En foco

La trama interna de la Justicia Federal, según Pagni

El entramado que une y desune a 12 personas a cargo de otorgar o quitar la libertad a los grandes personajes de la política y las empresas.

La trama interna de la Justicia Federal, según Pagni

La Justicia Federal no es, precisamente, una "carmelita descalza". Tampoco, lo es la opinión pública argentina que critica cuando la justicia no actúa y califica de "tortuga" a jueces como Sebastián Casanello y luego, cuando actúa, es capaz de reproducir el mensaje de que el mismo juez -al que otrora se lo ligaba al kirchnerismo- "se apuró", posiblemente, "para tapar el escándalo de los papeles de Panamá" en los que se vio envuelto Macri, argumento con el cual pofían las redes sociales.

A las especulaciones hay que aplacarlas con análisis, para los cuales se parte con información real, no con rumores. Un dato crudo y concreto es, por ejemplo, que el sábado pasado, mientras detenían a Ricardo Jaime, su abogado Andrés Marutián, mandaba una señal en diálogo con MDZ Radio: que siempre se acogió a instrucciones del Presidente y la Cancillería. 

Ahora que se avanzó con las detenciones de Ricardo Jaime, ex secretario de Transporte de la Nación durante el gobierno de Néstor Kirchner, y que se avanzó contra el empresario santacruceño Lázaro Báez, el constructor del misterioso mausoleo de su amigo expresidente fallecido, hay que poner en foco de qué se habla cuando se habla de la justicia en la Argentina. 

Para ello, echamos mano al artículo del periodista Carlos Pagni, publicada por el diario La Nación el 4 de abril, antes de la detención de Báez, en la que deja en claro algunos vínculos internos y externos de la Justicia que es necesario conocer a la hora de emitir opinión. Algunos puntos centrales de su artículo son los siguientes:

pagni

Pagni.

-  "Claudio Bonadio, Rodolfo Canicoba Corral, Sebastián Casanello, Ariel Lijo, Marcelo Martínez de Giorgi, Norberto Oyarbide, Daniel Rafecas, Sebastián Ramos, Julián Ercolini, Luis Rodríguez, María Servini de Cubría y Sergio Torres, los doce jueces de instrucción de los tribunales federales porteños, tienen un rol estratégico en el combate o la tolerancia a la corrupción".

-  "Estos magistrados, en vez de una solución, parecen a menudo ser parte del problema. Sencillo: las irregularidades se multiplican porque se sabe de antemano que no serán penalizadas. Este inquietante panorama planteó la primera crisis dentro de la coalición gobernante". 

-  "Ellos deciden en cada causa qué prueba es pertinente y cuál debe rechazarse. Resuelven los llamados a indagatoria. Deciden quién hace las pericias: ¿la Corte, la Procuración o la Oficina Anticorrupción? Es una selección clave en las causas por enriquecimiento ilícito, como demostró Norberto Oyarbide al perdonar a los Kirchner". 

-  "La forma en que jueces federales vienen administrando ese poder ha creado un problema para la vida pública. Y para ellos. Los procedimientos suelen llamar la atención por su lentitud. Víctor Alderete fue condenado en octubre de 2015 por delitos cometidos en el PAMI hace 16 años".

- "Guillermo Moreno comenzó a demoler el Indec en 2007. Pero el fiscal Carlos Stornelli esperó hasta el martes pasado para pedir su indagatoria ante Canicoba Corral. Bernard Madoff fue acusado de fraude en diciembre de 2008 y la justicia norteamericana lo condenó seis meses después a 150 años de prisión: da vergüenza la comparación".

-  "Más llamativa que la demora es la premura. Oyarbide, que ya había batido un récord con los Kirchner, sobreseyó a Carlos Liuzzi, el segundo de Carlos Zannini, a altísima velocidad. Como era amigo del imputado, la Cámara derivó el caso a Luis Rodríguez, que lo cerró en un santiamén. El fiscal Ramiro González no apeló. Los camaristas acaban de revocar la absolución. Para juzgar a Liuzzi hace falta un tercer juez: Martínez de Giorgi".

