En foco

¿Por qué Mendoza no quiere hablar de minería?

A favor o en contra, en la provincia hace falta un debate serio y lejos de los análisis pasionales. Los gobiernos patean la discusión uno tras otro.

Hay una situación curiosa con los mendocinos y es que al parecer no les gusta discutir ninguna situación que los saque de la cotidianidad o que intente cambiar lo que está establecido por décadas o un siglo. Basta con mirar las continuas resistencias a discutir la reforma a la Constitución, nadie dice que hay que aprobarlas, pero sí debatir sobre el tema. También viene al caso mencionar las reacciones que genera, por ejemplo, la presencia de la comunidad gay en las celebraciones tradicionales o que se haya incluido la Vendimia Para Todos, lo que se califica como un cambio inaceptable y, hasta, inmoral.

Con esos antecedentes no debería extrañar la resistencia a debatir el desarrollo de la minería metalífera en la provincia, pero un debate serio y técnico, donde se pongan sobre la mesa antecedentes reales con la finalidad de decidir y donde no existan presiones, ni piquetes y se dejen de lado los oportunismos políticos para conversar sobre lo que más le conviene a la provincia.

Acaso en este momento de profunda crisis, donde el Estado provincial está viviendo "de lo que le prestan", no sería bueno comenzar a delinear un debate real, no como los que aprovechó políticamente Francisco Pérez durante su campaña (San Jorge en 2011) o los que el mismo ex gobernador impulsó y apuró en la Legislatura (Hierro Indio y Cerro Amarillo) cuando se veía con la soga al cuello.

El informe Fraser publicado esta semana es un mensaje claro, porque el lugar 101 que ocupa Mendoza no es porque no sea una zona atractiva, sino porque insiste en la ambiguedad y la falta de definiciones que dejaron como herencia las administraciones provinciales. Esas mismas que evitan el tema y "patean para adelante" discusiones que son necesarias y que no terminan de cerrarse.

La Ley 7.722 ratificada por la Suprema Corte, y que se defiende como una forma de evitar el desarrollo de los proyectos metalíferos, no termina de ser una definición clara, porque igualmente se puede avanzar con algunas iniciativas metalíferas, tanto así que el proyecto de San Jorge para producir concentrado de cobre en la provincia está archivado por una cuestión política, no por razones técnicas.

El debate es necesario para sacar muchas caretas, porque mientras en el discurso público actores políticos y sociales dicen que es "una industria válida", cuando las luces de las cámaras se apagan apuntan a bloquear todo emprendimiento, pero no por convicción, sino por réditos políticos.

¿Por qué Mendoza no quiere debatir? porque sería necesario hablar de frente y decidir si la provincia quiere o no minería, pero con una ley clara, mejor que la 7.722 que deja muchos cabos sueltos y los deja porque se hizo "a las apuradas" durante el mismo gobierno que envió una misión a Canadá a buscar inversionistas mineros.

No se puede obligar a los mendocinos a que se haga minería, pero la discusión pasional (que se transforma casi en un Boca-River) se va a mantener mientras las reglas no sean claras y alguien se decida a discutir en serio.

¿No es mejor sentarse a la mesa, discutir técnicamente y ahí definir qué se quiere hacer? claramente para los que toman las decisiones no es así y se aplica la práctica de esconder la basura bajo la alfombra, sin considerar que un día se va acumular en gran cantidad y la casa se va a llenar de polvo.

Mendoza necesita definiciones, para su gente y para su futuro, sin medias tintas, porque el desarrollo de la provincia y su matriz productiva desgastada necesitan alternativas. Para muchas personas la minería es una opción, pero no puede ni siquiera considerarse si se mantiene en el limbo donde está hoy.

Sí o No, algo que parece tan simple puede convertirse en el debate más difícil, pero no por su resultado, sino por la negativa a conversar y discutir. Un ejemplo claro de definición fue lo que hizo Córdoba, con una ley hija de la 7.722 pero que tiene una gran diferencia en su artículo 1, donde directamente prohíbe la minería metalífera.

