opinión

En recuerdo de Luis Triviño

En recuerdo de Luis Triviño

  "Hay cosas que cambian tanto...que cambia todo"... Así pensaba Luis Triviño, y esto me lo comentó en la sala de espera de una clínica, previo a un estudio médico!

Un par de palabras, y años que esos chispazos siguen haciendo pensar. Todo un ejercicio al que él se apegó sin importar el lugar. Pensar para demostrar que la humanidad puede ganarle a la animalidad de nuestra condición! 

El hacer era la constatación de cuan lejos o cerca, estábamos de una de éstas dos condiciones!Tan importante ejercicio, que no produce desgaste, no contamina, y que además de ser saludable, hace sobreviviente a la finitud del tiempo a quien la ejecuta. Amigo de muchos y enemigo de otros, aún admiro su coherencia sin extravagancias y simple, entre ese pensar y su hacer. Hoy el almanaque nos recuerda el día que Luis dejó un modo de ser, para adquirir otro, distinto y no en un cielo, sino a través de lo que nos dejó. 

Su biografía es extensa, y cualquier sitio web, recoge archivos y datos que seguramente son más completos que éste modesto recuerdo, que debiera ser más que eso. Re-vivificarlo no es pedir milagros o imposibles anti-naturales. Es sencillamente demostrar que la muerte acaba con la vida pero no con el vínculo. Que su obra sencilla, profunda, transformadora, sustentada por un coherente estilo de vida, no nos sea indiferente. 

Hacer y pensar. 

Podrán imaginar que la idea que recuperé al inicio de éstas líneas se referían a los modos de escuchar música? 

Que él me hablaba pensando que el cambio de los discos a CDs y luego a mp3 obligó a cambiar totalmente los equipos reproductores? "Hay cosas que cambian tanto, que cambia todo...".

Cuántas cosas más se ajustarán a ésta reflexión?! No nos privemos de disfrutar de la vida con todo lo que ello implica, y menos si estamos dispuestos a sumarle humanidad... Así vivió el Luis, y como gran maestro, su clase decisiva fue la más magistral de todas: nos enseñó morir. ¿¡Cómo!? Es nuestra "tarea para la casa" descubrirlo...

Opiniones (2)
18 de agosto de 2018 | 23:18
3
ERROR
18 de agosto de 2018 | 23:18
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Qué bueno es leer el diario y encontrar que la memoria del Gran Triviño sigue viva. Muy bien dicho, Edgardo Zotelo. Gracias.
    2
  2. Luis fue un ser extraordinario en muchos aspectos de la vida y me parece reconfortante esta nota en su recuerdo. Tuve el placer de trabajar con él los 3 últimos años de su vida, estaba como rector organizador de la primera universidad cooperativa del país, en General Alvear y siempre ponía su mayor esfuerzo en lo que hacía, pero el diálogo con él era siempre un aprendizaje; una forma de ampliar la mirada más allá del horizonte que uno había tenido hasta ese día. También compartimos desde el año 2000, el foro corriente de opinión ciudadana y ahí, los maestros de la vida, descargaban su bagaje de conocimientos, sus charlas interminables con el Dr. Roberto Chediack, con el cura Jorge Contreras; Roberto Follari, Elsa Pizzi, Olga Ballarini, Esther López, Oscar Santarelli, Jorge Barandica, eran a cielo abierto, o sea privaba siempre la amplitud de criterios, el pensar libremente con la tranquilidad que presupone estar rodeado de amigos y excelentes personas. Las diferencias ideológicas y religiosas se dejaban de lado y todos apuntábamos hacia el mismo objetivo. Gracias Edgardo Zotelo por este recuerdo.
    1