-  "Bonadio, implacable con los Kirchner, supo tener épocas más misericordiosas: sobreseyó a los secretarios privados de la ex presidenta, que habían multiplicado su patrimonio de manera sideral, dos días después de que ella obtuviera el 54% de los votos. El fiscal, Guillermo Marijuan, no apeló. Ahora Bonadio usa el látigo. El próximo 13 espera a la señora de Kirchner para que explique las ventas de dólares del Banco Central. Ella irá acompañada por un defensor amigo del juez: Raúl Zaffaroni".

-  "Hay casos en los que estos jueces rompen la barrera del sonido: cuando examinan a un colega. El camarista Eduardo Freiler fue acusado por enriquecimiento ilícito por Ricardo Monner Sans en agosto del año pasado. La denuncia hacía pensar que Freiler, coleccionista de autos de lujo, hacendado y dueño de una mansión en lo mejor de Olivos, era descendiente de algún Rothschild. Pero el fiscal González, el mismo que aceptó el sobreseimiento de Liuzzi, convenció a Martínez de Giorgi de que todo había sido comprado con un sueldo. Menos mal. De condenar a Freiler, Martínez de Giorgi se habría expuesto a un problema familiar: su esposa, Ana María Juan, trabaja como secretaria a las órdenes del camarista. Freiler, igual, no debe relajarse. En lo de Canicoba Corral todavía hay un expediente por la financiera en la que está asociado a María Lago, la esposa de Alfredo "Freddy" Lijo, hermano del juez Ariel Lijo".

-  "Más allá de aceleraciones y retrasos, hay un detalle estadístico que revela la baja calidad de estos procedimientos: la justicia federal porteña no eleva a juicio más del 5% de los casos que investiga. La única excepción reciente fue la de la tragedia ferroviaria de Once, que Bonadio tramitó bajo una gran presión pública. Aun así, Julio De Vido logró ponerse a salvo desde un primer momento, gracias a los oficios de su gestor en tribunales. Es "Freddy Lijo, el hermano del juez y esposo de la socia de Freiler. Las condenas no fueron más arriba de Juan Pablo Schiavi y Ricardo Jaime".

- "Freiler es el padrino judicial de Casanello, un magistrado de dos velocidades. Así como arrastra los pies en la causa Hotesur, que involucra a la familia Kirchner, sobreseyó con la rapidez de un rayo a Macri, en el caso de las escuchas telefónicas. Macri debió igual esperar años. Y ganar la Presidencia".

- "A Jaime le tocó, en su condición de ícono de la corrupción kirchnerista, quebrar la inercia. El juez Ercolini descubrió que Jaime, quien por razones obvias visita todos los días tribunales, podría huir de la Justicia. Entonces, sin siquiera someterlo a indagatoria, dejó llegar un sábado, y lo detuvo. Fue por compras ferroviarias del año 2005, que se investigan desde hace cinco años. A ningún magistrado federal se le ocurrió que Cristóbal López o Lázaro Báez estén en condiciones de escaparse. O de destruir pruebas, como parecen estar haciendo con sus últimos movimientos societarios. Tuvo que aparecer un juez contencioso administrativo, Esteban Furnari, para, en el caso de López, impedir ese proceso interviniendo las empresas". Leé más haciendo clic aquí.

Opiniones (2)
19 de agosto de 2018 | 09:07
3
ERROR
19 de agosto de 2018 | 09:07
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. macmacmac: la soga de esparto (Serrat dixit) debería ser el destino seguro y no perentorio de estás "personas" ligadas a la Justicia (estatua - porque no actúa- que en Argentina no es solo ciega, sino sorda, muda y encima nos dá el culo) ya sea por estudio o por amiguismo. Es la única manera de comenzar a transitar por caminos un poco más seguro y digno
    2
  2. Este muchacho pagni si que escribe bolazos!!! "A las especulaciones hay que aplacarlas con análisis" Nooo! A las especulaciones se las aplaca con la verdad y solo la verdad, de esta definición en adelante todo es anális sin asidero no posibilidad de comprobación veraz al respecto, más de lo mismo para bloquear el clamor popular para que los dirigentes actuales desde el más alto rango a las tropas menores demuestren que no son delicuentes. De los anteriores se debería encargar la justicia que debería ser independiente del poder político.
    1