opinión

Si cumple, será el mejor del siglo y si no cumple estamos ante un impostor

Si cumple, será el mejor del siglo y si no cumple estamos ante un impostor

 Tras escuchar atentamente el discurso de apertura de sesiones del presidente Mauricio Macri, quiero referirme a lo expresado. Pondré mi esfuerzo en la síntesis y en la contundencia, dos herramientas de la escritura que pocas veces se suele usar en un país pletórico de charlatanes, audaces y forajidos.

1. El diagnóstico que dio de cómo recibió el país es contundente, demoledor y angustiante. Quedó claro: Desde la Oficina Anticorrupción se debe investigar a la legión de ladrones que saqueó el país durante 12 años, y dejó quebrado al Estado. De no hacerlo, pasaría a ser cómplice. La Justicia argentina tiene una gran tarea: Meter presos y presas a los delincuentes y delincuentas que rapiñaron con alevosía la nación.

2. Si en verdad tiene la intención de sanear la maltratada economía argentina, y si logra cortar con gastos superfluos, terminar con el culto a la Coima, que el kirchnerismo profesó con devoción admirable, estamos ante una etapa ejemplar que ofrecerá un poco de ética en una sociedad acostumbrada al vicio, al fraude y al latrocinio consuetudinario.

3. Lo anunciado en torno a confluencia en el mundo, modernización del Estado, inclusión de 1.300.000 niños en la asignación universal e incremento en las ayudas sociales para los más vulnerables, es un paso adelante en la redistribución de la riqueza. Recordemos que recibió un país en el cual el nefasto y fatal kirchnerismo dejó con casi 14.000.000 de pobres. Tal como Macri dijo: "un Estado plagado de clientelismo, despilfarro y corrupción".

4. Si cumple con todo estaremos en presencia del mejor presidente del siglo. Si cumple la mitad, estaremos ante un buen presidente, acaso el mejor de los últimos 20 años. Si no cumple, entonces sí, estaremos asistiendo al discurso de un farsante camuflado en su puesto de presidente.

Que los argentinos y argentinas, y sobre todo la Patria, ayuden al presidente a cumplir. Si me permiten, voy a terminar diciéndolo con todas las letras: Que Dios nos ayude.

Opiniones (3)
22 de junio de 2018 | 15:08
4
ERROR
22 de junio de 2018 | 15:08
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Es verdad incuestionable, el resultado desnuda ante nuestros ojos una razón indiscutible, el tremendo tandanal de dudas sobre la moral de los gobernantes salientes. Dudas morales, fracaso económico, ocultamiento de datos tales como la inflación, devaluación, obstrucción de la justicia, un magnicidio que pretendieron convertir en suicidio, etc......innumerables razones para no opinar más sobre el tema. Que la justicia actúe es en verdadero sueño ligado al deseo de tener una gran Nación. Pero creer que TODOS los peronistas son malas personas, y pensar que el PRO es el refugio de la honestidad, es una estupidez. No existe un lugar refugio de buenos y otro para para malos. Vivimos mezclados, y esto es la vida. Por eso es importante analizar antes de votar y opinar, pero más lo es para sanear, porque los hombres son malos por nuestra propia naturaleza, pero para ser mejores debemos luchar contra esa misma naturaleza y no engañarnos con planteos sectarios. El peronismo no es una secta demoníaca, y lo es el Macrismo, y ninguno es la expresión de la santidad.
    3
  2. Clarito y contundente, Simón!! Que los peronistas no se metan, salvo para cooperar. Que la ciudadanía y Dios ayuden a nuestro país.
    2
  3. Sí, es así. Con lo que hemos pasado durante los últimos 25 años, me conformaría ampliamente con que sea un buen presidente. Agrego que es posible apoyar críticamente, y que NO debemos ser complacientes, por más que un 49% de votantes lo sea. Por ejemplo, me molesta que algunos funcionarios sigan nombrando parientes. Los lazos familiares deben ser un impedimento para ingresar a la administración pública, y además no puede haber otra forma de ingresar que por concurso público. En los casos ya conocidos deberían renunciar el funcionario y el pariente.
    1