opinión

Pequeños grandes cambios

En tan solo 2 meses, el gobierno nacional tomó medidas que transformaron la forma de hacer política en Argentina.

Pequeños grandes cambios

Como prometió la Alianza Cambiemos en campaña, las cadenas nacionales compulsivas han sido reemplazadas por conferencias de prensa, modificando dos situaciones. En primer lugar hoy la gente tiene la posibilidad de escuchar preguntas y respuestas de periodistas y funcionarios respectivamente. Pero más importante aún es que no se interrumpe la programación de los canales de cable que obligaban a la audiencia a ver interminables discursos del gobierno anterior. Sólo en 2015, Cristina Kirchner usó la cadena nacional más de 45 veces, para emitir mensajes que duraron en promedio 40 minutos.

La televisión pública volvió a ser pública y no partidaria. Durante los partidos de fútbol no hay más propagan oficialista ni actos de proselitismo político. Hoy la TV Pública contiene en su programación eventos o anuncios de interés general, respetando el hecho de que no la paga un partido político, sino todos los ciudadanos, hayan votado al gobierno o no.

La prueba y error, el hecho más humano de todos, ha aterrizado en la política luego de por lo menos 12 años. Ya en varias ocasiones el gobierno actual revocó sus propias decisiones cuando comprendió que no eran buenas para el país, o cuando recibió críticas de importantes referentes nacionales. No es un hecho menor que se haya dado marcha atrás con Decretos de Necesidad de Urgencia como en el caso de la designación de jueces de la Corte Suprema de Justicia de la nación. Haciendo un paréntesis, ya que mencionamos los DNU que algunos kirchneristas hoy caracterizan de antirrepublicanos, será difícil que Macri alcance el record de Menem, y más aún el de Néstor Kirchner. El riojano ostenta la marca de 54 DNU por año durante su gestión, mientras que el santacruceño se mantiene imbatible con un registro de 60 por año entre 2003 y 2007, totalizando 270 durante su mandato completo. En definitiva, si Macri firma menos de 40 decretos por año, lo que es probable, estaremos en presencia de una novedad.

En cuanto a su equipo de trabajo, este gobierno cambió el paradigma de funcionarios militantes por el de funcionarios capaces y experimentados. Vemos un gobierno integrado por gente valiosa que involucrándose en la función pública tiene mucho para perder y poco para ganar. En orden de importancia podemos empezar por el Presidente, que no es un caudillo, sino un hombre normal, que con gran vocación de servicio dona parte de su sueldo y sacrifica intereses económicos por una causa noble como es el futuro del país. Así sucede también con altos cargos, como es el caso de Susana Malcorra, que renunció a su puesto de Jefa de Gabinete de la Organización de Naciones Unidas para convertirse en Canciller argentina. Otro caso similar es el de Isela Costantini, que abandonó su prometedora carrera en la General Motors para unirse al proyecto de Cambiemos como presidente de Aerolíneas Argentinas, resignando la conveniencia de su bolsillo.

No bastan estas líneas para explicar el gran cambio gestado en estos 2 meses, un cambio cultural, un cambio de valores, un cambio necesario.

