORDOÑEZ, para ayudarlo a producir un cambio en su gremio para que el día de mañana tenga la visión de género que la ley nos obliga.

Opiniones (7)
25 de mayo de 2018 | 23:41
8
ERROR
25 de mayo de 2018 | 23:41
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. El error básico de esta nota, es condenar al machismo supuesto del denunciado, con feminismo del más recalcitrante.- Una nota interesada políticamente que debió tener argumentos de índole precisa, no simples chapoteos y nada en concreto.-
    7
  2. primo, estás más perdido que turco en la neblina. Sacata las anteojeoras, esas que les ponen a los caballos para que no vean lo que pasa a sus costados. Saludos
    6
  3. Para primo, jajajaja.
    5
  4. La dra. analiza una faceta específica de la actuación de Ordoñez, con la cual coincido. Pero creo que vale la pena destacar que el "gremialista", jamás cumplió tareas como empleado judicial,puesto que es Ingeniero y, cuando trabajaba, antes de la licencia gremial, hace muchichisimo tiempo, lo hacía en un sector sin ninguna vinculación con las tareas propias de los empleados judiciales. Eso creo que explica su actitud partidista, olvidándose de defender a un sector del cual no siente "pertenencia alguna". ¿Hasta cuando van a tolerar los judiciales que no los represente un verdadero "judicial".
    4
  5. Solo dos afiliados tiene el gremio? Tessa y noimporta... Para mi deben ser los Néstor y Cristina judiciales, es decir Ordoñez y su novia Dominguez
    3
  6. Dra. Jacky. No voy a defender a quien puede hacerlo por sí mismo y, además, porque no me interesa. Pero utilizo el espacio que abre con esta nota para advertirle que tal como lo está planteando ud. y el Estado al tema, lo único que hace es meterlo en un grado de "especialización" suficiente como para que, desde un punto de vista netamente economicista, monetario, práctico y de vida, se pretenda "cobrar" conforme a la especificidad. Lamentablemente para ud. y los que como ud. piensan, no estamos en un mundo "socialista", sino "capitalista" y la mayoría del pueblo votó para que los "paquitos" no gobernaran, sino los "liberales". Entonces, liberalismo económico mediante, si quiere mayor horas de atención, mayor cantidad de gente especializada y mejores condiciones en el trato, tanto como para hacerlo "especial", páguelo, sino no lo podrá tener. Fue un gusto.
    2
  7. Lametablemente, abogada, su discurso también está pleno de un costado que a todas luces evidencia una tendencia política de su parte, por lo tanto lo que usted dice tampoco parece ser tan inocentemente leal a una conducta legal y legítima. Usted hace demasiado hincapié en el actuar del Sec. Ordóñez y expone sus motivos pero se queda muy corta a la hora de indicar a la Corte y a la Procuración cuáles son sus deberes y ellos sí que no deben olvidar sus obligaciones, porque en ese caso estaríamos frente a un INCUMPLIMIENTO DE LOS DEBERES DE FUNCIONARIO PÚBLICO, más que a una ignorancia. Su valentía y su reacción ante la hipocresía, queda a medio camino, y por eso son poco creíble sus motivaciones.
    1