En foco

El salvavidas de Dilma para Lula estaba pinchado

La breve historia de complots y corrupción que está haciendo naufragar el proyecto del PT brasileño y que hunde a Dilma y Lula a la vez.

El salvavidas de Dilma para Lula estaba pinchado

La investigación de un juez de tan solo un estado brasileño sobre presunto lavado de dinero y una cadena de hechos que podrían haber sido un engranaje de corrupción a partir de la empresa Petrobras, se ha transformado en una palanca que puede arrancar del poder al PT brasileño que, creía, había echado raíces para siempre.

Es que luego de que una sobreactuación policial y judicial se llevara detenido al expresidente Lula desde su casa, no bien se puso las pantuflas para desayunar, días atrás, lo que se desencadenó en el mundo político, social y judicial no tiene precedentes.

La presidenta Dilma Rousseff, que a poco de haber sido reelegida cayó a un piso histórico de aprobación que no le alcanza para sostener en pie a su gobierno, fracasó en el tejido de alianzas y, si bien pudo sobrevivir a los primeros intentos de destitución (que establece el sistema brasileño constitucionalmente y que le costara en el pasado la presidencia a Fernando Collor de Melo) se vio en los últimos días superada por las circunstancias.

Mientras algunos creen que hay un "gran plan de la derecha" para echarlos del poder, desde el centro del gobierno brasileño no hallan la forma de convencer a la ciudadanía de que son sanos y honestos y que quieren seguir gobernando Brasil. En todo caso, están demostrando un traspié detrás del otro y, como se sabe, nadie puede alegar en su defensa su propia torpeza.

Hace una semana, superado el gobierno de Rousseff por la crisis institucional, fue el PT quien tomó la iniciativa de encontrar una salida a la encerrona sobre Lula, su máximo ícono, aquel que en algún momento fuera el presidente mejor considerado en el mundo y con una historia de sacrificios, lucha y logros personal dignos de Hollywood.

Fue entonces cuando en una cena, los burócratas partidarios alentaron a Dilma a dejar de lado una cuota de su propio poder interno y lo cediera a Lula, incorporándolo al gabinete. Se habló primero de que se hiciera cargo de la Comunicación o de las Finanzas. Aprovechando la todavía mejor imagen de Lula sobre Dilma, se pensó en relanzar una política económica con su conducción y, así, desempantanarse de la agenda judicial que los acosa y acusa.

Entonces se descartó tal posibilidad. Posiblemente se haya calculado que eso socavaría la autoridad de Dilma aún más y que sería una admisión de culpabilidad de parte del exmandatario, ya que asumir un cargo en el Gobierno implicaba recibir las inmunidades judiciales que en Brasil se otorgan a esos casos.

Pero pasaron muy pocos días hasta que le ofrecieran la Jefatura de Gabinete. Lula, con la nueva oferta -aceptada- consentía todas las sospechas de adentro y afuera de Brasilia sobre su futuro. En paralelo, se lanzó a la carrera presidencial una vez más, con la idea de ganar espacio mediático y tiempo a la justicia.

Sin embargo, lo que realmente está ocurriendo es que todo quedó evidenciado como una maniobra. En medio del juego, algún interesado en que se vayan del poder filtró unas escuchas entre ambos que, a priori, reconoce las acusaciones de la oposición en torno a que el Gobierno está encerrado en salvarse de la cárcel.

El salvavidas los hundió. La presencia de Lula en el equipo de Dilma no solo le restó poder a la Presidenta, sino que se evidenció como una jugada pérfida que terminó por dejar en un mar de sospechas, a la deriva, cual náufragos de un proyecto que no encuentra tierra firme, a los dos.

Opiniones (3)
21 de junio de 2018 | 08:32
4
ERROR
21 de junio de 2018 | 08:32
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. A todos estos chorros que la van de populistas, aprovechandose del resentimiento de la gilada haciendo demagogia con el solo fin de cosechar votos, para enquistarse en el poder para delinquir, tales como Chavez, Maduro, Dilma Rousef, Correa, Cristina, etc. Hay que meterlos en cana, quitarles todos los bienes, y cagarlos bien a patadas para que no jodan mas a nadie.
    3
  2. CHORROOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO
    2
  3. Presidente!
    1