opinión

Por un lenguaje sin discriminación

Por un lenguaje sin discriminación

 El lenguaje no es neutral. Es una herramienta de comunicación compleja y diversa, pero que no es inofensiva. Detrás de las palabras se encuentra nada menos que la dignidad de las personas.

La forma en la que utilizamos el lenguaje se basa en la educación que recibimos y el contexto sociocultural, familiar y tradicional en el que vivimos y nos desarrollamos.

Pero este valiosísimo instrumento de desarrollo de la humanidad, puede ser peligroso cuando está acompañado de prejuicios, violencia e ignorancia. Muchas veces, aún sin mala intención, se reproduce un discurso estigmatizante que encuentra sus fundamentos en el paradigma de la “normalidad”.

El desafío es precisamente este, avanzar hacia un lenguaje sin discriminación. No por una cuestión semántica o de corrección política, sino porque efectivamente éste afecta directamente a otras personas.

A modo ejemplificativo, referirse como “discapacitados” a las personas con discapacidad le da un sentido de totalidad a algo que es solamente una característica o cualidad. Es necesario reconocer la individualidad del sujeto y ubicar a la discapacidad en su rol de cualidad, que no agota ni define todo lo que un sujeto es o pueda llegar a ser.

Trabajar en la desarticulación del lenguaje discriminatorio le debería corresponder principalmente a comunicadores, periodistas, educadores, dirigentes que son los/las que se interrelacionan de forma directa o indirecta con cientos/millones de personas.

Sin embargo considero fundamental la reflexión de este tema por parte de las madres y padres con respecto a sus hijas e hijos. Los prejuicios, los estereotipos, la estigmatización de determinados grupos o personas y las actitudes discriminatorias muchas veces surgen dentro del mismo núcleo familiar.

Debiera ser un derecho inalienable de las niñas, niños y adolescentes el de recibir una educación plena y libre de prejuicios y discriminación, en todos sus ámbitos donde se desarrollan. Es durante esa etapa de la vida donde absorben la información y se forja la personalidad, la autoestima y el respeto.

“Tu amiga, la gordita” “El que es medio afeminado” para referirse a un/a compañero/a del curso, parece inofensivo a simple vista. Pero las graves consecuencias que pueden despertar esos pequeños actos del día a día son inconmensurables.

Muchas veces el acoso escolar (bullying), profundo problema en Mendoza, no es reprochado por el/los padres y/o la/s madre/s, o muchas veces se le resta trascendencia o hasta es incentivado por los mismos. Cosa de chicos. Mientras la tasa de suicidio adolescente es cada vez más alta.

Se replica, a su vez, de forma constante un lenguaje violento contra el género (en ocasiones por las mismas mujeres) frente a sus hijas/os. “Mujer tenía que ser” al momento del manejo, “andá a lavar los platos”, dando a entender que el manejo es “cosa de hombres”. Ejemplos hay decenas.

Pero también formas sutiles aceptadas culturalmente de lenguaje sin perspectiva de género. EL piloto, LA azafata. EL gerente, LA secretaria. LA empleada doméstica. EL experto.

Las formas de discriminación son complejas y numerosas. Pero mediante la sensibilización y el compromiso de todos y todas a prestar atención y modificar día a día nuestro lenguaje y expresiones, ya estaremos dando un enorme paso en la lucha contra este flagelo.

Respetemos los derechos de nuestros niños y niñas a vivir y crecer en ámbitos libres de prejuicios, violencia o discriminación.

Daniel Di Giuseppe

Delegado Mendoza

Instituto Nacional contra

la Discriminación, la Xenofobia

y el Racismo (INADI).

M�}2#��

Opiniones (1)
26 de mayo de 2018 | 11:36
2
ERROR
26 de mayo de 2018 | 11:36
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Se entendió el mensaje y lo comparto. En la sesión del Cabildo de Mendoza del 25/10/1692, las autoridades proponen realizar un Cabildo Abierto, citando al Vicario (Juan López Modón), los Prelados de todas las iglesias, vecinos encomenderos y todos aquellas autoridades que ejercieron cargos púbicos en el pasado; para redactar un pedido al Rey y, que el alguacil Diego de Funes y Salinas, los notifique a todos. El 29/10 reunidos todos los citados, se notifica al Rey, para que se sirva de despachar para Cuyo, Tucumán, Paraguay y Río de la Plata, un navío de negros (esclavos que no eran considerados seres humanos), por mano de uno de sus asentista (proveedor que los cazaba en Africa) o de otro particular (Fuente: Actas Capitulares de Mendoza, Tomo 4). Pasados 324 años, nos encontramos con una nota en Mdzol del 1/1/2016 "el verano y las guachas en yor", de la que extraigo un párrafo "Llega el verano y la trola se pone feliz por la misma razón que el gordo se pone triste: le llega el sol a las tetas ¡Y finalmente es así!. Cada verano la situación se torna peor. En Mendoza, una provincia llena de Lasherinos, temblores, donde en invierno te cagás de frío, en verano te re mil cagás de calor y lo que es peor, los olores y sustancias afloran las frentes morochas, abundan olores sudoríparos y la gente se acostumbra, etc." (Fuente completa: http://www.mdzol.com/nota/649345-el-verano-y-las-guachas-en-yor/). Cito las Actas Capitulares de Mendoza por ser parte de nuestra historia y, al periódico Mdzol, por ser un medio de comunicación por demás interesante; aunque, la discriminación, la xenofobia y el racismo, no es ajena a ninguno de nosotros y está presente en todos, siendo una victima o haciendo de victimario. El navío de negros o las frentes morochas, son expresiones similares enmarcadas en situaciones distintas e incomparables, pero apuntan a un mismo objetivo que es "soy diferente". Estas diferencias nos están enfermando como sociedad y nos están privando de una buena salud social, a partir de una lamentable clasificación social que es real y que nos está dividiendo en: clase alta asustada y amurallada, clase media frustrada y enrejada, y, clase baja resentida y enchapada. El ser humano puede convivir a partir de murallas, rejas o chapas con otros individuos en las mismas condiciones de vida; pero, en algún momento y con la necesidad de subsistir, cada persona debe salir a la calle para ganarse el sustento, dejando atrás su hábitat con murallas, rejas o chapas; conformando un todo, en donde estamos todos incluidos y del cual todos dependemos y al cual todos debemos cuidar, para nosotros y muy especialmente para las generaciones que vendrán. Como dice el dicho: "Si juzgas a alguien por un mal que te hizo y te ofendes cuando te juzgan por un mal que hiciste; la razón es tu peor aliado, la locura tu único enemigo". Saludos.-
    1