opinión

No nos rindamos a vivir extorsionados por los representantes de nadie

No nos rindamos a vivir extorsionados por los representantes de nadie

Han pasado tres días desde el papelón vendimial de la dirigente de ATE, Raquel Blas.

Desde entonces no he escuchado un solo intento de justificación de nadie ajeno a sus compañeros de militancia y de la misma lógica del gremialismo de extorsión.

Después, como reacción vergonzante y en una pretendida operación política, dirigentes gremiales de la misma escuela orquestaron un circo de victimización en el Hipódromo. Allí también quedó claro que los mendocinos no nos sentimos representados por la provocación y la búsqueda del conflicto permanente como método político.

Aunque con experiencias tristes, el show gremial es, tal vez, una de las mejores noticias del fin de semana, porque nos despertó como sociedad. A los mendocinos no nos da lo mismo el diálogo y respeto mutuo que la agresión y el insulto, y rechazamos a personajes que hacen un culto de la violencia verbal y física.

Desde ahora, en la discusión paritaria se prende la luz, la negociación no será la misma más allá de ofrecimientos, metodologías y acuerdos; no será la misma porque hay una buena porción del gremialismo mendocino que ha caído en una absoluta ilegitimidad... ilegitimidad en el ejercicio de una representación que no honran ni respetan.

El hecho del sábado a la mañana no es aislado. A la saga que siguió en el Hipódromo, podríamos sumarle las agresiones sufridas el mes pasado por la presidenta del Instituto de Juegos y Casinos, Josefina Canale, que fue atacada por un grupo de ATE. Tampoco podemos olvidar el caso del estudiante que el 1 de diciembre pasado, durante una manifestación realizada por el mismo gremio, fue insultado, escupido y golpeado.

Estos días nuevamente discutiremos la paritaria en un escenario económico complejo y con miles de trabajadores mendocinos esperando respuestas urgentes y, sobretodo, cumplibles.

Al hacerlo, debemos actuar pensando solo en dos colectivos sociales: el de esos trabajadores públicos mendocinos que están esperando la recomposición salarial, y el de los mendocinos que votaron a este nuevo Gobierno para ordenar una provincia que el peronismo dejó en el más absoluto desquicio financiero y desorden institucional. No hay margen para el protagonismo del club de fans de Raquel Blas.

El Gobierno provincial está decidido a buscar la mejor solución posible para quienes realmente protagonizan la paritaria, los maestros que dan clases, los médicos que hacen guardias y los trabajadores públicos que solucionan problemas. Lo que no podemos permitir es que se confunda a una dirigente marginal con el universo de trabajadores, y a las conductas de un gremialismo que se acostumbró a las mieles de la extorsión con los miles de servidores públicos mendocinos que quieren cumplir con su trabajo y recibir un salario justo.

Finalmente, en unos días, cuando terminen las paritarias, Mendoza entera se debe un debate respetuoso y sincero, ¿merecemos dirigentes gremiales que denigran a los trabajadores y avergüenzan a los mendocinos?

Confío en que la respuesta mayoritaria va a ser la misma que en las urnas de agosto, cuando los mendocinos no le dimos ni el 1% de los votos a la extorsión y la violencia, encabezada por la candidatura de Raquel Blas.

