opinión

Ricky Martin: la gran bestia pop

El boricua se lució en su primera presentación de este fin de semana en el Arena Maipú. Un concierto emotivo, vibrante e impactante en producción.

Ricky Martin se presentó anoche en un colmado Arena Maipú. Más de cinco mil personas generaron el ambiente propicio para un espectáculo que estuvo al nivel de una de las estrellas internacionales más importantes del mundo, en la primera de la dos funciones que dará en Mendoza en el contexto de su gira "One World".

La estrella del pop no modificó, en sus aspectos generales, el espectáculo para esta parada en nuestra provincia. Mantuvo el gran nivel de calidad musical, técnica y bailable que ha venido demostrando desde el comienzo de esta gira en abril del año pasado en Australia.

A las 21.30 las luces se apagaron para dar comienzo con la primera de las tres etapas en las que se divide el show. Luego de un amplio juego de luces, el cantante apareció sobre una plataforma desde lo alto que descendió hasta el escenario donde se pudo observar la magnitud de lo que Ricky nos tenía preparado: cuatro impactantes cubos de pantallas de led colgaban del centro del escenario, el cual estaba dividido con dos escaleras laterales y una gran tarima de fondo, grandes columnas de iluminación a los costados, nueve músicos en escena y ocho bailarines.

Vestido elegantemente, como ya nos tiene acostumbrados, dio comienzo a un repertorio de 20 canciones con la intensidad y su sello característicos: "Adrenalina", "This is Good", "Drop It One Me" y "Shake Your Bon Bon", formaron parte de una introducción donde dejó bien en claro que entiende a la perfección su profesión: cantar, bailar y sonreír. Ricky se lució con una seguidilla de temas en los que sus bailarines tuvieron el mismo protagonismo que él.

"Buenas noches Mendoza, ¿cómo están? Muchas gracias por estar aquí esta noche. Yo lo único que quiero es pasarla bien y poder al final de la noche decir que estoy feliz", expresó antes de pedirle al público olvidar los problemas y ser felices. "Tenemos que poder ser libres, tenemos que poder arriesgarnos, hoy nos vamos a enfocar en el poder de la felicidad", expresó en su saludo al público antes de interpretar "Tal vez", que lo colmó de ovaciones y gritos ensordecedores.

Ricky Martin Arena 14


Los primeros acordes de "Livin’ la vida loca" lo encontró nuevamente con su público, esta vez, sobre un clásico Mustang que ingreso hasta el escenario. Las trabajadas coreografías, a cargo de sus bailarines y del mismo Martin, hacen del show un punto aparte, volviendo mucho más vistoso el desempeño sobre el escenario.

Uno de los momentos más emotivos de la velada llegó cuando en las pantallas se proyectó un llamado de conciencia sobre la lucha que el músico, junto a su Fundación, llevan a cabo contra la trata humana. Con estas imágenes introdujo "Asignatura pendiente".

De esta forma dio comienzo a la segunda parte del show, incursionando en clásicos románticos de su carrera. Si bien las interpretaciones más bailables de su repertorio, hacen delirar a las fanáticas, no hay nada que pueda con sus clásicos románticos. "Disparo al corazón", "Tu recuerdo", "Te extraño" y "Vuelve", finalizando con un Martin que provocando preguntaba, "¿Una más?".

Ricky Martin Arena 07


La tercera y última parte del show, explosiva y bailable, inició con "Adiós", y continuó con "Lola", "María" y "La bomba". Con "Por arriba, por abajo" los niveles de euforia llegaron a su punto máximo, sobre todo con la competencia con el público, ya un clásico de sus shows. La banda, dirigida por el guitarrista David Cabrera, dimensionó aún más el espectáculo.

"Pégate", "La copa de la vida" y "La mordidita" cerraron una noche en la que el boricua logró ese objetivo que planteo al comienzo del concierto: hacer feliz a su público.

Ricky Martin Arena 10

Opiniones (0)
24 de junio de 2018 | 11:47
1
ERROR
24 de junio de 2018 | 11:47
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"