opinión

Toc Toc: relojito de carcajadas

Con un ritmo vertiginoso, actuaciones precisas y una inagotable dinámica de gags; esta comedia se permite una desatada ironía sobre los trastornos de sus personajes, sin caer en el sadismo o la crueldad innecesaria.

Toc Toc: relojito de carcajadas

El legendario guionista, productor y director de comedias Hal Roach, quien trabajó para glorias del cine como Harold Lloyd y la dupla Laurel & Hardy, decía: "Lo más importante en la comedia, una vez que lograste hacer reír al público, es que se siga riendo hasta el final". Y agregaba: "Cuando se trata de un material de larga duración uno tiene que parar las risas y volver a empezar, lo cual es muy difícil. No se puede mantener a la gente riéndose por más de media hora y ser constante". Tal paradigma de la comedia, es aquí arrasado por este suceso teatral que mantiene las carcajadas de la platea desde el comienzo hasta el final. Con seis temporadas a sala llena en Buenos Aires, y comenzando el cuarto año de gira por el interior, Toc Toc se ha convertido en uno de los éxitos más grandes en la historia del teatro nacional. Las claves del triunfo: su ritmo vertiginoso, una dinámica de gags que va in crescendo, y por supuesto; la estrecha relación con todo espectador que alguna vez en su vida haya pasado por un diván.

La excusa argumental es mínima, pero el resultado en escena es verdaderamente poderoso. Seis personajes coinciden en la sala de espera de un conocido terapeuta. Todos ellos padecen diversas fobias y trastornos obsesivo-compulsivos. El analista en cuestión tiene una complicación con su vuelo y demora en llegar. A partir de aquí, los pacientes comienzan a relacionarse, en medio de un arsenal de tics, exabruptos y reacciones inesperadas. La directora Lía Jelín dosifica, con una precisión tan fluida como rigurosa, los momentos de lucimiento de cada uno de los integrantes del elenco. Y la eficaz adaptación del texto de Laurent Baffie, a cargo de Jorge Schussheim, completa la base necesaria para una obra que funciona como una imparable usina de risas.

Toc toc obra mendoza teatro independencia 1

Más allá de que Toc Toc es una comedia expansiva, algunos de sus momentos más significativos transcurren en los brevísimos lapsos en que desciende del histrionismo amplificado, a través de unos gags jugados desde un tono confesional e introspectivo. Sin embargo, sacar el pie del acelerador en una propuesta de estas características, podría equivaler a subrayar por demás el mensaje. En este sentido, se agradece el hecho de que la puesta jamás se incline por el camino de la solemnidad y el sermón aleccionador. 

Sobre las tablas, los actores lo dan todo. Uno de los condimentos más interesantes de Toc Toc radica en que más allá del oficio y reconocimiento de sus figuras, la obra nunca apostó por el concepto de superestrella. Si bien casi todos sus protagonistas han trabajado en televisión, el fenómeno millonario de espectadores no encuentra su sustento en la popularidad de sus integrantes, como ha sucedido en taquillazos históricos de la escena nacional como Brujas o Salsa Criolla. Aquí lo fundamental es el compacto funcionamiento del elenco. 

En contra de lo que podría suponerse, y más allá del impacto mediático que recibió tras su paso por ShowMatch, la presencia del Bicho Gómez no opaca al resto. De hecho su personaje, un aritmomaníaco que no puede frenar su obsesión por los cálculos numéricos, luce en varios momentos demasiado pasado de rosca. En cambio, Lara Ruiz despliega un abanico de variaciones, recursos corporales y gestuales, en su desopilante composición de una mujer que tiende a verificar decenas de veces acciones cotidianas como la de cerrar la puerta; a la vez que no puede parar de revisar su cartera y exteriorizar todo tipo de señal de fervor religioso. Sabrina Carballo también da en la tecla justa con su querible personaje que padece el trastorno de repetir cada frase que dice. El nivel de empatía que ella logra con la platea y con los restantes personajes, es uno de esos milagros químicos que tanto se agradecen en el teatro.

Toc toc obra mendoza teatro independencia 8


Cierta tendencia hacia decenas de chistes escatológicos, propulsados por uno de los pacientes que atraviesa una irrefrenable compulsión hacia las palabrotas, se compensa con el doblez de ternura que logra imprimir con impresionante precisión Diego Freigedo. El actor reemplaza a Ernesto Claudio, cuyo cuadro de descompensación llevó a la suspensión de la función del jueves pasado. En tanto que Verónica Piaggio aporta una comicidad cercana a la del cartoon, con su criatura prisionera del temor a las enfermedades y dependiente del alcohol en gel. Con acotadas apariciones, Gabriela Licht suma una atinada tensión entre el control y el posible desvarío, dándole pulso a la secretaria encargada de mantener el relativo orden en la sala de espera. Por último, Marco Gianoli se transforma en el antihéroe romántico más inesperado, con su sensible aproximación a un chico que tiene fobia a las líneas.

"El humor siempre se construye sobre el dolor ajeno o propio", dice Jorge Shussheim en el texto del programa de Toc Toc. Y luego cita a Shakespeare: "El médico puede curar los males del cuerpo, pero es solo el propio enfermo el que puede curar los males de su alma". Esas son las dos premisas centrales de una comedia como esta, cuya puesta en escena se permite la libertad de una desatada ironía sobre los trastornos de sus personajes. Pero que jamás cae en el sadismo o la crueldad innecesaria. 

Toc toc obra mendoza teatro independencia 5


Ficha:

Toc Toc

Funciones: sábado 16 de abril a las 21 en Teatro Roma (Hipólito Yrigoyen 270, San Rafael) / domingo 17 de abril - doble función - a las 19 y a las 21 en Teatro Independencia (Chile y Espejo, Ciudad).

Autor: Laurent Baffie

Dirección: Lía Jelín

Traducción: Julián Quintanilla

Adaptación: Jorge Schussheim

Elenco: Marco Gianoli, Lara Ruiz, Bicho Gómez, Sabrina Carballo, Verónia Piaggio, Diego Freigedo y Gabriela Licht.



Opiniones (1)
24 de mayo de 2018 | 02:18
2
ERROR
24 de mayo de 2018 | 02:18
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Muy buena la obra, y acertada la crítica.
    1