Opiniones (6)
23 de julio de 2018 | 13:07
7
ERROR
23 de julio de 2018 | 13:07
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Cuándo trabajó Raquel Blas? Soy empleado de comercio, trabajo 8 horas por 10 lucas por mes y en mi vida se me ocurriría putear a un ministro para tener cámara. Impresentable esa señora.
    6
  2. Si retrocedemos en la historia de nuestro país unos treinta años veremos que son las mismas caras de los gremialistas de hoy, y si no son es porque aquellos fallecieron y se consagró un nuevo lider que no aflojara hasta la muerte. Porque no veemos el crecimiento patrimonial de estos personajes. Y ahora tenemos otro agravante y es que a los tradicionales lideres gremiales del peronismo que se los convence con dinero le debemos agregar los nuevos gremialistas del ala izquierda del espectro que son mucho mas peligrosos porque estos van por el poder politico, ejemplo Raquel Blas, que en la ultima eleccion el partido por el cual ella se presentó no saco mas de un 5%, pero la forma de ellos de llegar al poder no es atraves de las urnas, sino como lo hace la izquierda carroñando desde abajo, fogoneando el malestar social y creando caos.- Como dato ilustrativo podemos nombrar a Japón, país lider, que supero a su enemigo estados unidos no con las armas sino con la industrialización. Pues bien en Japón solo el 18% de los trabajadores estan agremiados, el resto no pertenece a ningun gremio y les va muy bien.-
    5
  3. ¿NO SERÁ QUE EL GENERADOR DE VIOLENCIA ESTÁ EN LOS DESPIDOS MASIVOS?
    4
  4. ESTA MUY CLARO QUE LA VIEJA DIRIGENCIA SINDICAL QUIERE SEGUIR AFERRADA A LA EXTORSIÓN, CON PRÀCTICAS QUE UN PUEBLO QUIERE CAMBIAR, NO SE PUEDE QUEBRAR UN ESTADO CON PRETENSIONES FUERA DE LA REALIDAD. LOS DOCENTES RECHAZAN EL "ITEM AULA" PORQUE PRETENDEN SEGUIR CON LICENCIAS TRUCHAS, CAMBIOS DE FUNCIONES, LICENCIAS SINDICALES, ADCRIPCIONES A OTROS ORGANOS DEL ESTADO DONDE HACEN LO QUE SE LES ANTOJA. HAY QUE ATACAR CON FUERZA AQUELLOS QUE TIENEN RAZONES DE ENFERMEDAD INVENTADAS, PERO NO TAN SOLO AL AGENTE ESTATAL, SINO TAMBIÈN AL MÈDICO QUE OTORGA DICHOS PARTES DE ENFERMOS. AMBOS SON CÒMPLICES DE ESTAFA AL ERARIO PÚBLICO Y DEBERÌA SER REGLAMENTADO POR LEY CON PENAS SEVERAS.
    3
  5. NUNCA MEJOR REFLEJADA LA FORMA DE EXTORSIONAR DEL SINDICALISMO QUE LO MENOS QUE LES IMPORTA ES EL TRABAJADOR. NECESITAMOS GENTE QUE DEFIENDA LOS DERECHOS PERO QUE CUMPLAN SUS OBLIGACIONES. ARGENTINA QUIERE UN CAMBIO Y TAMBIÉN EN ESTE SENTIDO, NO PUEDE EL ESTADO AMPARAR VAGOS. SI AL "ITEM AULA", SI A LA DEFENSA DEL SALARIO DEL QUE TRABAJA. NO AL CAMBIO DE FUNCIÒN, LAS LICENCIAS TRUCHAS, HAY QUE CASTIGAR FUERTEMENTE AL EMPLEADO SEA DEL GREMIO QUE SEA Y A LOS MÈDICOS QUE SE PRESTAN A ESTA MODALIDAD QUE TIENE UN SOLO NOMBRE "ESTAFA AL DINERO PÙBLICO"
    2
  6. El autor cita algo fundamental: No confundir a los representantes gremiales con los trabajadores, son cosas muy diferentes.- Un trabajador puede ser gremialista, pero un gremialista NUNCA es trabajador (salvo para sus intereses, obvio, escondidos detrás de la cháchara de los compañeros trabajadores, la lucha, etc. etc. un troskysmito de fascículo de cinco páginas).- Son "títulos" excluyentes.- Hoy casi no hay gremialistas pobres, son todos ricos o casi ricos, a los tres o cuatro años de "militar" en el gremio ya su condición económica es muy diferente a la que hubiere sido de continuar como "trabajador".- No hay que confundir.- Tampoco hay que confundir la "violencia de mechera de barrio, barrabravista", una violencia de poca monta, de "pezzutis" de bailanta, con la violencia en serio, a la cual ninguno de estos dirigentuchos y sus "patovicas" de salita de cuatro, estan preparados.-
    1