opinión

Propuestas sobre la violencia de género

Propuestas sobre la violencia de género

 Pese a distintas leyes y decretos sancionados a nivel nacional para tratar de combatir este flagelo el tema va tornándose cada vez más grave y empeorando. En el año 2008 se dictó la Ley 26.364 sobre trata de personas y asistencia a sus víctimas. En año 2012 se dictó la Ley 26.842 que fundamentalmente establece la no aceptación del llamado “consentimiento de la víctima” para eludir la acción de la Justicia y además exigiendo EL CUMPLIMIENTO EFECTIVO DE LAS PENAS en juicios sobre estos temas. En la CABA, provincia de Buenos Aires y otras provincias del país se han establecido líneas gratuitas telefónicas para que las víctimas de la violencia de género puedan recibir asesoramiento gratuito las 24 horas del día. La ley 26.485 de violencia de género se sancionó con el objeto de proteger a las mujeres de la violencia que se ejerce sobre ellas. Esta ley es nacional. Es de orden público y de cumplimiento obligatorio en todas las provincias salvo en las normas procesales que cada provincia debe dictar para sí. Lo que quiero significar es que tanto en el orden nacional como provincial se han sancionado normas jurídicas aparentemente idóneas pero que por distintos motivos no han podido solucionar el problema. Los delitos de violencia de género siguen incrementándose a un porcentaje superior al promedio de los otros delitos, lo que es mucho decir.

Creo que como todos los problemas graves obedecen a distintas causas que son imposibles de desarrollar en esta nota de opinión. Desde hace siglos la mujer en nuestra civilización ha estado reducida a la procreación, a las tareas del hogar y poco más. Que las mujeres pudieran ser educadas; que pudieran votar y que pudieran desempeñar cargos públicos han sido avances que paulatinamente se han ido logrando, habiéndose reservado el hombre el rol de proveedor y de jefe que obviamente, sobre todo este último, no estaría dispuesto a abandonar. De todos modos el papel de la mujer afortunadamente ha cambiado y hoy aportan a la familia y a la comunidad en todas las actividades importantes como la educación, la salud, la justicia, la política, etc.

De todos modos algunos hombres se resisten conscientes o inconscientemente a estos cambios y cuando la fuerza de los argumentos de terminan emplean la violencia para imponer su criterio que muchas veces termina con la muerte de la mujer con la que discuten. Según los especialistas en la materia las imputaciones más graves que los hombres hacen a las mujeres son los de “puta” y “mala madre” lo que refleja todo lo anteriormente expuesto.

Vemos que en los últimos días pareciera ser que se va a poner énfasis en la prevención de estos delitos lo que es muy bueno porque una vez cometido el mismo el daño está hecho y además porque la prevención de estos delitos siempre es difícil porque muchas veces ocurren en ámbitos privados donde la policía y la justicia se resisten a actuar enredándose muchas veces en pedidos de allanamientos que llegan tarde.

Entre la medidas preventivas que se están discutiendo están las llamadas “casas de acogidas” para permitir que las mujeres que tienen que abandonar su hogar y no poseen recursos o familiares que las amparen tengan donde vivir. Esta solución es muy buena pero entiendo que debería ser excepcional, no solo por el número de casa de acogidas que se deberían habilitar pues por razones presupuestarias nunca se logrará el número suficiente, sino porque también estas mujeres irán acompañadas de niños en edad escolar que a su vez tendrán que gestionar cambios en escuelas, entre otros inconvenientes prácticos.

Por esta razones sugiero que más allá de asesoramiento permanente que las mujeres víctimas de estos delitos denuncien deben ser provistas de “botones de pánico” para poder acudir al llamado de la fuerza pública en forma inmediata; los denunciados preventivamente deben ser desalojados del hogar o prohibírsele su acercamiento a los lugares donde la mujer vive, trabaja, etc. Esto normalmente nuestros tribunales lo hacen, pero fallan en los casos de desobediencia donde el violador de la prohibición no recibe sanción alguna. En estos casos entiendo que la justicia penal debe hacer uso de la aplicación de tres delitos tipificados en el Código Penal que son: el delito de desobediencia, art. 239 que establece una pena entre 15 días y 1 año; el de Amenazas, que según las modalidades se condena entre 6 meses y 4 años; y el delito de Lesiones que según sus características puede sufrir hasta 10 años de prisión. Que además si se aplican las leyes mencionadas anteriormente deberían ser DE CUMPLIMIENTO EFECTIVO.

Lamentablemente son muy pocos los casos en que estos desobedientes-lesionadores son condenados. El cúmulo de trabajo judicial hace que los jueces prefieran ocuparse de lo que llaman “delitos con presos” y que en la práctica los llevan a ocuparse solamente de los desobedientes-homicidas, que ya han matado a la mujer y cuyo mal es irreparable.

Proponemos la creación de un defensor oficial que se ocupe exclusivamente de estos temas e inste las acciones penales por mínima que sea la pena amenazada, pues si bien, seguramente la primera condena no será de cumplimiento efectivo, la segunda si lo será por ser reincidente y aquí está la llave para desanimar a este tipo de delincuentes.

Si la Justicia no adopta una posición más comprometida con este problema los delitos de violencia de género quedarán dentro del 97% de delitos denunciados que no reciben sentencia.

Opiniones (3)
23 de julio de 2018 | 09:11
4
ERROR
23 de julio de 2018 | 09:11
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Este viejo domesticado, es un insulto para su generación y las nuevas. Deja de avergonzar a los hombres, cuchillo de plástico.- ¿Sabes porqué cuchillo de plástico? Porque cuando te aprietan... te quiebra!!!! Viejo choto que te manejan las mujeres... borrate!!!!
    3
  2. Al revés. Que pudieran votar y que pudieran desempeñar cargos públicos han sido avances que paulatinamente se han ido logrando es al revés y eso ha disminuido la calidad de educación de los hijos y de la alimentación en deterioro de la especie humana.Ademas muy pocas personas hombres y mujeres están realmente capacitadas para votar.Como decía mafalda tienen hijos para encerrarlos en guarderías. El caos social empezó con el " libérate mujer" con la ausencia total de saber que es la libertad!!!! les queda grande!!! Mujeres eran las de antes!!!
    2
  3. ¡Basta de defensores oficiales y empleados en cualquiera de los poderes del estado! Definitivamente sea el delito que fuere, que el privado se haga cargo a través de un abogado particular, si no, el estado es juez y parte y ya sabemos lo que sucede.- ¿Algún abogado defensor de pobres y ausentes ha ganado un juicio alguna vez?
    1