En Mendoza la legislación es ambigua y apunta a la prohibición de sustancias para bloquear una actividad, pero sin decírselo de manera concreta. Lo mismo pasó en los peritajes que se hicieron para la Suprema Corte, donde el dictamen dice que no se prohíbe la minería metalífera, pero si el uso de sustancias. Lo curioso es que los mismos especialistas consultados por el máximo tribunal dejaron muy claro que sin sustancias es imposible desarrollarla.

Saquémonos las caretas, debatamos y que se llegue a una definición que hasta hoy la política ha evitado. Eso sí, no vale enojarse, a favor o en contra, porque el resultado -cualquier que sea- va a salir de una discusión necesaria que Mendoza se debe hace mucho tiempo.

Opiniones (17)
27 de mayo de 2018 | 14:46
18
ERROR
27 de mayo de 2018 | 14:46
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. después de hechos tan concretos y contundentes como el derrame de cianuro de la Barrick, la contaminación de 5 ríos de San Juan, el desastre de Vale Do Rio Doce en el Río Doce y el derrame de Andina 244 atrasito del Cristo Redentor, queda clarísimo que la sanata de la diversificación de la matriz productiva, la minería sustentable, la tecnología de punta, el progreso y demás blablás que han sido sus principales argumentos durante estos largos y fecundos diez años de debate donde los mendocinos hemos defendido, argumentado, reflexionado y decidido invariablemente que EL AGUA VALE MÁS QUE EL ORO. Este lugar en el ránking es todo un honor y un reconocimiento a nuestra inteligencia como pueblo, así que ¡a celebrarlo!
    17
  2. ...y me siguen dando la razón nomás, son pura sanata estos ambientalistas (de la boca para afuera ambientalistas)
    16
  3. Che dejen de joder insisto que los políticos y entenados busquen la mordida en otro lado. Los que están a favor son los que tienen propiedades que entregarían a estos emprendimientos y con esa guita tendrían la posibilidad de mandar sus hijos y nietos a vivir a otro lado cuando el agua esté envenenada. El pueblo se ha manifestado en MAYORIA que no quiere minería contaminante. Avantimendoza tener huevos es ser huevón, que querés que te diga con el fundamento de respetable opinión me parece que vos tenés mucho huevo, huevón.
    15
  4. Avantimendoza, (el que se comió tooodos los huevos de los mendocinos). Por eso en Mendoza, nadie los tiene?
    14
  5. Avanti mendoza... ¿sabía que las mineras autorizadas en mza están despidiendo gente?... ¿sabía que no es ser cobarde querer vivir en armonía con el ambiente?... ¿sabía que gran parte de los recursos mineros sirven para nutrir los "valientes" aparatos belicistas? ¿sabía que petroleros y mineros emplean en sus puestos claves e incluso son dueños, a muchos "valientes" represores de la dictadura? (lea a Bonnaso )... Avantimendoza... no avance por ese lado genital que lo desnuda... Quizá le venga bien una dictadura ya que las leyes democráticamente aprobadas y evidentemente populares (lea las opiniones y saque conclusiones) no le sirven...La constante apelación macho-fascista-genital parece que lo tiene en vilo... vaya a trabajar a las mineras de los paises top en la lista que este medio publicó (allí hay desarrollo y sobra el trabajo, también la contaminación)... otra cosa... qué casualidad: personajes de la minería ex cadetes del liceo "militar"...
    13
  6. Bien por la nota Eduardo, y no se amilane ante los siempre violentos antis, lo pueden amenazar, pero no pasan de eso, son unos cagones en el fondo. Y la respuesta a porqué no se define este tema en la provincia?, es simple, porque tenemos una dirigencia que sigue pensando más en su imagen y cuánto de populares son y no piensan como estadistas, los cuales ya no existen, y dan su pellejo por algo que puede representar un futuro mejor, aunque no sean ellos los que se lleven los laureles. Políticos demagogos, solo eso es lo que tenemos desde siempre, por eso nunca se avanzó en este tema. Es un tema para gente que tenga huevos, y ninguno en Mendoza lo tiene. El resto, es pura sanata escudada en falso ambientalismo.
    12
