opinión

El auto o la vida

El secretario de Gobierno de Guaymallén suma su opinión a la polémica.

El auto o la vida

Hace algunos días robaron un vehículo utilitario de la Municipalidad de Guaymallén, hecho que terminó con la vida de una persona, y es por eso que me decidí a escribir estas palabras para dar a conocer lo que la persona detrás del funcionario piensa al respecto.

Sobre los sucesos uno pude dar testimonio de lo que la crónica policial narra: ayer dos individuos armados ingresaron en moto al Barrio Nueva Esperanza de Guaymallén donde empleados de la comuna se encontraban desarrollando un operativo de limpieza de cunetas. En este contexto, uno de los sujetos se bajó de la moto, exhibió un arma de fuego y se apoderó de una camioneta Renault Partner. Al retirarse del lugar efectuó disparos contra los empleados, afortunadamente sin herir de gravedad a ninguno de ellos. Luego de darse a la fuga, personal policial logró cercar a uno de los ladrones en el Algarrobal, del departamento de Las Heras donde en un intercambio de disparos fue herido en la pierna lo que afectó una de sus arterias principales y ocasionó su muerte.

Por otra parte, los hechos también fueron estos: hace apenas 28 años una familia tuvo un hijo, al que llamaron Jonathan William, por diferentes circunstancias a las que no podemos arribar, ni su familia, ni la escuela, ni centros de deporte, ni sus amigos, ni sus parejas, ni sus vecinos, ni el estado en ninguna de todas sus formas logró que este joven lograra convivir bajo las reglas a las que todos nos ajustamos, aprehendiera valores importantes para la convivencia, diera importancia a la vida propia y a la ajena. Fue víctima de un Estado que llegó tarde, pues recién vino a intervenir en su vida cuando lo alojó en un complejo penitenciario de donde salió en 2015, institución que falló en su camino a la reinserción pues eligió el camino de la reincidencia en el delito. ¿Qué faltó? ¿Qué falló? ¿Se lo apoyó debidamente? ¿Se le dieron las oportunidades y herramientas que necesitaba? Interrogantes que con sus respuestas no cambian el resultado, circunstancias que no dejan de hacer a Jonathan una estadística.

Otra parte de los hechos, nos cuenta que un policía, cumpliendo con el procedimiento efectuó el disparo, respondiendo al fuego que había iniciado Jonathan, e intentando reducirlo para poder detenerlo, lo alcanzó con una bala que hiriendo su pierna lo encontró con la muerte. Me consta por haber estado en el lugar cuando todo era reciente, la conmoción de los policías, el saber que su principal objetivo, el de cuidar la vida propia y la ajena no había podido cumplirse, se lamentaban por el desenlace fatal del suceso.
Acto seguido nuestro gobernador apoyó el accionar policial, lo cual también fue noticia, hasta llegó a interpretarse que “felicitó” el resultado de los hechos, ¿se puede felicitar la muerte de un ciudadano al que no pudimos ayudar como estado y como sociedad? No creo que estas hayan sido las intenciones de Cornejo, sino rescatar la diligencia de la policía de la provincia que en tarea noble y arriesgada evitó que ciudadanos inocentes resultaran heridos.

Ante circunstancias como las descriptas es fácil caer en un discurso acusador y criminalizar del otro, “el muchacho había tenido problemas con la ley”, “era integrante de una familia conflictiva”, etc., pero me niego a mirar para otro lado cuando la vulneración de derechos terminan en la muerte de un ser humano. Me duele pensar que puede haber gente contenta con esto, con una vida menos, con 28 años de apatía, de injusticias, de desinterés, de falta oportunidades. Es imposible continuar siendo cómplices pasivos de un Estado que no parece llegar a los estratos más postergados, donde los valores no están presentes, donde la vida del otro no significa nada, donde el esfuerzo de los demás tampoco; como ciudadanos tenemos que empezar a hacernos cargo e involucrarnos.

No hay mucho más por decir, sí hay mucho por lo cual continuar trabajando, para que como sociedad podamos crecer. Mis condolencias a los que a diario pierden a su padre, a un hijo, un primo o un hermano; y el deseo profundo de que en algún momento la inseguridad pueda ser abordada como lo que es, un problema estructural que haya su raíz mucho más profundo que en un hecho ilícito. Como sociedad necesitamos empezar a entender la complejidad de la problemática, no tenemos espacio para seguir creyendo en el rol mesiánico de la policía para acabar con el delito, tenemos que tener la convicción que la única forma de combatirla es con educación, con deporte, con cultura, con valores, con sentido de pertenencia, con respeto, con igualdad de oportunidades y garantizando movilidad social ascendente. Solo si comprendemos esto lograremos crecer como municipio, como provincia y como país.

Nicolás González Perejamo

DNI N° 32.752.581
Secretario de Gobierno y Desarrollo Social

Municipalidad de Guaymallén. 

