En foco

El "huracán Macri" y sus consecuencias en Bolivia

La idea de "cambio" dejó a los bolivianos desnudos y sin nombres alternativos al de Evo Morales, El surgimiento de Carlos Mesa.

 ¿Si no es Evo Morales el futuro presidente de Bolivia, quién podría serlo? La pregunta resonó de inmediato luego de que el "huracán Macri" causara sus destrozos imprevistos en los planes políticos del mandatario boliviano, pero no sólo de él. En referéndum nacional para habilitarlo a competir por un cuarto período, la respuesta del electorado fue "no".

Lo que sucede es que en Bolivia no hay "plan B". No lo tenía el MAS (el partido de Morales) ni tampoco su oposición, dividida y más enardecida -inclusive- entre quienes alguna vez llevaron a este indígena aymara al poder que en los "esperables" miembros de la derecha capitalista.

No hay en Bolivia un abroquelamiento de los sectores que se niegan a la continuidad del sistema actual, una especie de chavismo con identidad propia. Tan diferente aparece su personalidad al eje "bolivariano" creado por Hugo Chávez que en Bolivia el capitalismo brilla, con altos índices de crecimiento y una explosión del comercio que empuja, además, el consumo y espera el acompañamiento de la industrialización del país signado por la minería y con la expectativa de ser la reserva mundial de litio.

En los últimos años la economía se ha desacelerado, como sucede en el mundo y como lo agita la situación del petróleo, pero en las visitas que MDZ realizó al país en los últimos años (fueron tres ocasiones y con diálogos con diversos sectores) se nota un empuje inédito en diversas áreas.

Pasa que en Bolivia a los empresarios no le hubiera disgustado un mandato más de Evo, "tan solo uno más", como le confió en diciembre a MDZ un vocero del sector, en off, casi con vergüenza. Fundamentalmente, debido a que la derecha no ha logrado organizarse.

Pero, ¿qué tiene que ver Macri con esto? En toda Latinoamérica se habla más de Macri que en la Argentina, puede decirse. En Venezuela se incluyó su nombre en la versión del Himno Nacional que cantó la oposición cuando ganó las elecciones; en Ecuador lo que queda de prensa no oficialista lo esgrime como si se tratara de "un Libertador" del chavismo. En Bolivia, igual.

Su triunfo en la Argentina demostró que los mandatarios que querían quedarse "para siempre" son falibles. Dejó la idea de que "se puede cambiar" a pesar del peso específico que lograron en sus países y del respaldo popular, sino la cultura política instalada desde que llegaron, hacia el futuro (aunque pierdan elecciones).

Por eso en Bolivia más que euforia hay confusión. ¿Quién será el nuevo presidente?

Garcia linera

Su fallida democracia, llena de anécdotas trágicas, había logrado una pausa, criticable desde unos puntos de vista pero aceptable desde otros, con Evo Morales y su ideólogo, el vicepresidente Alvaro García Linera (foto).

Todo indicaría que este último debería encabezar la alternativa a Evo Morales frente a la negativa que la sociedad le dio a la posibilidad de nueva reelección. Pero García Linera es un político de culto dentro y fuera de Bolivia, como mentor intelectual del nuevo Estado Plurinacional, pero no cuenta con imagen pública aceptable como para competir con chances de triunfar en una elección abierta.

Surgió, entonces, el nombre del expresidente interino Carlos Mesa, que ofició de enviado de Morales ante La Haya para pelear por la defendida legitimidad de acceso al mar por parte de Boilivia.

Mesa es un escritor, cineasta y periodista reconocido y fue vicepresidente del fugado Gonzalo Sánchez de Losada, que quedó a cargo del poder en medio de una crisis de violencia y desastre económico equiparable a la de Fernando de la Rúa en Argentina.

El sector de Evo Morales lo mira -a pesar de sus servicios- con desconfianza. "A mí me dijo que nunca, nunca va a ser candidato, pero, estamos informados, usando al Evo y usando al mar quiere ser candidato (a presidente de Bolivia). El mundo es chiquito, estamos informados, es su derecho, no estoy cuestionando, pero cuando dice que no hay personas imprescindibles, nos damos cuenta qué clase de discurso tiene”, afirmó Morales sobre el que se va configurando como posible sucesor, Carlos Mesa, en su conferencia de prensa de aceptación de la derrota.

Mesa, por su parte, usó las redes sociales para meter incógnita y, así, posiblemente, hacer crecer su figura: “El triunfo del NO retrata la conciencia del país que sabe que el respeto a la Constitución limita el poder absoluto de los gobernantes”. Luego, publicó otro mensaje: “Presidente, lo que ha dicho el voto de los bolivianos es que no hay personas imprescindibles, solo hay causas imprescindibles”.

¿Qué piensa Mesa?

Carlos Mesa Gisbert

En diálogo con el programa "Tormenta de ideas", con MDZ Radio, el año pasado, el expresidente de Bolivia trazó con sutilezas su definición ideológica. Fue al ser consultado sobre el futuro de la Argentina, todavía pendiente de determinación. "Argentina tiene que definir su dirección ideológica, si se va a ir hacia la derecha o va a mantenerse en centro izquierda (...). Si va a haber continuidad de liderazgos individuales o se va a volver a la lógica de la alternancia en el poder", apuntó entonces.

Ahora resta saber si el clima político (y por lo tanto, el económico) se enrarecerá en Bolivia debido a la encerrona del sector oficialista que todavía tiene un gran apoyo, pero que -como posiblemente pueda comparárselo con lo ocurrido con el peronismo en la Argentina- no haya salida potable.

Sí queda más claro allá que aquí que hubo un factor de "cambio" omnipresente en la campaña por el referéndum constitucional, en donde Macri fue una presencia importante. 

Opiniones (3)
23 de mayo de 2018 | 06:56
4
ERROR
23 de mayo de 2018 | 06:56
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Yo creo que no hay ningun huracan, se debe entender de una buena vez que democracia es recambio de mandatarios a mas tardar a los 8 años o sea dos períodos de presidencia, cualquier otro verso es dictadura.-
    3
  2. Dejen de colgarse de las tetas de Cristina. Para justificar las pedorradas que se mandan ahora la culpan a Cristina, mientras inauguran todas las obras que dejó ELLA. Muchachos en serio... ya se nota mucho
    2
  3. afueraaaa los pseudos zurdos nac&pop, que chorean al pueblo viven como oligarcas y tratan a los demás de oligarcas, (ellos mas que oligargas son garcas)
    1