  7. Por que este diario coloca noticias sobre mineria todos los dias favoreciendo a las empresas y haciendo campaña para que se cambie la ley? Sera que tiene algun interes oculto???? por que no aceptan que mendoza decidio optar por la vida en lugar de contaminarse completa como san juan, por que los periodistas en lugar de estar del lado del pueblo siguen haciendo campaña para las empresas????? cuanto reciben por cada noticia que cuelgan????
    11
  8. La ley es buena, tanto que la quieren cambiar porque no permite que contaminen. Es claro. Incluso el argumento que usan los sigue autoincriminando: si otras actividades contaminan, ¿porqué no la nuestra?. Además, en los casos más permisivos, como San Juan, cuando las mineras contaminan y los informes lo confirman (diferentes instituciones evaluadoras), no lo admiten los gobiernos promineros contaminantes. A las opiniones de rey arturo y fede del sur creo que hay muy poco que se les pueda rebatir y agregar, geniales. Por último no es solo el agua y la saludo. El paisaje, los paisajes también son importantes en nuestras vidas... y la verdad, que tan solo este argumento serviría para decirles que piensen en otra actividad menos impactante... también tenemos derecho a disfrutar paisajes... parece que fuera un lujo... pero el simple utilitarismo como fundamento, no alcanza... nuestra vida es más amplia y merecemos respeto.
    10
  9. Escuchaste Gajardo? Mirá que te estamos tirando con munición de bajo calibre, si por ahí te hacés oidos sordos a las recomendaciones que te están dando gratis, tenemos más como para mandarte a escribir un pasquín en san Juan.
    9
  10. En Mendoza se debate públicamente la megaminería desde el año 2000, acaso se lo perdió, Sr. periodista? ¿qué hizo Ud. Todos estos años? La nota es marcadamente parcial y solo tiene como objetivo hacer lobby de manera infundada: 1) cita al "informe fraser" que es una encuenta a ejeccutivos y gerentes de corporaciones megamineras, en donde, desde ya, están deliberadamente excluidas las comunidades locales afectadas por el flagelo de la megaminería, con lo cual dicho informe resulta ser a todas luces parcial, tendencioso y carente de objetividad. 2) el Proyecto San Jorge está archivado porque fue técnicamente objetado con 141 observaciones que están tanto en el expediente administrativo del IIA del proyecto, asi como citados en la resolución de rechazo legislativo que ordena el archivo de ese expediente; y además, porque Uspallata ratificó en Audiencia Pública que no lo quería y en su lugar quiere un área Natural Protegida para crecer y desarrollarse económicamente en armonía con el entorno y protegiendo el agua de todos los mendocinos, cuyo proyecto de ley hace 20 años que duerme en la Legislatura. 3) Hierro Indio fue rechazado porque no hay agua para satisfacer su demanda (el Río Atuel hace 7 años que está en crisis hídrica y no alcanza el agua para todos los regantes ni para darle a la Provincia de La Pampa) y porque en el mismo expediente había solapado un desarrollo mega, que es la Mina El Soldado, que inexplicablemente no fue dado a comocer públicamente por el dueño del proyecto, Sr Rekull y que, en esas circunstancias, pretendía ser aprobada a escondidas con el mismo trámite. 4) Cerro Amarillo está rechazado porque se encuentra en Área Glaciar y Periglaciar, donde según la Ley Nacional 26639, está prohibida la minería. Lo curioso de este proyecto es que uno de los dueños de las concesiones mineras de dicho proyecto es Lydia Espizua, quien además de ser empresaria de la megaminería, es la investigadora del IANIGLA que firma los informes técnicos de relevamiento del Inventario Nacional de Glaciares, o sea, el lobo cuidadndo del gallinero. 5) Respecto de que es imposible desarrollar la minería sin las sustancias tóxicas prohibidas por la ley 7722, es implemente FALSO: según las estadísticas de la DEIE, desde que dicha ley está vigente hasta ahora, la producción minera de Mendoza creció 3 veces en volumen y 20 veces en dinero y así mismo se multiplicaron la cantidad de explotaciones y concesiones mineras, según el Catastro Minero de Mendoza. La verdad es que estas notas tendenciosas y carentes en absoluto de datos objetivos no hacen más que darnos la razón en defender el agua de Mendoza de estos lobbystas y empresarios inescrupulosos a los que no les interesa en lo más mínimo la economía de mendoza, su matriz productiva y el bienestar de la población, sólo el afán desmedido de lucro personal.
    8