Rubén Dante Lilloy

DNI: 3.354280

Opiniones (4)
18 de agosto de 2018 | 08:04
5
ERROR
18 de agosto de 2018 | 08:04
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Uffff Padilla, perdón, digo "yaite", sos demasiado elevado para mi. Yo soy más del pueblo y trabajador. Tu altura intelectual es inalcanzable para mi. Yo trato de estar con los pies en la tierra, y no en una nube como vos. Casi que podrias estar a la altura de Foster y ser el cuidador del pensamiento nacional. Te felicito por tu nivel, lo único que trata de fumar un poquito menos la próxima, así los mortales te podemos entender.
    4
  2. Pedro 1565 le hace honor a su nombre y dá cuenta da una parte de su cuerpo (la superior). La forma de razonar y argumentar son inefables. Dejando de lado lo que entiende por respetabilidad las metáforas que usa lo pintan de cuerpo entero: barrilete cósmico (¿te acordás de ése gol, la piel se vuelve hincha de la banda roja?) es lo quedó en la retina, y para siempre, en el estadio azteca; Reina bipolar: como compra los diagnósticos a distancia, aquellos de la fuerza mediatizada por la caja estúpida, y que tienen la seriedad de quien los emite -Nelson Castro, el psicoanalista marrano y algún otro que se cuelga de ellos). Sería bueno que nos recordara a aquellos que se tragan el bigote y danzan como muñecos a los que se le terminó la cuerda. A la historia no se pasa, se la intenta construir enfrentando a los verdaderos autoritarios y corruptos. La crítica no consiste en un fenómeno similar a las resacas que alivian las tripas y el dolor de cabeza, es otra cosa. De paso: ¿no le merece algún comentario lo que dijo el Jefe de Gabinete cuando muy suelto de cuerpo estableció que el brazo de la balanza que equipara a los beneficios otorgados a los agroexportadores son los 400 pesos otorgados a los jubilados que cobran la mínima -es decir no a todos- y por única vez?. Más que caradura es una cara que hay que maquillar. Lo que manifiesta del concepto de normalidad no merece palabra alguna. Es una ofensa al intento de pensar. El murmullo y grito de las plazas no desaparecerán. Muy por el contrario deseo que se mantengan y se acentúen en ése lugar porque su traslado a las calles no siempre son deseables. De paso, la revolución es un sueño eterno que se cobija en el ágora, y ésto no es un cuentito. Le recuerdo: el mediano y largo plazo es un lugar al que se llega cuando estamos muertos.
    3
  3. RUBÉN, TODO ES MUY LINDO Y BRILLA TANTO QUE HAY QUE USAR ANTEOJOS DE SOL PARA LEER SU NOTA. PERO YO Y MUCHOS ASALARIADOS SOMO CADA DÍA MAS POBRES Y CADA VEZ NOS ALCANZA MENOS. LA VERDAD PREFIERO PAN EN LA MESA QUE CONFERENCIAS DE PRENSA O EXPERIMENTADOS CEOS EN LOS MINISTERIOS ... PARA LA MAYORIA DEL PUEBLO ESO ES 100 VECES MAS IMPORTANTE QUE LA NIMIEDADES EXPRESADAS EN SU NOTA.
    2
  4. Don Ruben, yo se que usted es un antiguo y muy respetable peronista, pero ahora lo veo aún más respetable por entender que no todo lo que brilló era oro en el peronismo, y mucho menos con Menen o con el barrilete cósmico y la Reina bipolar, que quisieron ser y pasar a la historia como figuras más grandes que Peron y Evita juntos. Por suerte hoy creo que están pasando a la historia como lo que fueron, autoritarios y muy corruptos. Tal vez no coincida en todo lo que usted señala como bueno, sin meterme ni siquiera a analizar las críticas destructivas que vomitan algunos caraduras que hicieron las macanas y hoy salen a criticar como señores (que nunca fueron), como los Moreno, Kiciloff, sabbatella y otros atorrantes. Si estoy de acuerdo con Usted que hubo un cambio de la anormalidad, a la normalidad, de la prepotencia a la razón, de la corrupción al intento de corregirla. Son aires nuevos, y no sólo de los que gobiernan, si no que también de algunos de la oposición que están tomando posturas menos totalitarias y más concertadoras. Todavía se escuchan en las plazas algunos que se sienten los dueños de la verdad, vociferando sobre la resistencia y el no retroceder, como si lo que hicieron no fue retroceder en la historia. Pero esperemos que de a poco vayan desapareciendo. Unos fueron demasiado malignos e indignos, y otros, sobre todo los jóvenes, se creyeron el cuentito kirschnerista de la revolución y creyeron ser los soldadito de Cristina, como en los setenta otros trasnochados quisieron ser los de Peron. Sólo espero que los argentinos nos permitamos unos meses de cierta confianza, antes de querer destrozar todo (difícil igual con un Barrionuevo que se atribuye el poder de voltear a un presidente y no va preso). Creó que si logramos pasar la tormenta de los próximos meses, poco a poco irá aclarando, y lo más importante es que de una vez por todas tengamos gobiernos (del color que sean) que piensen estratégicamente a mediano y largo plazo, y que por fin tengámos políticas de estado consensuadas en las cosas más importantes. Una de esas políticas tiene que ser si o si la transparencia, la ética y la honradez en los actos del estado. Con eso solo seguro se derramará el ejemplo en nosotros, los que circunstancialmente estamos más abajo y el cambio finalmente será alentador.
    1