Opiniones (17)
20 de junio de 2018 | 13:10
18
ERROR
20 de junio de 2018 | 13:10
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. En esta sociedad hay egresados universitarios sin empleos o subocupados. En esta sociedad el trabajo ya no es un vector de integración cultural, ni el esfuerzo es un vector de integración cultural. hay que dejar de tener hijos y que la civilización cierre el capitulo de una especie humana que elige la autodestrucción comunitaria como vector de integración antropologica
    17
  2. ES fácil siendo funcionario publico hacer esa catarsis . . . comentando cosas que solo debe haber leído en los libros... porque la realidad de este señor esta muy lejos de la realidad... primero no es del departamento,segundo es muy joven para hablar de uan relaidad que desconoce... mientras este delincuente aprendia a delinquir este señor estaba en la escuela primaria o en la secundaria , alejado de esta realidad...Pero se expresa como si tuviera toda la experiencia de un mayor . . . No tiene autoridad
    16
  3. Lo único que espero es que cuando un vecino de mi barrio o yo mismo Matemos un delincuente que se meta en nuestras casas nos felicite igual que al policía ese. Porq acá en mi barrio de Guaymallen volvieron los robos en estos últimos meses y no hay nadie que nos defienda y estamos todos enfierrados. Esto se pudre.
    15
  4. Fernando estas confundiendo peras con tomates. Como todo libro todo proceso tiene sus capítulos. No es lo mismo el capítulo de un gitano que anda por la calle al capítulo de un ladrón que te gatilla en la cabeza. En ese momento sos vos o el. Peleas o te rendís. La indiferencia del estado es la ha generado la inseguridad y que esta situación se presente. Terminas por no hacer denuncias e irte y enrejarte y/o armarte.
    14
  5. es un papelón que alguien que es parte del estado haga catarsis y no ofrezca soluciones. la expresión a la ciudadanía no debe ser un canal para el complejo de culpa pequeñoburguesa. Tal vez el pibe este sirva solo para sacarse fotos con cada cursito que da el municipio en los centros culturales y listo, los mismos centro que su gestión no para de cerrar. Saludos
    13
  6. El hecho que el autor sea funcionario del gobierno municipal de guaymallen no le impide verter una opinión, es mas, está reconociendo falencias del estado en ves de decir que la seguridad es una sensación o cosas por el estilo, eso al menos es un avance. También se hizo presente en el lugar del hecho cosa poco frecuente en los funcionarios que estamos acostumbrados a ver. ¿Les parece que su función debe ser contribuir a que el estado sea un comando armado en búsqueda del bando de delincuentes con el fin de abatirlos? ¿Creen que el funcionario mágicamente les va a ofrecer las soluciones inmediatas? Debemos comprometernos como sociedad en nuestros problemas. El funcionario trabajara mejor o peor y dará cuenta de sus acciones al respecto o no y nosotros juzgaremos, pero no podemos ante esto ser sujetos pasivos. Las opiniones expuestas no aportan nada, solo critican desde el anonimato o son agresiones entre si. No creo que esta sea rol que debemos asumir como ciudadanos. Saludos.-
    12
  7. Es necesario disentir con el autor de la nota para su ayuda. El delito no es complejo. Tiene una sola causa. La policía y la penitenciaria si tienen un rol fundamental en el proceso. También la escuela y la familia. Pero no es la educación, cultura ni deporte actual la solución ya que ella ha dado los delincuentes más grandes de guante blanco y los deportistas mas alterados. Tampoco es la actual policía, penitenciaria, familia y docentes la solución, a la vista está. Cada vez peor. El cambio es otro.
    11
  8. linda nota para un diario intimo, pero creo que desde su lugar debe aportar soluciones, a la sociedad no le podes dar esto que es propio de un grupo de auto-ayuda. Esto pasa por poner gente sin experiencia... bueno la vergüenza es de ellos
    10
  9. JCB: En primer lugar te cuento que en 2004 estuve 10 días en el hospital por las lesiones ocasionadas en un asalto. Descarta tu teoría de ?los lados? por que es falacia de la mas pura. Insisto en que la postura de Osvaldo Quiroga es NAZI, y su segundo comentario lo ratifica. Para el hay seres humanos que no son personas, porque son ?negros? ?pobres? ?delincuentes? o lo que sea, pero esos ?bípedos con DNI? no merecen vivir ni ser tratados como personas. Igual que HItler con los Judíos o los Gitanos. Y al Sr. Quiroga: Usted debería estar preso, por sociópata y pro asesinato. LA ley dice que la pena por robar es la carcel y que matar es un delito peor que robar, incluso defender el asesinato es delito. UD, Sr. Quiroga, es un delincuente. Debería estar preso
    9
  10. Creo que la nota generaliza, no se sabe porque, ni la escuela, ni la familia, ni los deportes, nadie pudo. Culpar a la sociedad toda suele tener sentido, pero no aporta soluciones. Creo que desde el lugar que ocupa quien escribe debe aportarlas. No se puede generalizar sin brindar soluciones cuando uno tiene un cargo de envergadura. ¿Sabe ud. que la violencia en la Familia genera mas delincuencia que cualquier otra circunstancia? Seguro, ayuda la miseria. Conoce las consecuencias del hacinamiento , cuando en una casa de un dormitorio viven 15 ? Esos temas entran bajo su ejido, entran bajo su potestad al menos en Guaymallén, por un tiempo. Creo que no debe generalizarse con tanta liviandad. Ahora Ud representa a las instituciones que culpa. Seria bueno que en su próxima nota nos contara que se hace al respecto, como funcionan esas áreas, cual será su colaboración en el tema, ahora que usted tiene la posibilidad de hacerlo. La teoría no es útil en estos casos. Hay que salir, ver y aportar soluciones. La gente que sufrio las consecuencias , como el caso del Sr. QUiroga, no tuvieron un lugar desde donde aportar soluciones institucionales. Ud. que las tiene, aprovechelas.
    8